Preocupación por gestión de conflictos sociales

El gobierno podría tender –con la designación en el premierato de Oscar Valdés Dancuart- a la conformación de una nueva alianza basada en el respaldo militar y de los grupos de poder económicos y mediático, en detrimento de la inicialmente establecida concertación con los sectores sociales y de izquierda, afirmaron a LA PRIMERA los analistas Sinesio López y Carlos Reyna.

 

| 12 diciembre 2011 12:12 AM | Política | 1.6k Lecturas
Preocupación por gestión de conflictos sociales
Analistas se pronuncian por el diálogo y la concertación y no por la represión para resolver conflictos.
Analistas temen que nuevo gabinete pueda tender hacia una “alianza” entre militares y grupos de poder económico.
1639

En tal sentido, López estimó que el presidente Ollanta Humala habría decidido romper su relación afectiva con la masa para apoyarse fundamentalmente en el Ejército y en las instituciones tutelares.

“Creo que estamos por un escenario intermedio, que es el que sigue: salen Toledo y la izquierda, pero se queda básicamente Ollanta con su nuevo partido que tiene, el de la Fuerza Armada”, subrayó.

Agregó que, en ese nuevo escenario, todavía se mantendría la concertación, pero a ese nivel. “El (Ollanta) representando a las Fuerzas Armadas y, por el otro lado, las fuerzas económicas. Y la derecha celebrando la salida de los aliados importantes que tuvo para ganar las elecciones”, enfatizó.

Sin embargo, consideró que esta nueva situación puede conllevar a grandes riesgos para la estabilidad política del país. “Será difícil, ciertamente, mantener un gobierno de estas características, porque puede haber una gran movilización social, por el enorme descontento existente en las provincias, y la poca capacidad del Ejecutivo en alcanzar la inclusión. Esto podría hacer que acabe como el régimen de Lucio Gutiérrez en Ecuador”, remarcó.

En ese contexto, advirtió que la recomposición de la alianza de los poderes económicos con la derecha política y mediática está muy cerca de lograr su objetivo final de ingresar en el gabinete, en detrimento de la salida del Ejecutivo de la totalidad de los aliados de izquierda del presidente Ollanta Humala “Es decir, que salgan Toledo y la izquierda para que ellos ingresen al poder, para gobernar con el programa de los que perdieron. Ese es el resultado final de la democracia tradicional”, puntualizó.

López recordó que, con el premierato de Salomón Lerner, el gobierno de Ollanta Humala llegó a ser de concertación, en el que se manejaron dos juegos políticos básicos: uno del Presidente con los poderes económicos, en el que había un programa, denominado de crecimiento con inclusión y en democracia. Y colateralmente existía otro juego: el de la derecha, política y mediática, aliada a los poderes económicos.

Por su parte, Carlos Reyna concordó con López en que el nuevo equipo ministerial de Oscar Valdés estará inclinado a la derecha, al tiempo de señalar que el estamento castrense que rodea al Mandatario tendrá una influencia cada vez mayor en la toma de las decisiones de Estado.

“Es obvio que hay un distanciamiento de las posturas concertadoras. Y en este complicado periodo que empieza con el nuevo gabinete, es bastante probable que Humala haga un gobierno más pro derecha. Y seguramente va a darle más espacios, dentro de su gobierno, a gente del sector militar”, especificó.

En todo caso, dijo que lo más importante será el significado que este recambio y golpe de timón pueda implicar para la gestión de los conflictos sociales en el país.

“Porque puede ser un centroderecha que sea, a la vez, típicamente dialogante. El problema está en que el ´método Conga´ de enfrentar los conflictos (manejado por el designado primer ministro), probablemente sea una práctica recurrente. Y eso sí sería bastante fatal, porque podría llevar a una mayor conflictividad e, incluso, a una mayor violencia social”, alertó.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.765985012054