Prohibido criticar

El Dr. Ángel Romero fue separado por el Consejo Nacional de la Magistratura, de la Corte de Lima debido a su participación en el sonado caso de los ex trabajadores del BCR, donde se produjeron resoluciones contradictorias, estando de por medio una gruesa indemnización (60 millones soles). El nombre del famoso juez había sido mencionado, sin embargo en varias investigaciones fiscales y en diversos destapes periodísticos. De hecho una parte de la opinión pública se preguntó varias veces sobre el estado de la justicia peruana, para que una persona tan cuestionada hubiese ejercido la presidencia de varias salas y finalmente llegase a la cabeza de los jueces limeños.

| 14 setiembre 2009 12:09 AM | Política | 1.3k Lecturas
Prohibido criticar
Es posible que Romero vuelva a la presidencia y ejecute todas sus venganzas.
Cuestionado Ángel Romero podría regresar a la presidencia de la Corte Superior de Lima, por enfermedad del titular César Vega Vega.

Más datos

DETALLE

El doctor Ángel Romero Díaz atravesó el año 2008, entre la suspensión de sus funciones y el escándalo público, y el cargo de presidente de la más poderosa corte del país. Y tal vez muy pronto podría reemplazar en Corte Superior de Lima al doctor César Vega Vega debido a la enfermedad que aqueja a este último.
1329

Pero el hombre sobrevivió las críticas, y más o menos en el estilo de sus propios fallos, consiguió de pronto que la “separación definitiva”, que le había impuesto el Consejo de la Magistratura, se revirtiera permitiéndole concluir su interrumpido período, como si no hubiera ocurrido nada, porque no sólo recuperó su sillón, sino que volvió a usar su poder sobre sus casos más controvertidos, como aquellos en los que favoreció claramente al antiguo Banco Wiese (ligado al montesinismo), contra empresarios peruanos, o en los que sirvió al grupo de Aeroméxico para llevar adelante un proceso de insolvencia y liquidación fraudulenta de Aeroperú, en perjuicio de los intereses del Estado y de los trabajadores accionistas.

La pregunta es si un Juez, que tiene a su cargo sentenciar sobre los bienes, las empresas y la vida de las personas, puede usar ese poder para acallar y perseguir a quienes discrepan de sus fallos y responden a sus acusaciones públicas. Los jueces no pueden hacerse intocables, como si estuvieran por encima de toda sospecha, cuando el propio Consejo de la Magistratura y el Ministerio Público le han observado conductas indebidas. Nada puede ser más totalitario que un juez principal ordenando a sus subordinados perseguir a los que opinan contra él. Pero ese es el caso del Dr. Romero.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario