Premier amenaza reprimir con tropas protesta por gas

Velásquez se pone duro y por la fuerza quiere acallar descontento por la exportación del gas de Camisea. García dice que puede haber diálogo y en Quillabamba, la protesta crece.

Por Diario La Primera | 01 ago 2010 |    
Premier amenaza reprimir con tropas protesta por gas
(1) Pobladores del sur ratifican protesta ante insistencia del gobierno de exportar el gas de Camisea. (2) El gas no se regala, dicen los defensores.

Más datos

DETALLE

El problema más bien es cómo hacemos más petroquímicas para venderle al mundo plástico y no gas, dijo García, obviando el hecho que su gobierno propicia la exportación de casi la mitad de las reservas probadas como materia prima y a precios inconvenientes para los intereses nacionales, según los especialistas.

En el sur crece peligrosamente la indignación debido a la obstinada determinación del gobierno de seguir exportando el gas de Camisea, mientras el presidente Alan García intentó restar importancia a las protestas ciudadanas y el jefe del gabinete, Javier Velásquez, amenazó con recurrir al uso de la policía y de las Fuerzas Armadas para “garantizar” la seguridad de la zona.

“Ellos tienen derecho a protestar, a lo que no tienen derecho es a tomar las carreteras. Para ello hemos tomado todas las garantías, nuestra Policía Nacional y nuestras Fuerzas Armadas están atentas para garantizar la seguridad en esa zona”, dijo a LA PRIMERA.

Como en anteriores conflictos, sostuvo que quienes reclaman al gobierno “tienen derecho a protestar, a lo que no tienen derecho es a tomar las carreteras”.

Igualmente y lejos de mostrar preocupación y disposición para iniciar el diálogo con los pobladores de Quillabamba, en el Cusco, que mantienen desde el 27 de julio una huelga que amenaza con extenderse, Velásquez prefirió criticar una vez más a los frentes de defensa que canalizan las demandas de la población y rechazó la posibilidad de acceder a la demanda de cese de la exportación, para lo cual invocó la supuesta intangibilidad de los contratos.

Tras acusar sin fundamento a los frentes de protestar motivados por intereses electorales, Velásquez sostuvo que “el gobierno, de ninguna manera va a aceptar, por ejemplo, que se dejen sin efecto los contratos sobre el gas. Nosotros somos muy respetuosos de la estabilidad jurídica y económica”, declaró.

Diálogo
En declaraciones a los periodistas que lo entrevistaron después de su participación en un programa radial, aseguró que el gobierno siempre ha mostrado su disposición al diálogo sincero. “Pero de ninguna manera, dijo, nos vamos a sentar a dialogar con gente que tiene tomadas las carreteras o que realizan paralizaciones. Yo estoy dispuesto a escucharlos, pero evidentemente tienen que levantar su medida de fuerza”.

Velásquez intentó reducir la protesta a un grupo de ciudadanos que, según dijo, utilizan la desinformación y alteran el orden en Quillabamba, provincia de La Convención, en el Cusco, donde se ubican los yacimientos del gas de Camisea y desde donde parten los gasoductos que lo llevan a Lima y a Cañete para ser exportado.

Acto seguido invocó a la reflexión a los manifestantes del Cusco y les dijo que “el país está avanzando gracias a que nosotros le mostramos al mundo que respetamos la estabilidad económica y jurídica”, argumento que el gobierno suele usar para preservar los intereses de las transnacionales.

Velásquez añadió que el gobierno está haciendo grandes esfuerzos para que el contrato del gas, especialmente el de exportación, se renegocie bajo los términos de la ley de hidrocarburos y del propio contrato en mejores condiciones para el país, en una negociación que se limita al tema secundario de las regalías.

Al referirse al hecho que la entrega del gas se enmarca en el modelo económico neoliberal, heredado por el gobierno de García de los de Fujimori y Toledo, dijo que quienes no creen en esa política deben esperar las elecciones del próximo año para optar por otro.

Sostuvo, por otra parte, que la protesta ha sido lanzada luego que el gobierno dio por cerrada y aclarada la discusión sobre las reservas con sus afirmaciones de que hay suficiente gas, aunque los expertos en la materia han denunciado que el Ejecutivo miente al usar cifras falsas en el tema.

Habla García
A su vez, el presidente García dijo que puede haber un diálogo con los dirigentes que protestan en el Cusco, aunque sólo para exponer la posición del gobierno. Habrá diálogo, dijo, “en el momento oportuno y para explicar las cosas”.

García dijo también que el gas puede ser un tema grueso para la campaña electoral presidencial, de cómo se aprovecha más el gas. “Yo creo que el tema no está en la discusión que se ha planteado o el temor de que se acabe, esa es una locura de ansiedad del Perú pobre que ya pasó”, aseguró sin explicaciones.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.