Reprimen a jóvenes que parodiaban cachetadón

Con policía montada, canina y bombas lacrimógenas agreden a jóvenes por escenificar agresión de presidente Alan García contra voluntario de Essalud. García dice que el caso está cerrado.

| 17 octubre 2010 12:10 AM | Política | 1.7k Lecturas
Reprimen a jóvenes que parodiaban cachetadón
(1) Policías arremetieron contra jóvenes que escenificaron cachetadón. (2) Hubo empellones y hasta gases lacrimógenos. Las órdenes vienen de arriba, dijo un policía.

Más datos

Piden mesura

El presidente Alan García debe “controlarse más” y no responder de manera violenta a “un insulto callejero de un ciudadano cualquiera”, consideró ayer el siquiatra Mariano Querol. El especialista recordó que no es la primera vez que García se ve envuelto en este tipo de situaciones. “Primero patea a un joven que está delante de él, luego tiene un problema con una fotógrafa y ahora la cachetada”, detalló. Asimismo, Querol señaló que el jefe de Estado no supo manejar este caso. “Sus imprecisiones ayudaron a que se arme un bolondrón del asunto”, concluyó.
1794

Sin apelar a la razón y al diálogo, la Policía desalojó ayer violentamente, con efectivos montados en caballos y hasta bombas lacrimógenas, a un grupo de jóvenes que en la Plaza San Martín escenificaron la bofetada que el presidente Alan García le habría aplicado a Richard Gálvez León.

Los integrantes del colectivo “Ciudadanos de Segunda Categoría”, llevaron una rata gigante que llevaba una banda presidencial y una pancarta en forma de mano que tenía escrita la frase “Tu dignidad no vale nada”.

También apareció en escena un personaje con lentes negros y un carné de la empresa de limpieza Silsa, quien caracterizó a Óscar Rachumí, el militante aprista que se declaró autor del ataque a Gálvez, la semana pasada, en el hospital Edgardo Rebagliati, pero resultó ser un guardaespaldas del mandatario.

Un joven intentó acercarse a la rata gigante y ésta, con su pancarta en forma de mano, lo golpeó ante la indignación del público reunido en la plaza.

Fue inusual ver que desde varias horas antes que comience la manifestación un gran número de policías estaban ya en la plaza San Martín esperando a los jóvenes para reprimirlos. Cuando otros transeúntes se unieron para acompañar con arengas a los integrantes del colectivo “Ciudadanos de Segunda Categoría”, un contingente de policías antimotines irrumpió en la plaza y junto con la policía canina rodearon a los manifestantes e intentaron desalojarlos a empellones.

En medio del alboroto, muchos transeúntes comenzaron a solidarizarse con los jóvenes agredidos por la Policía y les gritaron a los efectivos: “Abusivos”, como en el incidente en el que fue golpeado Richard Galvez tras gritarle “corrupto” a García.

Fue entonces que los policías lanzaron bombas lacrimógenas, como si se tratase de un disturbio masivo fuera de control. Muchos sufrieron los efectos de los gases, incluso niños y ancianos que querían ver la parodia del cachetadón, una demostración pacífica de crítica al gobierno que la intolerancia presidencial no acepta.

La actitud de los policías indignó al público. “Lo ocurrido en la plaza San Martín es lamentable, yo pasaba por aquí y me sorprendí al ver cómo lanzaban bombas lacrimógenas sin importar que haya niños cerca”, dijo Paola Ramos, una estudiante.

“Me sorprende que se utilicen hasta caballos para reprimir a estos jóvenes. Le pido al presidente García que en lugar de esto aprenda a proteger a los ciudadanos, porque es su deber”, apuntó Érika Izquierdo, otra transeúnte víctima de los gases.

La actitud represiva no tomó el cuenta que la demostración de rechazo al comportamiento irascible del presidente García contra Richard Gálvez se dio en todo momento de manera pacífica, y sólo consistió en recorrer la plaza San Martín, objetivo que fue logrado con dificultad pues la Policía montada entró en acción.

No contentos con interrumpir la manifestación, los policías amenazaron a los jóvenes de “Ciudadanos de Segunda Categoría” con detenerlos.

Carlos Bedoya, vocero del referido colectivo, indicó a LA PRIMERA que “Ciudadanos de Segunda Categoría” viene protestando ante cada oscuro acontecimiento político de una manera lúdica y simbólica, sin utilizar ningún tipo de violencia.

“Nosotros recibimos el caso de Richard Gálvez con mucha indignación y a la vez bastante consternados, porque creemos que este joven nos representa a todos los peruanos. Richard es un ciudadano que ha tenido la valentía de decirle a Alan García en su cara lo que consideramos que es: un corrupto. Nosotros vamos a seguir realizando estas parodias y salir de esta forma para demostrar nuestro rechazo, que debe ser un rechazo activo y movilizado por parte de la ciudadanía”, dijo Bedoya.

El apoyo a Gálvez se debe además a que “consideramos que somos tratados como cualquier cosa, no como ciudadanos. Cuando nos expresamos y no les gusta, nos golpean, cuando protestamos nos mandan a la policía”, añadió.

Vanessa Ramos
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD