Piñera alza el tono

Dice que Chile “defenderá su mar y soberanía” con toda la fuerza de la unidad nacional. De Zela indica que mensaje es para opinión chilena. Agente Allan Wagner asegura en que Chile no precisó dónde ni cuándo se fijó el supuesto tratado de límites marítimos con nuestro país.

| 07 diciembre 2012 12:12 AM | Política | 1.1k Lecturas
Piñera alza el tono 1182

El presidente de Chile, Sebastián Piñera expresó tener la certeza de que su país sabrá defender “con toda la fuerza de la unidad nacional, del derecho internacional y los tratados vigentes, nuestros mares y nuestra soberanía”.

“Y que lo vamos a hacer siempre, con total apego al derecho internacional, a la verdad y a un espíritu constructivo de nuestra relación con el país hermano y vecino del Perú”, subrayó.

En una breve declaración a la prensa, en el Palacio de La Moneda, Piñera invocó, sin embargo, a sus compatriotas “a esperar con tranquilidad” el fallo definitivo de la Corte Internacional de Justicia.

Asimismo, insistió en que la posición chilena es “sólida y contundente”, al tiempo de recalcar que lo que considera como “límites marítimos” fueron “fijados hace ya sesenta años”.

En respuesta, el embajador retirado Hugo De Zela manifestó a LA PRIMERA que si bien las declaraciones de Piñera podrían ser tipificadas de “amenazantes” hacia el Perú, en realidad están dirigidas a la opinión pública interna de su país, a fin de prepararla ante la inminencia de un fallo adverso a lo que consideran sus “intereses nacionales”.

“No es la primera vez que Piñera viene dando este mensaje a su gente para que, cuando la Corte falle, haya una especie de conformidad con relación a lo que él dijo. Obviamente que Piñera está en su derecho de expresar (agresividad), puntualizó.

De Zela alertó que, evidentemente, “hay un mensaje muy subliminal, cuando el jefe de Estado chileno señala el término “nuestros mares”.

Mientras que el representante del colectivo Jorge Basadre y exprimer ministro, Carlos Ferrero, indicó que no se debe caer en la provocación de las bravatas del mandatario chileno y desviarse del tema jurídico esencial cual es la inexistencia de un tratado de límites marítimos con Chile.

ALBERTO VAN KLAVEREN
Al iniciar los alegatos de su país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el agente de Chile, Alberto van Klaveren, afirmó que la Declaración de Santiago delimitó, a su juicio, la frontera marítima entre su país y el Perú, al tiempo de aducir que no hay espacios marítimos que requieran delimitación.

“Este caso es acerca de la interpretación y la aplicación de tratados existentes. Muy simplemente no hay espacios marítimos que requieran delimitación. Se pide a la Corte que mantenga el principio de pacta sunt servanda (respeto de los tratados) y la estabilidad de una frontera marítima”, anotó.

Van Klaveren se refirió al trasfondo histórico del caso, al sostener que, en 1947, Chile y Perú emitieron “declaraciones unilaterales y concordantes acerca de la soberanía y jurisdicción sobre un área que se extendía a un mínimo de 200 millas náuticas a partir de sus costas respectivas”.

Tras alegar que la estabilidad de la frontera ha permitido a ambos países desarrollar sus economías y convivir en paz, el agente chileno se atrevió a señalar que “la insatisfacción de Perú no presenta un argumento legítimo para desestimar una frontera”.

PIERRE-MARIE DUPUY
A su turno, el abogado francés del equipo jurídico chileno, Pierre-Marie Dupuy, se empeñó en afirmar que la Declaración de Santiago siempre fue un “tratado” suscrito por Chile, el Perú y Ecuador aunque, al inicio de su intervención, sorprendentemente pidió disculpas a los magistrados de la Corte de La Haya por haber introducido “cambios” en sus alegatos.

“Si examinamos las circunstancias de la dación de la Declaración de Santiago, vemos que confirma la intención de las partes de formalizar un tratado que se rige por el derecho internacional”, aseguró.

Durante su exposición ante la Corte, Dupuy sostuvo que el objeto principal de la Declaración de Santiago consistía en afirmar política y jurídicamente, de cara a otros Estados, “la extensión por tres Estados dignatarios de su soberanía y jurisdicción, reflejada en el artículo 2, de hasta las 200 millas marinas de sus costas respectivas”.

Incluso Dupuy dijo que Chile, el Perú y Ecuador procedieron, en forma conjunta, a la inscripción de la Declaración de Santiago ante las Naciones Unidas el 3 diciembre 1973, por lo que lamentó que ahora le sea “incómodo” para el Perú asumirlo.

DAVID COLSON
Para el abogado de posición chilena, David Colson, el Perú utilizó, en 1947, el método del “trazado paralelo” para determinar su límite exterior de 200 millas marítimas.

Apoyado en un mapa, Colson arguyó que si los dos países trazan las líneas de manera perpendicular a la costa, trazando líneas horizontales que van entre las dos verticales “no hay solapamiento entre las zonas sino que son colindantes”.

En tanto, el letrado australiano y coordinador de los abogados de la parte chilena, James Crawford dijo que las actas de las declaraciones que Perú y Chile firmaron unilateralmente, en 1947, con un mes de separación, establecieron las zonas marítimas “sin ningún tipo de solapamiento”. “Todas las zonas marítimas entre Chile y Perú están delimitadas por el paralelo en el que la frontera llega al mar”, comentó.

Incluso, Crawford precisó que la supuesta existencia de dos islas (una en cada país) situadas en área de influencia de la vecindad fronteriza de ambos países, desbarataría la tesis nacional de la inaplicabilidad del trazado del paralelo geográfico.



EL AGENTE PERUANO ALLAN WAGNER
Chile no ha probado nada
El agente peruano Allan Wagner insistió en que hasta ahora Chile no prueba cuándo ni dónde han sido fijados los supuestos límites marítimos entre ambos países que el vecino del sur alega existir en la Declaración de 1952 y la de 1954.

“En contraparte, nosotros creemos haber probado con amplitud que la Declaración de Santiago no es un tratado de límites marítimos”, enfatizó.

En todo caso, felicitó el tono alturado de las exposiciones chilenas, especialmente la de su contraparte Alberto van Klaveren, las cuales han correspondido al mismo sentir de la parte peruana.

Reafirmó que la Declaración de Santiago de 1952 no es un tratado de límites marítimos, tal como se han empeñado en recalcar tanto el agente Van Klaveren como los abogados internacionales de Chile.

En el Perú, las reacciones a los alegatos chilenos redundantes en la insistencia a declarar como “tratados” a las Declaraciones de Santiago, de 1952; y de Lima, de 1954, fueron tajantes.

El congresista Yonhy Lescano denunció que Chile miente cuando señala que el Perú “está respetando” como un supuesto “tratado” la Declaración de Santiago, de 1952, “cuando saben perfectamente que no es así”.

Lescano indicó que el vecino del sur hace esta deducción fáctica de las actividades pesqueras peruanas que se mantienen del lado del paralelo 18, al obviar que si ello sucede es porque lo imponen con la manu militari de su Armada. “Están diciendo medias verdades y tergiversando los hechos. Están insistiendo en que los convenios de pesca de 1952 y 1954 son ‘tratados’, lo cual es absolutamente falso”, puntualizó.

En consecuencia, el parlamentario estimó que la defensa peruana debe pasar ahora a explicar la historia de despojo chileno del mar peruano a los magistrados de la Corte.

La encargada de la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, Lourdes Alcorta, expresó que la posición chilena ha demostrado debilidad, al punto de haberse visto obligado, el equipo chileno, a realizar “ajustes” a la presentación de sus alegatos orales.

Alcorta remarcó que el Acuerdo de 1952 no es de límites y que el memorando que el entonces embajador en Santiago, Juan Miguel Bákula, envió a Chile, en 1986, fue el primer pedido para definir una demarcación. “Chile no ha podido demostrar ni un documento ni mapa donde se describen con puntualidad los límites”, apuntó.

Por su parte, el excomandante general del Ejército, Otto Guibovich, dijo estar seguro que las Fuerzas Armadas de Chile respetarán el fallo que emita la Corte Internacional de La Haya, aun si este fuese adverso a los intereses de Chile.

Guibovich basó su tesis en las conversaciones que ha sostenido sobre este asunto puntual con los voceros de las fuerzas armadas chilenas.



CANCILLER DE CHILE ALFREDO MORENO
Sigue hablando de “tratados”
Una vez culminada la exposición de alegatos chilenos, el canciller de Chile Alfredo Moreno persistió en manifestar que los documentos de 1952, y también de 1954, son “tratados” de límites marítimos, con el supuesto consentimiento de nuestro país.

“Es comprobado la interpretación del ‘tratado’ de 1952, por ambos países; vemos que fue (el paralelo geográfico) desde el inicio, y por muchos años, hasta el inicio de estos procedimientos, el límite marítimo... entre ambos países”, anotó.

En ese sentido, dijo que los chilenos “tienen que estar tranquilos con confianza en nuestros argumentos”, al tiempo de referir que su país ejercerá su defensa “por los caminos y procedimientos que establece la Corte”.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD