Quisieron amedrentarla

Una nueva hipótesis emergió ayer sobre el ataque contra la fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, al plantear fuentes policiales que hay pistas de que fue una operación de amedrentamiento encargada a delincuentes avezados por elementos no identificados.

Por Diario La Primera | 12 feb 2009 |    
Quisieron amedrentarla
Fiscal de la Nación Gladys Echaíz.
Otra hipótesis sobre atentado a Echaíz: La orden habría salido de Castro Castro.

Más datos

DETALLE

En presencia del fiscal del caso, Miguel Espinoza, la Dirincri tomará manifestación mañana o el lunes a la fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, en su propio despacho para que señale los hechos que rodearon al ataque que sufrió a fines de enero pasado.

La Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de la Policía investiga la posibilidad de que el ataque perpetrado la noche del pasado sábado 31 de enero, haya sido ordenado desde el penal de máxima seguridad Castro Castro.

Un agente de la Dirincri detalló a LA PRIMERA que la hipótesis surgió a raíz del rastreo que se hizo de las llamadas y mensajes de voz y de texto entrantes y salientes del celular de Michael Portales Escobar, sindicado como el autor de los disparos contra el vehículo de Echaíz.

Uno de los mensajes de texto, recibido a las 11 de la mañana del 31 de enero señala: “tengo un trabajito para ti” (nuestra fuente no recuerda la otra parte pero asegura que por las frases utilizadas se trató de un contrato).

Esa misma noche, a las 20:00 horas, en el distrito de Jesús María, un hombre armado se acercó al carro de Echaíz y disparó.

La Policía estableció que la llamada de quien envió el encargo provino desde el interior del penal de máxima seguridad Castro Castro.

“Muchas organizaciones criminales utilizan este método para desviar las investigaciones, contratan a internos de los penales y éstos a su vez a otros que se encuentran en la calle para efectuar el trabajo de amedrentamiento, asesinato, etcétera”, señaló.

Pese a ello, según el ministro del Interior, Remigio Hernani, el robo habría sido el móvil por el que Portales disparó contra el vehículo de Echaíz. Pero los oficiales encargados de las pesquisas consultados por este diario no descartan que el ataque haya tenido una intención intimidatoria.

Mientras tanto, el suboficial PNP Manuel Silva, encargado de la custodia de la fiscal de la Nación y que repelió el ataque, pidió ayer a la Gobernatura de Villa María del Triunfo garantías personales, por las amenazas de muerte que recibe a través de llamadas telefónicas a su domicilio y por mensaje de texto en su celular.

La solicitud de garantías fue recibida por el teniente gobernador Aníbal Molina y será puesta en conocimiento de la delegación PNP del sector para que inicie las indagaciones del caso y será elevada al Ministerio del Interior.

Marco Cáceres
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.