Peláez está terminando una controvertida gestión de tres años

La exfiscal Gladys Echaíz es conocida en el Ministerio Público por su rectitud y su escasa capacidad de maniobra en situaciones críticas.

| 17 febrero 2014 12:02 PM | Política | 641 Lecturas
Peláez está terminando una controvertida gestión de tres años
Todos contra todos
641

De ahí ese extraño movimiento en tres tiempos, por el cual primero vota con otros dos fiscales supremos para que Ramos vaya al Jurado Nacional de Elecciones, produciendo un empate; luego, cambia de posición en la segunda votación poniendo el nombre de Zoraida Ávalos en la boleta, a sabiendas que así resolvía el empate en contra de sí misma; y finalmente al resistirse a asumir la nueva función encargada con la explicación de que la habían elegido contra su voluntad, a pesar que como se puede ver a Carlos Ramos o a Pedro Chávarry tampoco les consultaron lo que pensaban del indeseado cargo.

El fiscal Chávarry también se quejó de que lo estaban mandando poco menos que al exilio en contra de su voluntad. Pero él voto en la Junta de Fiscales sabiendo que cualquiera podía terminar electo, sin preguntar si Ramos estaría contento en ese papel. Todo esto hace pensar que nuestros supremos fiscales tienen muy pobre concepto del Jurado Electoral. En medio de la guerrita de las últimas semanas no apareció un solo voluntario para incorporarse a este organismo, como si poco les importara dejar vacía la silla del Ministerio Público.

Pero el segundo dato clave de esta historia son las relaciones que varios de los fiscales que han participado del menjunje mantienen con el APRA y Alan García. Se pelean entre ellos, pero ninguno toma distancia clara respecto al partido que más ha sido señalado de meter la mano en las investigaciones fiscales. Al contrario, más bien, se recogen versiones en las que unos y otros señalan sus buenos vínculos con el expresidente. A su vez, los “independientes”, Ramos y Sánchez, están también recibiendo piedras. A uno lo acusan por su parentesco con Nadine Heredia que podría reflejarse en su relación con el gobierno, y al otro porque siendo uno de los más antiguos ha estado en medio de todas las tormentas de los años anteriores, buscando ante todo sobrevivir.

¿Y con qué nos quedamos en esta pugna de todos contra todos? Con el “tuco” Peláez que está terminando una controvertida gestión de tres años y aparentemente está ofreciendo de padrino de Carlos Ramos, justamente sobre el que se van a descargar las más poderosas baterías mediáticas en los siguientes dos meses. Y por eso algunos piensan que todo este juego de máscaras va a terminar en que la carta tapada sea el que debería ser el más predecible de los candidatos.

Raúl Wiener

Unidad de Investigación

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital