Periodismo bajo terror

Considerado como la profesión más peligrosa, el periodismo sigue llenando su historia de mártires, entre los cuales los peruanos ocupan un lugar lamentablemente destacado, pues en el Perú se registró la mayor matanza de reporteros ocurrida en el mundo, la masacre de Uchuraccay, hace 26 años, hecho emblemático de aquellos años en los que informar era jugarse literalmente el pellejo.

Por Diario La Primera | 15 febrero 2009 |  1.7k 
Periodismo bajo terror
El drama de los hombres de prensa durante el conflicto interno iniciado por Sendero Luminoso. Muchos de ellos fueron asesinados o amenazados.

Más datos

DETALLE

El libro, impreso por el Fondo Editorial de la Universidad de San Marcos y que lleva un prólogo del periodista y académico Juan Gargurevich, fue presentado el pasado 26 de enero, aniversario de la masacre de Uchuraccay, en la Asociación Nacional de Periodistas y constituye un valioso testimonio de una época de terror y muerte que contó entre sus víctimas a muchos valerosos periodistas.
1743  

Sobre como se manejaron los periodistas peruanos durante los duros años de la llamada guerra interna, trata el libro “Periodismo bajo terror” que acaba de publicar la reportera noruega Asse Hjelde, a través del Fondo Editorial de la Universidad de San Marcos y que llega a comparar el caso de nuestros colegas caídos con el de los casi medio centenar de asesinados en la guerra de EE.UU. contra Irak.

La primera vez que Asse llegó al Perú fue en 1985 como enviada de la radio y televisión noruega, para informar sobre la situación que vivía nuestro país como consecuencia de la guerra interna iniciada por Sendero Luminoso. En 1990, ya como catedrática de periodismo de la Universidad de Oslo, vino con 10 estudiantes para seguir sus investigaciones sobre el conflicto y, en general, la situación política peruana, y afirma que “fue una experiencia muy valiosa”.

Los viajes al Perú le resultaron muy interesantes para su profesión y dice que se sentía “capturada por las historias que iba conociendo” y sus retornos se hicieron más frecuentes. Asse se dedicó a hurgar en los archivos de periódicos limeños y también viajó a Ayacucho para conocer “in situ” las vivencias de los colegas de esa convulsionada zona.

“He tomado al Perú como mi caso, pero a través de las historias de mis fuentes, espero poder esclarecer un problema general relacionado a los reporteros de guerra en el mundo de hoy. Lo mío es un trabajo académico con perspectiva crítica”, precisa.

“Yo deseo dar a los lectores una experiencia y una percepción de cómo es vivir y trabajar como periodista cuando tu propio país vive un conflicto armado, y tú y tu familia se encuentran en medio de ello. La cercanía al medio local y los conocimientos sobre lo que sucede allí, es su más grande ventaja, pero también se convierte en la más grande amenaza cuando ellos develan la verdad”, comenta la periodista europea.

Si bien en el caso de los mártires de Uchuraccay la mayoría no eran precisamente del lugar, posteriormente cayeron en Ayacucho otros periodistas que también buscaban la noticia sin importarles los riesgos a que se exponían, caso de Jaime Ayala y Hugo Bustíos, entre otros.

Para incluir en el libro diferentes puntos de vista, Asse logró entrevistar al ex presidente Fernando Belaunde, quien le negó haber ordenado que los medios de prensa no informen sobre las acciones de Sendero como se especuló en varias ocasiones.

“Periodismo bajo terror”, recoge además la entrevista que Asse le hizo al ex jefe político militar de Ayacucho, general Adrián Huamán, quien fue relevado de su cargo por cuestionar el olvido de los pueblos del interior, en particular Ayacucho, por parte del Estado.

“Los periodistas de Ayacucho no querían ser vistos como subjetivos, menos parcializados. No deseaban tomar parte en el conflicto y, según ellos, tampoco lo hicieron. Pero devinieron, de todas maneras, más críticos contra los militares porque ellos creían incondicionalmente en las acusaciones de la población civil”, dice en uno de los párrafos del libro que tres años atrás vio su primera edición en noruego.

Entre dos fuegos
“Todos los periodistas entrevistados tenían historias interesantes que vale la pena contarlas, fue muy duro lo que vivieron, ya que tenían que tratar de no irritar a ninguna de las partes en conflicto y muchas veces fueron amenazados por ambas”, apunta.

Pese a las declaraciones oficiales de siempre sobre el respeto a la libertad de expresión, en sus múltiples entrevistas, la especialista en comunicaciones recibió testimonios que contradicen tal aseveración. “No dejo de reconocer la presión que experimentaban también los periodistas y los medios de comunicación en Lima. El jefe de un canal de televisión en Lima me contó sobre llamadas de, tanto militares de alto rango como del mismo presidente de la Nación. ‘Yo sentí la amenaza’, me dijo”.

Otra de las historias poco conocidas de aquella época es la especie de favoritismo hacia los periodistas de una revista de parte del jefe del comando político militar, general Clemente Noel Moral, quien proporcionaba a los reporteros de ese medio helicópteros para movilizarse por zonas agrestes, mientras los demás colegas tenían que pasar las de Caín para desplazarse a esos territorios.

Denis Merino
Redacción

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario