¿Qué hace el Estado en una demanda entre particulares?

A pesar que el principal aeropuerto del país lleva 12 años privatizado, el gobierno, a través del Ministerio de Transportes ha interpuesto una demanda contra la jueza que denegó una demanda presentada por la concesionaria del aeropuerto Jorge Chávez (Lima Airport Partners–LAP).

| 09 octubre 2013 04:10 PM | Política | 4.3k Lecturas
¿Qué hace el Estado en una demanda entre particulares?
Ministerio saca la cara por LAP
4350

Una extraña batalla mediático-judicial ha emergido desde dentro de la Corte del Callao para ganar lugar en la prensa, incluida la televisión, a partir del fallo de la jueza Noemí Nieto Nacarino que declaró improcedente una demanda de desalojo de la concesionaria del aeropuerto Jorge Chávez (Lima Airport Partners–LAP), contra la empresa Cexport Exclusive que mantiene un módulo de venta de artesanías en la zona del espigón internacional.

Al decir de los propios defensores de la posición de LAP, la disputa es entre uno de los centros de servicios más importantes del país y una pequeña tienda que es la única que pone al alcance de los que viajan fuera del país artesanías legítimas y lo desde mucho antes de la privatización y también en otros terminales aéreos del país.

Entonces, ¿por qué tanta molestia de un gigante contra algo de tan poca significación?, ¿por qué el Ministerio de Transportes (MTC) se ha implicado como coadyuvante de LAP en un litigio entre privados?, ¿por qué quieren colgar a la juez Nieto y la han denunciado ante la OCMA y el MTC ha ido increíblemente ante el Ministerio Público pidiendo la cabeza de una jueza que detiene las inversiones o algo así?, ¿por qué Jaime de Althaus se ocupa de Cexport?

La explicación, para empezar, es que en nuestro país y especialmente en algunas cortes, hay litigantes con poder que no admiten que haya jueces que les nieguen la razón. Y de ahí sigue que se cuenten las historias a medias.

¿Por qué lleva peleando Cexport 12 años contra LAP? Por algo muy sencillo: cuando los administradores privados llegaron al aeropuerto se imaginaron todopoderosos, y así como subieron las tarifas a todos los que usaran sus servicios, se apropiaron de cuánta fuente de negocio había en el inmenso espacio que se les había otorgado.

Por eso anularon los contratos de arrendamiento de locales comerciales que había dentro del aeropuerto y venían del tiempo de Corpac, y propusieron contratos de tres meses para luego echar a los conductores.

Cexport y otros no firmaron el nuevo contrato, pero LAP quiso hacerlo válido. Así que el día menos pensado impidió que sus trabajadores ingresaran a su local y luego la verificación policial y fiscal, “porque se trataba de un zona internacional”.

Esto derivó en una intervención judicial que obligó a LAP a reabrir el paso y permitir el funcionamiento de la tienda de artesanías. Tiempo después, el viejo espigón fue demolido y en su reemplazo se construyó uno nuevo, lo que derivó en otro conflicto hasta que el juez obligó a LAP a habilitar un espacio para la tienda de Cexport.

Via: La Primera (Raúl Wiener)


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


Fuente: > La Primera
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

1.05629992485