Premier entornillado

Durante la interpelación, Simon no pudo profundizar un centímetro sobre lo que está pasando y justificó las actas firmadas, no como una solución de problemas sociales tantas veces postergados, sino como una forma de evitar más muertes de compatriotas que, equivocados ellos, según él, iban a resistir hasta la muerte si no obtenían algún acuerdo. No lo quiso reconocer, pero esa es su única lección de Bagua, donde precisamente el Consejo de Ministros bajo la dirección del presidente García decidió un desalojo por la fuerza, sin calcular la resistencia que encontraría. En la Curva del Diablo se sembró la muerte por una acción del gobierno que venía encadenada a la voluntad de no discutir ni resolver sobre los decretos legislativos que se mantenían vigentes con el rechazo de la selva.

| 26 junio 2009 12:06 AM | Política | 421 Lecturas
421

Si después de eso, y tras haber fracasado en el intento de polarización, aprovechando la muerte de policías y la confusión inicial, el gobierno hizo finalmente su propio viraje hacia la pacificación simonista, fue porque ya no tenía otra salida. Fue la consumación de una derrota y el general derrotado quiere convencernos de que hay coherencia entre los disparos y bombazos del 5 de junio y sus posteriores mesas de diálogo. En realidad, si Simon fuera tan honesto como dice ser hubiera arreglado el entuerto que ayudó a crear y seguidamente pasado a la renuncia para marcar distancias con un régimen que sigue con sangre en el ojo y en las manos (discursos de Cabanillas, Mulder, Del Castillo y otros). Pero prefirió luchar por quedarse y convertir su peregrinaje en un poderoso tornillo para ajustarse al poder.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario