Rechazo al premier agrava inestabilidad

El analista político Carlos Reyna opinó ayer que la altísima desaprobación al nombramiento de Javier Velásquez Quesquén en la Presidencia del Consejo de Ministros no ayudará al gobierno a recuperar la estabilidad política y mucho menos enfrentar los múltiples conflictos sociales que se avecinan y otros que se agravarán aún más en el país.

Por Diario La Primera | 20 jul 2009 |    
Rechazo al premier agrava inestabilidad
Reyna: “Con el gabinete de Velásquez se agravarán los conflictos”.
Analista advierte que baja popularidad de Velásquez Quesquén no ayudará a enfrentar conflictos sociales que se avecinan.

Más datos

DETALLE

Según la encuesta de Ipsos Apoyo, la gestión de Mercedes Cabanillas al frente del Ministerio del Interior, fue una de las más desastrosas debido a que alcanzó el 61 % de desaprobación, el índice más alto de rechazo de los ministros que integraron el gabinete anterior.

Una encuesta de Ipsos Apoyo aplicada entre el 15 y 17 de julio de 2009, señala que sólo un 20 % de peruanos aprueba la designación de Velásquez como premier, mientras el 52% no está de acuerdo, estudio que traduce las pocas expectativas de la ciudadanía en el gabinete actual.

¿Entonces qué llevó al gobierno a elegir a Velásquez teniendo en cuenta que cuando dejó la presidencia del Congreso tenía apenas 16 % de aprobación?

Para Reyna Izaguirre fueron dos cosas: el presidente Alan García se dejó llevar por las cifras de julio del 2008, en que el Parlamento que tenía el 10% de aprobación subió cuando Velásquez tomó el mando en el Parlamento y el hecho que es una de las figuras con perfil bajo de mayor habilidad política dentro del Apra.

“Sin embargo, con la masacre ocurrida en Bagua, en junio pasado, el Congreso volvió a su aprobación más baja cayendo estrepitosamente”, recordó.

Tensión mediática
Respecto a la aprobación del presidente Alan García, que pasó de 21% en junio a 27% en julio (sube 6 puntos en su nivel de aprobación y desciende en 5% sus niveles de desaprobación), explicó que esto se debe a que “ha tenido la suerte que las protestas de julio fueron de baja intensidad en Lima y que los temas políticos hayan sido sobrepasados por la tensión mediática de los asesinatos de la cantante folclórica Abencia Meza y el estilista Marco Antonio”.

Empero consideró que esta coyuntura ya pasó y nuevamente se vuelve a un escenario político de turbulencia, alentada por el diálogo confrontacional del gobierno y el anuncio hecho por el premier respecto a que no se hará cargo de los conflictos sociales personalmente, situaciones que hacen prever que las protestas sociales continuarán.

Marco Cáceres
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.