Rechazo a maniobra montesinista para anular juicios de Barrios Altos y La Cantuta

Indignación y rechazo causaron ayer las declaraciones del abogado del sentenciado Alberto Fujimori, William Castillo, quien dijo que prepara pedir la nulidad de los juicios sobre los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, acción que ha sido tildada como una nueva maniobra montesinista para imponer la impunidad, burlarse de la justicia y generar sicosociales.

| 21 octubre 2013 07:10 AM | Política | 2.5k Lecturas
Rechazo a maniobra montesinista para anular juicios de Barrios Altos y La Cantuta
Rechazo a maniobra montesinista para anular juicios de Barrios Altos y La Cantuta
Operación para ensuciarlo todo
2533

El expresidente de Congreso, Daniel Abugattás, y el abogado de la parte civil en los juicios por estos dos casos emblemáticos sobre violaciones de derechos humanos, Carlos Rivera, indicaron a LA PRIMERA que la dupla Fujimori-Montesinos busca enlodar el proceso impecablemente juzgado, y el nuevo juicio por el caso “diarios chicha”, en ejecución.

RECURSO EXTRAORDINARIO

El defensor del sentenciado de la Diroes, William Castillo, reveló que está preparando un recurso extraordinario de revisión ante la Corte Suprema para anular el juicio por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, al indicar que “fácilmente” pueden encontrarse irregularidades en el proceso y cancelar sentencia de 25 años de prisión impuesta a su patrocinado.

“Estamos afinando los últimos toques para presentar el recurso extraordinario de revisión. Nosotros vamos a impugnar la sentencia de 25 años por los temas de Barrios Altos, La Cantuta y todo lo demás”, subrayó.

En declaraciones a un programa televisivo, Castillo adujo que la primera irregularidad consistiría en que la autoría inmediata, “tal como está concebida en la sentencia, no está contemplada en la legislación penal”.

A su juicio, consideró que César San Martín, titular del tribunal que procesó a Fujimori, no debió juzgarlo, ya que éste último lo echó del Poder Judicial cuando fue presidente de la República.

Tras argüir insólitamente que su defendido no mató a nadie, sostuvo que solo hubo situaciones de odio durante el proceso. “¿A quién asesinó? ¿Dígame usted y al Perú entero a quién asesinó? ¿A quién? Asesinar es agarrar, disparar, matar. Lo demás es invento. Lo demás es sacar situaciones de odio para tratar de involucrar responsabilidad penal”, aseveró Castillo con total desparpajo.

DICE QUE NO SABÍA

El letrado afirmó cándidamente que el exmandatario no tenía cómo saber lo que se “hacía en las sombras”. “Muchas veces uno no puede ni controlar a los hijos ¿Usted cree que el expresidente de la República tenía poder o tenía ojos y oídos para ver y escuchar lo que se hacían en las sombras?”, se preguntó.

Este sería el inicio de una serie de recursos que el preso exmandatario tiene previsto presentar ante la máxima instancia de justicia para buscarle alguna “salida” y lograr trocar la carcelería en la Diroes, por un comodísimo arresto domiciliario.

EL VENTILAR DEL “DOC”

Carlos Rivera indicó que “está muy clara” la estrategia montesinista de enlodar las sentencias de los casos de La Cantuta y Barrios Altos, montada por Fujimori y su abogado.

“Este tipo de maniobra sucia es típica del tinterillaje del jirón Azángaro. Lo veo como una payasada, porque el Perú y el mundo vieron que el juicio a Alberto Fujimori por crímenes contra los derechos humanos fue impecable, en el que se respetaron todos los derechos del sentenciado expresidente”, detalló.

Rivera recordó que en ambos procesos hubo una abundancia de material probatorio que determinó la responsabilidad penal de Fujimori y tuvo como resultado final su condena por la justicia.

“En este juicio del cual participamos, su defensa en ese momento a cargo de César Nakazaki, jamás cuestionó ningún procedimiento o alguna actuación del Tribunal en los 16 meses que duró el juicio oral”, anotó.

El jurista recomendó al abogado Castillo que se ubique mejor en lugar de pretender un imposible jurídico, ya que ambos casos, además de tener la categoría de cosa juzgada, tampoco cabe ninguna recusación o recurso de revisión como el que pretende presentar ante la Corte Suprema.

“El recurso de revisión no se presenta porque no me gusta un juicio, porque creo que fue irregular o porque estimo que se cometió una injusticia en la emisión de una sentencia. Se presenta, de acuerdo a la Ley Procesal Penal, cuando una prueba nueva no ha sido ofrecida o debatida en el juicio. Lo que no es factible en ambos casos”, especificó.

“DOC” DIGITA TODO

El extitular del Parlamento, Daniel Abugattás, rechazó la maniobra fujimontesinista encargada al abogado del expresidente, Castillo, para intentar anular la condena por los casos Barrios Altos y La Cantuta.

“Hay una mano sucia de Vladimiro Montesinos digitando todo esto. Es un imposible jurídico pedir la revisión de un proceso. Lo que ellos quieren es generar sensaciones de victimización haciendo psicosociales para revivir la década de los ‘90. Es más de lo mismo”, especificó.

Abugattás advirtió, igualmente, que esta nueva acción fujimontesinista en procura de la impunidad sobre estos casos “se ve fortalecida por las leguleyadas de Alan García, que buscan restarle el sentido de seriedad de las investigaciones, en su contra”.

“Y se están aprovechando de eso. Montesinos hábilmente le ha diseñado un nuevo plan a Fujimori, aprovechando las brechas a la legalidad en que está Alan García”, apuntó.

Por ello, el parlamentario exhortó a las autoridades a estar atentas a estas acciones anómalas que están ocurriendo. “Todos esperamos que el Poder Judicial actúe en estricto apego a la ley, en estos casos”, remarcó.

La pretendida censura a la canciller Eda Rivas estaría incluida también dentro de las acciones fujimontesinistas, que buscan ensuciar todo el proceso político del Perú, sin importar para nada el interés nacional, a sus condenados actores.

FUJIMORI DESAFORADO

Regresó a la Diroes después de gritarle a una enfermera.

Alberto Fujimori retornó ayer a su prisión de la Diroes, luego de ser atendido en la Clínica Centenario de Pueblo Libre por un cuadro clínico de hipertensión arterial que logró ser controlado por los galenos del referido nosocomio.

Asimismo, se emitió un vídeo en el que se muestra al supuestamente hipertenso Alberto Fujimori en un estado de suma exaltación al interior de la clínica en la que fue atendido, amenazando desaforado a las enfermeras y médicos, por no habérsele permitido el acceso de los congresistas de su partido político y de su hijo Kenji.

Su hija Keiko rechazó lo que consideró una “filtración” de dichas imágenes, por parte del gobierno. “Con ello buscan acallar a mi padre. Fue premeditado. Buscan humillar y desacreditar la imagen de mi padre, pero no lo van a lograr”, se quejó.

Los crímenes y el juicio

Los crímenes de los Barrios Altos sucedieron el 3 de noviembre de 1991, en una zona de tradicional y popular de ese nombre, ubicada en el Cercado de Lima. Quince personas murieron, entre ellos un niño de ocho años, y cuatro más fueron heridas por atacantes que posteriormente fueron identificados como miembros del Grupo Colina, un destacamento paramilitar formado por miembros de las Fuerzas Armadas.

Mientras que la masacre de La Cantuta tuvo lugar el 18 de julio de 1992, durante la presidencia de Alberto Fujimori. Un profesor universitario y nueve estudiantes de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle (conocida como La Cantuta) fueron secuestrados y desaparecidos por el referido destacamento Colina.

El siete de abril de 2009, Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por la Sala Penal Especial por crímenes de lesa humanidad y secuestro, “como autor mediato de la comisión de los delitos de homicidio calificado, asesinato bajo la circunstancia agravante de alevosía en agravio de los estudiantes de La Cantuta y el caso Barrios Altos”.

La pena le fue computada desde el 7 de noviembre de 2005, cuando el ahora preso de la Diroes fue detenido en Chile, por las autoridades de ese país. Fujimori recibió su condena tras 484 días de iniciado el juicio, el 10 de diciembre de 2007.

La tipificación de la penalidad de Fujimori quedó clara en la lectura de su sentencia: “Los mencionados delitos de homicidio calificado constituyen crímenes contra la humanidad según el derecho internacional penal”.

Luego, la relatora encargada de dicha lectura se refirió a los secuestros agravados contra el periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

Y el presidente del Tribunal, César San Martín, aseveró lo siguiente, en aquella ocasión: “Este tribunal declara que los cuatro cargos objeto de imputación se encuentran probados más allá de toda duda razonable. La sentencia que se emite es condenatoria”.

AUTORÍA MEDIATA

La teoría de la autoría mediata en este juicio se adecuó a los hechos realizados por Fujimori, debido a que el destacamento paramilitar Colina era un aparato de poder organizado desde las altas esferas de los representantes del Estado.

Y si bien el sentenciado no tuvo una comisión conjunta -como la de coautor- en los asesinatos de “Barrios Altos y La Cantuta”, sí dominaba la voluntad de los autores mediatos intermedios, haciendo lo mismo con los autores directos de los crímenes mencionados.

Javier Soto


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital