Restos encontrados serían de los campesinos asesinados por Colina

El misterio de los desaparecidos del Santa, eliminados por el escuadrón al mando de Martin Rivas, estaría a punto de develarse. Policía vigila zona y familiares hacen vigilia.

| 06 agosto 2011 12:08 AM | Política | 3k Lecturas
Restos encontrados serían de los campesinos asesinados por Colina
(1) Familiares de víctimas piden que la verdad sea conocida. (2) Deudos esperan las pruebas de los especialistas.

Más datos

ES EL SITIO

El lugar donde se hizo el hallazgo fue señalado hace algunos años por Julio Chuqui, integrante del Grupo Colina, quien aseguró que los restos de los nueve desaparecidos del Santa habían sido enterrados en el mismo lugar ahora encontrado.
3036

Todo indicaría que los nueve campesinos desaparecidos del Santa, asesinados en 1992 por el comando paramilitar Colina, habrían sido por fin encontrados. Las osamentas de siete cuerpos humanos fueron halladas a 150 metros de la carretera Panamericana en el sector de Huaca Corral, jurisdicción del distrito de Guadalupito (provincia de Virú, La Libertad).

Efectivos de investigación criminal de la Policía Nacional de Chimbote comprobaron en una primera observación que los cuerpos habían sido mutilados, baleados y ahorcados, lo que ha generado comentarios de que podría tratarse de los desaparecidos del Santa, victimados por el grupo paramilitar Colina el 2 de mayo de 1992.

Ellos acudieron a esa zona desértica y descampada, por disposición del general de la Décimo Tercera División Policial de la Región Ancash. Pero, por el lugar del hallazgo, el hecho también es investigado por personal policial de Trujillo.

La Policía informó que el macabro hallazgo fue hecho por personal del Instituto Nacional de Cultura de Chimbote, pues cerca del enterramiento clandestino se encuentra una zona arqueológica, que visitaban los trabajadores del INC.

En cuanto observaron que los restos humanos no pertenecían a vestigios arqueológicos, dieron aviso inmediato a la Policía de la Comisaría de Guadalupito, cuyos efectivos dieron parte a sus superiores.

A continuación, agentes del grupo de homicidios de la Sección de Investigación Criminal de Chimbote, dirigido por el comandante Wilmer Vásquez Delgado, acompañados por personal de la Fiscalía Mixta de Virú, llegaron hasta el kilómetro 468 de la Carretera Panamericana, a 40 minutos de Chimbote, donde a 150 metros de dicha vía, encontraron en un hueco los restos de un cuerpo humano, una extremidad, y ropa color oscura.

A tres metros fueron hallados dos casquillos de un arma de fuego de 9mm que, según la Policía, son de uso exclusivo de policías y militares. Luego, 18 metros más allá se encontraron dos cuerpos semienterrados decúbito ventral. Además, se apreció muy cerca prendas de vestir y un cráneo que presentaba un agujero de bala con orificio de entrada y salida. Igualmente había soguillas con nudos con las que se habrían atado a las víctimas.

Y cuando todo parecía haber acabado, al otro lado de la carretera y unos metros más allá, se descubrieron cuatro cuerpos más, semienterrados. De igual forma se hallaron ente ellos soguillas con nudos.

En todo caso, aún falta examinar más la zona, pues anteanoche fue difícil profundizar el trabajo, por lo oscuro del lugar. Sin embargo, el alcalde de Guadalupito, Roberto Oliva Paredes, dijo estar seguro que los restos corresponden a los campesinos desaparecidos del Santa.

En la zona
En tanto, Gloria Cano, abogada de los deudos de los campesinos asesinados por el escuadrón de la muerte de la dictadura fujimorista, informó a LA PRIMERA que la Fiscalía de la Nación ha dispuesto la inmediata inmovilización de la zona adyacente al hallazgo de los restos humanos y ha destacado a un grupo de especialistas forenses al lugar.

Refirió igualmente que los representantes del Ministerio Público iniciarían su intervención hoy y que ella viajó anoche a la zona.

Cano expresó su esperanza porque las pesquisas y pericias técnicas permitan la identificación de los cuerpos y señaló que, de corresponder a los campesinos asesinados, “eso les dará a los familiares la tranquilidad espiritual que han esperado por 19 años”.

La representante de Aprodeh explicó además que la zona coincide con la descripción geográfica proporcionada en las confesiones sinceras de varios integrantes del Grupo Colina y efectivos de los destacamentos policiales que se acogieron a la colaboración eficaz.

“Anteriormente se había intervenido un área aledaña. Pero muy cerca de ella es que acaban de ser encontradas estas dos fosas. Creemos que, efectivamente, hay posibilidades de que se trate de los desaparecidos del Santa”, puntualizó.

La abogada dijo esperar que la intervención se haga con todas las garantías de la Ley y en forma rápida para desentrañar el misterio, y los familiares confirmen que este hallazgo es el de sus seres queridos.

Matanzas
Por su parte, el exprocurador anticorrupción Ronald Gamarra aclaró que el Grupo Colina no solo fue el responsable de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta.

“Como se demostró en el proceso contra el expresidente Alberto Fujimori, por violación a los Derechos Humanos, se ha dado cuenta de más de medio centenar de acciones criminales perpetradas por este grupo de asesinos militares. Y no solo en Lima, sino en el interior del país”, detalló.

Respecto al caso específico de la matanza del Santa, Gamarra resaltó el reconocimiento explícito de este crimen, por parte de los integrantes del Grupo Colina. “Ellos han aceptado haber participado en estos execrables actos y haber dado una cruel muerte a estos campesinos”, anotó.

Recordó sin embargo que, pese a las confesiones de los criminales que abatieron a estos infortunados agricultores, hasta ahora, nunca se pudo encontrar sus restos mortales. “Ello sucedió pese a que uno o dos miembros del Grupo Colina viajaron a la zona, junto con los representantes del Ministerio Público, para ubicar e identificar el lugar exacto; lo cual no les fue posible, debido a la pérdida de los rastros en una zona desértica, por el tiempo transcurrido”, apuntó.

Sí son las víctimas
Amparo Noriega, familiar del campesino Jesús Manfredo Noriega Ríos, reveló a este diario que los restos de la vestimenta de una de las víctimas encontradas en las fosas, fueron reconocidos por uno de los deudos, lo que, anotó, permitiría deducir que se trataría de los huesos de los infortunados agricultores.

Noriega manifestó, además, que los familiares de las víctimas iniciaron una vigilia permanente en la zona desértica, con la Policía, a fin de preservar la intangibilidad del lugar.

“Los familiares estamos a la espera de la llegada, desde Lima, del equipo multidisciplinario de antropología forense del Ministerio Público, para que realicen los estudios correspondientes que permitan identificar los restos encontrados y acabar con nuestra larga espera de casi veinte años”, remarcó.

Los campesinos desaparecidos
El 2 de mayo de 1992, un destacamento del Grupo Colina, encabezado por Santiago Martin Rivas, secuestró y desapareció a nueve campesinos sospechosos de “apoyar a la subversión”, en el valle del Santa. Los infortunados agricultores fueron identificados como Carlos Alberto Barrientos Velásquez, Roberto Barrientos Velásquez, Denis Atilio Castillo Chávez, Federico Coquis Velásquez, Gilmer Ramiro León Velásquez, Pedro Pablo López Gonzales, Jesús Manfredo Noriega Ríos, Carlos Martín Tarazona More y Jorge Luis Tarazona More. Aquella oscura noche, el ajetreo de hombres altos y fornidos, cubiertos con pasamontañas y armados con fusiles automáticos, fue el paso previo del secuestro de las víctimas.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD