Presidente proponía ministros sin conocerlos

¿Cómo escoge el presidente a sus ministros? Según lo explicado el miércoles, en el patio de Palacio de Gobierno, el señor García apenas conocía al señor Allison, pero sabía que era un alcalde con mucha aceptación en su distrito, así que decidió ponerlo al frente de una cartera con proyectos millonarios, sin preguntar por sus antecedentes.

Por Diario La Primera | 27 nov 2009 |    
Enfoque

Si hubiera hecho esto último sabría que en los antecedentes de Francis Allison estaba una investigación de la SUNAT, sobre falsificación de facturas; una denuncia de la comisión sobre delitos económicos del Congreso por participar en un proceso de creación de deuda fraudulenta en INDECOPI; numerosas denuncias de vecinos de Magdalena y hasta un parte policial por un escándalo de tragos en San Isidro.

Obviamente, el tipo era pura apariencia de abogado exitoso y autoridad local respaldada por encuestas. Eso, siempre y cuando, creamos la historia de que la relación se inició cuando el alcalde se autopropuso para organizarle una marcha al presidente en los días posteriores a Bagua y García se encandiló con esta idea. Más creíble es, sin embargo, la versión que relacionaba al tal Allison con algunos amigos del gobernante, específicamente al presidente regional del Callao, Alex Kouri, otrora líder y maestro de los estudiantes de derecho de la Universidad San Martín de Porres, ligados originalmente al PPC. Como se sabe, Kouri llegó a alcalde del Callao y de ahí se vinculó al fujimorismo y fue en algún momento considerado como probable delfín del dictador. A su vez, Allison, Heresi y otros, quedaron en el partido de Lourdes Flores, sin perder sus nexos con su mentor.

La hipótesis se sostiene en un dato clave: la provincia del Callao, y específicamente el distrito de Ventanilla, es uno de los escenarios privilegiados del plan “agua para todos”, la iniciativa más ambiciosa y costosa del actual gobierno, ejecutada desde el Ministerio de Vivienda y coordinada constantemente con Alex Kouri. Ahí también estaba planteado el proyecto del Colector Taboada, una de las grandes inversiones previstas para los últimos años del gobierno, cuya licitación recayó en una empresa española que aparentemente no garantiza los estándares ambientales prometidos. Allison trató de darle vuelta al ganador con una sonora denuncia sobre intento de soborno, que luego tuvo que retirar cuando no halló eco en otros miembros del gobierno. Puede suponerse que lo hizo de ingenuo, pero a la vista de lo que se sabe ahora sobre él, uno tiende a pensar más bien que fue un disparo intencionado que falló el blanco.

Hay algo claro. García necesita decir que casi no conocía a Allison, y que lo sorprendió con lo de Business Track, aunque ahora no parezca muy sorprendido con lo de los 50 mil dólares de Miami, porque cualquier sospecha en contrario podría indicar que estamos ante un pleito de grupos dentro del gobierno, en el que unos echan a otros, y el presidente es al final el que decide a quién le baja el dedo. El problema es que la teoría del García que confía y que la gente lo decepciona tiene mucho sonido hueco y demasiadas coincidencias no creíbles.

Raúl Wiener


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.