Periodistas enjuiciados y narcos libres

De cómo la empresa Lima Airport Partners ha perseguido a los periodistas que investigaron el tráfico de drogas a través del Aeropuerto Jorge Chávez y terminaron en manos de jueces que creen que investigar es difamar.

| 12 febrero 2014 10:02 PM | Política | 1.2k Lecturas
Periodistas enjuiciados y narcos libres
Narcos libres y periodistas enjuiciados
1278

El 25 de febrero de 2009, la Policía Antinarcóticos fue informada que de acuerdo al resultado de acciones de inteligencia previas un “sujeto conocido como “Gordo Jesús” estaba desplazándose a inmediaciones del centro comercial del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez… a bordo del vehículo de placa de rodaje DQ-6436, color plomo portando armas de fuego, por lo que al montarse vigilancia discreta, siendo aproximadamente las diez horas… se ubicó a la citada unidad vehicular… a la altura de la cuadra 34 de la avenida Elmer Faucett … (el) conductor… pretendió darse a la fuga, sin embargo se logró su intervención siendo identificado como… Jonny Yesquén Huby… al que se le encontró… dos armas de fuego… cuatro teléfonos celulares… Asimismo al efectuarse el registro del vehículo se encontró en la maletera… dos maletas… hallándose en la primera 29 paquetes y en la segunda 30 paquetes… conteniendo clorhidrato de cocaína con almidón con un peso neto total de 57 kilos con 850 gramos…”

Al prestar su declaración preliminar el denunciado Yesquén Huby… señaló que el sujeto conocido como ‘Primo’ … (le entrega) las maletas conteniendo droga y el vehículo en el que fue intervenido… a fin de que trasladara hasta la puerta de la empresa Gate Gourmet en las instalaciones del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, empresa encargada de abastecer alimentos al avión de la compañía LAN vuelo 636 que partía a horas trece con treinta minutos con destino al DF México… para lo cual realizó coordinaciones con el conocido como ‘Monchi’, con el que acordó el pago de mil seiscientos dólares americanos por cada kilo de droga. Dinero que sería repartido entre los funcionarios de Aduanas, Policía Nacional, trabajadores de la línea aérea LAN y Lima Airport Partners”.

Lo que usted está leyendo, estimado lector, son los párrafos iniciales del auto apertorio de instrucción correspondiente al expediente Nº 2009-01108-0-701-JR-PE-6, emitido por el Sexto Juzgado Penal del Callao y suscrito por el juez Fidel Gómez Alva el 2 de marzo del 2009, abriendo proceso a 34 personas por delitos Contra la Salud-Tráfico Ilícito de Drogas, en las modalidades de transporte y acondicionamiento de clorhidrato de cocaína, conspiración de personas para facilitar el tráfico de droga y omisión de actos funcionales (policías y funcionarios públicos).

El caso, por cierto, rebasaba el límite de la nota policial al haberse producido durante el año anterior (2008) varias capturas de envíos de droga en diversos países, en vuelos procedentes de Lima, que habían sido materia de denuncias periodísticas, a las que la empresa administradora del aeropuerto había respondido que no era su responsabilidad porque su obligación era evitar amenazas contra los aviones y los viajeros y no los contenidos que salían hacia el exterior.

Desde que se hizo la concesión, LAP declaró el área del espigón internacional y de las pistas donde estacionan los aviones que realizan vuelos al exterior, como zona fuera de control de las autoridades peruanas, dificultando el trabajo de la policía, los fiscales y los jueces, aun en casos de presuntos delitos o cuando la empresa era la demandada. Se creó un sentido de extraterritorialidad que antes no se concebía y un problema crítico para la lucha antinarcóticos.

El 8 de noviembre de 2008, el programa dominical Cuarto Poder de América Televisión presentó un informe denominado “Aeropuerto Jorge Chávez es una coladera de droga”, que hacía énfasis en el tráfico por vía aérea y recapitulaba hechos del año que confirmaban la falta de controles. El 11.12.08, el periodista Herbert Mujica presentó una denuncia penal en la fiscalía del Callao por la falta de acción de la empresa LAP ante el aumento de los casos de narcotráfico procedentes del Perú que eran detectados en otros países en aviones que habían despegado de Lima.

Con estos antecedentes, la captura del “Gordo Jesús” (Jonny Yesquén), en febrero del 2009, era casi un desenlace anunciado de lo que ya se estaba volviendo un sistema de salida de mercadería ilegal. El carro intervenido con 57 kilos de droga y armas sin licencia, fue noticia los días siguientes en los medios. Lo que nadie sabía era el grado de ramificación criminal de la organización que sacaba la droga. Informes de inteligencia, investigación fiscal e instrucción judicial establecieron que una banda como esta no podía tener éxito si no contaba con la colaboración de “gente de adentro”, lo que comprometería agentes de aduana, policías, trabajadores y funcionarios de la administradora del aeropuerto y de las líneas aéreas en las que se embarcaba la cocaína. La Primera

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

Todo esto es el comienzo de la historia de la catarata de juicios que LAP nos lanzó a los periodistas César Lévano, Herbert Mujica y Raúl Wiener, por la osadía de respaldarnos en el documento judicial antes citado y de concluir en la misma hipótesis que lleva al juez Gómez Alva a iniciar el proceso. Fue el principal denunciado, según consigna el juez en su resolución, el que dice: “…igualmente intervendrían la denunciada Ana María Pedrera Ruiz en condición de supervisora de seguridad de la empresa LAN y quien coordinaría los turnos de los counters de seguridad cuando se va a hacer un envío de drogas; … y el denunciado John Charles Kirch Jr., jefe de seguridad de Lima Airport Partners, con el que coordinaría el denunciado Dianderas Castro para los envíos de drogas en las diferentes modalidades…”

Raúl Wiener

Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

0.753812074661