“Premier Jiménez llamó a los jueces para cerrarme el paso”

El juez supremo Duberlí Rodríguez revela entretelones de la elección de Enrique Mendoza como presidente del Poder Judicial y dice que hubo traiciones y conciliábulos, además de presiones del jefe del Gabinete Ministerial.

| 17 diciembre 2012 12:12 AM | Política | 1.8k Lecturas
(a) Magistrado Duberlí Rodríguez habla de las presiones de la PCM en elecciones del PJ. (b) Jiménez se la jugó por Almenara.
ENTREVISTA. JUEZ SUPREMO DUBERLÍ RODRÌGUEZ

Más datos

- Al parecer los vocales supremos no votaron por convicción sino por otras razones
-Por eso se debe democratizar las elecciones para que voten los vocales supremos de las Cortes, porque en esta elección hubo presión no sé si del gobierno pero sí del premier Jiménez Mayor, quien llamó a todos los jueces para que no voten por mí, sino por Almenara.
1832

-Se especula mucho sobre cómo logró Enrique Mendoza la presidencia del Poder Judicial, cuando no tenía posibilidades. ¿Por qué dio usted un paso al costado repentinamente?
-Di un paso al costado porque era matemáticamente imposible que ganara. Yo siempre he tenido la primera mayoría relativa, es decir que yo tenía ocho votos, la segunda mayoría relativa la tenía el doctor Almenara, con 7 votos, y la tercera la tenía el doctor Mendoza, con dos votos. Flotando en el aire estaba el voto de Villa Stein, aunque era muy probable que votara por Mendoza, con lo cual este sumaba tres votos.

-¿Por qué Villa Stein iba a votar por Mendoza?
-Porque ha estado bastante cercano a él.

- ¿Entonces, cómo se definieron los demás votos?
-Yo había estado explorando desde tiempo atrás un apoyo recíproco con el doctor Mendoza en segunda vuelta. El grupo que me acompañaba lo iba a apoyar, y yo le había solicitado un gesto recíproco. Pero el día de la elección, tanto él como el doctor Walde Jáuregui me comunicaron que habían decidido apoyar a Almenara. Siete votos más dos, eran nueve, y con el de Villa, que se había comprometido a apoyar a Almenara, eran diez contra ocho.

-¿Y entonces?
-Nos reunimos de emergencia con los siete que me apoyaban y consultamos sobre lo que a la institución le convenía. Era apoyar a un colega, que por cuestiones de edad ya tenía limitaciones para ejercer la presidencia, u otro magistrado que sí lo podía hacer. Y de manera unánime decidimos apoyar a Mendoza. Con ese acuerdo, bajamos a la Sala Plena, anuncié que declinaba, además ya se le había pedido a Mendoza que no declinara a favor de Almenara, como lo había decidido, porque con nuestro apoyo era ganador seguro, más el voto de Villa Stein, que decidió apoyarlo al último momento, Mendoza obtuvo los once votos.

-¿En buen romance, Villa Stein se acomodó?
-Primero empezó apoyándome, después se fue a favor de Mendoza, y luego a Almenara cuando calculó que ganaba, y luego volvió a Mendoza cuando vio que este iba a ganar con mi declinación. Villa Stein es impredecible.

- Al parecer los vocales supremos no votaron por convicción sino por otras razones.
-Por eso se debe democratizar las elecciones para que voten los vocales supremos de las Cortes, porque en esta elección hubo presión no sé si del gobierno pero sí del premier Jiménez Mayor, quien llamó a todos los jueces para que no voten por mí, sino por Almenara.

-¿Por qué habría presionado el premier?
-Tal vez por la idea de que soy de izquierda. Jiménez ha movido cielo y tierra para buscarle votos a Almenara. El candidato del gobierno era Almenara, tal vez porque no iba a seguir con firmeza el tema de los salarios de los jueces.

-¿Y el tema de destitución de jueces, proyecto presentado por la gestión de San Martín, y que habría insistido Almenara?
- Con ese tema Mendoza y yo no estuvimos de acuerdo, porque resulta inviable que un presidente del Poder Judicial intervenga en las Cortes, destituyendo y poniendo jueces, eso suena a intervencionismo.

-¿La reforma judicial que impulsó en la dictadura el doctor Almenara no influyó en esa elección?
-Sí. Los colegas que me apoyaron no olvidan la actitud poco democrática del doctor Almenara cuando integró la comisión que elaboró la lista de los jueces que fueron cesados en 1992. Muchos jueces del país consideraban que no había una trayectoria democrática en Almenara y que eso podía ensombrecer una presidencia en el Poder Judicial.

- ¿Cuál es su opinión sobre la gestión del doctor San Martín?
-Una gestión positiva, le ha dado impulso a temas de reforma institucional.

-Pero se sospecha sobre una relación entre el Apra y el doctor Mendoza. ¿No puede generar esto en el Poder Judicial un problema de injerencia política?
-Eso debe quedar descartado. Como jueces tenemos que dar muestras de independencia del poder político, mediático, económico. Todos tenemos derecho a tener una preferencia política pero Mendoza no ha sido militante del Apra.

-¿No le ha ofrecido nada el doctor Mendoza a cambio de su apoyo?
-Para nada. Ni siquiera voy a postular al Consejo Ejecutivo.

-¿Es cierto que había un pacto secreto entre los vocales en la sucesión de la presidencia de la Corte Suprema, pero que al final la disputa entre Villa Stein y San Martín deshizo todo?
- No es así. Lo que siempre hay son cálculos, como el apoyo de Sivina a Almenara porque estaba convencido que Almenara no iba a terminar su período, y él lo iba a suceder.

- ¿Villa Stein se ve beneficiado con la presidencia de Mendoza?
- Villa Stein se siente obviamente más cómodo con Mendoza, que lo que hubiera estado conmigo o con Almenara.

-¿Cómo ve la elección del doctor Sequeiros en la Corte Superior de Lima?
-Con mucho optimismo. Es un magistrado relativamente joven y tuvo el apoyo de 50 jueces. Es responsable, serio, en el caso BTR lo demostró.


Henry Campos
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD