Perú LNG abusa de agricultores

Algo bueno estaba llegando le dijeron a la familia Zunino, junto a otros 27 millones de peruanos. El gas de Camisea nos catapultaba a la modernidad, a la energía barata, a la vida cómoda, ¿quién se iba a oponer a que un grupo de empresas se encargaran de sacarnos ese valioso producto del fondo de la tierra y lo trasladasen a través de la selva y de los cerros, en interminables tuberías, hasta la costa donde florecerían las plantas de tratamiento y donde nos sobraría una buena parte para exportar a otros mercados (México, Chile, Estados Unidos), que ya están más desarrollados en el empleo del gas natural?

| 01 marzo 2009 12:03 AM | Política | 1.3k Lecturas
Perú LNG abusa de agricultores
Máquina excavadora operando en el terreno de los Zunino (programa “El Perro del Hortelano”).
La familia Zunino apostó por el gas, sin pensar que la transnacional que explota ese recurso avasallaría sus tierras.
1336

¿Se acordarán que Toledo inauguró tres o cuatro veces el proyecto Camisea, premunido de un caso de ocasión? Pero como usualmente pasa en este hermoso país, los entusiasmos gubernamentales, premiados por titulares de periódicos y por encuestas, siempre terminan estrellados en realidades menos gratas. Hoy estamos descubriendo que muchos industriales y consumidores fueron inducidos a invertir para pasarse al gas, pero el producto sigue siendo insuficiente. Y lo peor es que el gas fue comprometido para su exportación cuando no les alcanza para la demanda interna.

Eso lo sabe ahora todo el mundo. Y también la familia Zunino, que tiene su chacra en Chincha en una propiedad que ha cumplido venerables cien años y que se ha transmitido a hijos, nietos y bisnietos, en la que se siembran paltos para exportación. Lo saben, pero les duele más que a otros, porque por sus tierras pasa ahora el tubo con el que Perú LNG está transportando el gas que irá a México y que se pretendía que fuera a otros países. Su plantación está dañada. Casi herida de muerte. Una línea de acero de 137.39 metros de largo y 25 metros de ancho, divide el campo, destruye sembríos, corta canales de regadío, e impone la ley de la gran empresa.

Es decir que para despojar al país del gas que necesita, Perú LNG también abusa de los pequeños y medianos agricultores costeros, como antes se hizo con los comuneros de la selva y sierra. Los Zunino son un ejemplo dramático. Porque, para pasar por su predio, los de LNG simplemente pasaron. Es decir, metieron máquina, levantaron cercos y pusieron su tubo. Luego llamaron a la familia y le ofrecieron el dinero que quisieron. Otras familias de los alrededores también fueron invadidas, algunos aceptaron el pago, con el argumento de que peor es quedarse con las manos vacías, y hay quienes están desmoralizados por esta modernidad tan agresiva.

Don Ángelo
El patriarca de los Zunino es don Ángelo y tiene 82 años, pero todavía tiene fuerzas en las piernas y en el corazón para defender las tierras a las que dedicó la vida. Ahí hubo vid, algodón y ahora paltos, explica su hija Magdalena, quien acompaña al viejo agricultor en esta nueva aventura de resistencia a la adversidad. Por aquí han pasado sequías, inundaciones, trampas del mercado, pero ninguna como LNG, comenta.

“Están destruyendo la agricultura, a la gente humilde les están dando dos mil soles por su lote. Hay abogados, como el estudio jurídico Miranda y Amaro, que actúa contra sus compatriotas, representando los intereses de las grandes empresas. Ellos creen que pueden citarnos, después que ya fuimos invadidos y vejados, y ofrecernos un cheque para que nos quedemos tranquilos. Vamos a seguir batallando ante las cortes y el Tribunal Constitucional, porque nos asiste la razón”, dice con firmeza Magdalena.

Raúl Wiener
Denis Merino
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD