Optimismo tras dúplica de chilenos en La Haya

Canciller García ratifica que Tratado de Límites Marítimos con Ecuador desbarata tesis chilena. Rodríguez Cuadros señala que derechos de paso contemplados en dúplica chilena no implican aceptación peruana de una frontera marítima.

| 12 julio 2011 12:07 AM | Política | 1.7k Lecturas
Optimismo tras dúplica de chilenos en La Haya
El canciller José Antonio García Belaunde expresó su seguridad de que ganaremos la disputa.

Más datos

Viene la fase decisiva

El excanciller Rodríguez Cuadros dijo que con la fase escrita ha terminado la primera etapa del proceso en La Haya y ahora viene la parte más importante y decisiva, pues los litigantes tendrán que presentar las pruebas que sustenten sus posiciones y hacer sus peticiones, es decir plantear cómo debe ser el fallo de los jueces. Esa fase, estimó, comenzará posiblemente a fin de año o inicios de 2012, y el fallo será anunciado a fines de 2012 o a comienzos de 2013.
1702

Los anexos de la dúplica de Chile referidos a los permisos o notificaciones de paso de aguas peruanas hacia las chilenas, establecidas sobre el actual borde marítimo de facto, no implican, en modo alguno, la aceptación peruana de un límite internacional en la frontera marítima aún no delimitada con el vecino del sur, afirmó a LA PRIMERA el excanciller Manuel Rodríguez Cuadros.

“En el derecho internacional, para reconocer lo que se llaman ‘actos propios’, se precisa la fijación de elementos objetivos; y de otros, subjetivos. ¿Cuál es el objetivo? Por ejemplo, una nota o comunicación en la que se diga que se va a pasar de una zona a la otra. Y, en los elementos subjetivos, es que esto se hace en la comprensión de que existe un límite”, subrayó.

En ese sentido, Rodríguez Cuadros ratificó que en ningún caso los marinos y los barcos peruanos que han pasado del Perú a Chile han denotado, y menos expresado, en términos formales y concretos, que esos permisos signifiquen un reconocimiento de límites. “Por esa razón, hay que estar tranquilos”, anotó.

Adicionalmente, manifestó que el derecho internacional de la delimitación marítima -y en esto la jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia resulta clarísima-, es muy renuente a reconocer que por aquiescencia, es decir, por aceptación implícita, se reconozca un límite marítimo y la delimitación marítima entre estados.

“(La delimitación marítima) es un asunto que debe ser objeto de documentos que constituyan un Tratado y en donde, indubitablemente, haya el trazo de un límite. Cosa que no ha existido, ni existe en el caso peruano-chileno”, puntualizó.

Canciller optimista
Tal como estaba programado, Chile presentó ayer su dúplica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Holanda, que busca sostener la idea de que los acuerdos de 1952 y 1954 son tratados de límites y no solo acuerdos pesqueros, como los considera nuestro país.

El canciller José Antonio García Belaunde expresó su plena seguridad de que nuestro país ganará la disputa por la definición de la frontera marítima con Chile, porque el litigio “ha estado muy bien planteado y tenemos la razón que nos ampara por los derechos que hemos reclamado en la Corte”.

El ministro señaló que recién desde el pasado 2 de mayo, existe un Tratado de límites marítimos con Ecuador “autónomo e independiente, y con todas las condiciones para serlo”.

“Eso no existía antes y, por consiguiente, este es el Tratado de Límites marítimos que tiene el Perú con Ecuador, y no existe tal cosa, en el caso de Perú con Chile”, remarcó al desestimar el empeño chileno de homologar su frontera marítima con el Perú con la existente entre Ecuador y Perú.

Precisamente, el agente de Chile ante la Corte de La Haya, Alberto Van Klaveren, refirió que su país ha presentado “antecedentes nuevos” en su dúplica con los que supuestamente desecha la tesis peruana que cataloga los documentos del 1952 y 1954 como simples acuerdos pesqueros.

“Antecedentes”
Sobre el particular, el exvicecanciller Luis Solari Tudela y el analista internacional, Juan Velit, indicaron que dichos “antecedentes” no son más que meras expresiones optimistas para preservar la moral de su opinión pública interna.

Luis Solari refirió que estas nuevas “propuestas” de Chile, supuestamente sacadas bajo la manga, solo buscarían mantener firme, hasta el último instante, la insostenible posición de ese país tendiente a confirmar como “tratados” lo que fueron simples acuerdos de pesca.

“Lo único que sé es que los acuerdos de 1952 y 1954 no tienen mapas, ni coordenadas. Y existe una sentencia reciente de Corte Internacional de Justicia, en el caso de dos países centroamericanos que dice que un Tratado de delimitación marítima tiene que revestir ciertas formalidades, como las mencionadas. Y esas no las tiene ninguno de los dos ‘tratados”, puntualizó.

Por su parte, Juan Velit coincidió con Solari en señalar la irrealidad de los supuestos “antecedentes nuevos” de los chilenos, simple y llanamente porque son inexistentes, y al invocarlos la parte chilena busca transmitirle a su población –mediante estas nuevas argumentaciones- que está haciendo lo indecible por defender su errada posición jurídica, y están yendo, incluso, más allá de lo que indican el derecho y la política.

“No sé de dónde pueden haber sacado esos ‘nuevos antecedentes’, porque estos no existen. Es categóricamente verídico que documentos de 1952 y 1954 solo son acuerdos pesqueros”, enfatizó.

Tiempo de Ollanta
De otro lado, el presidente de la subcomisión parlamentaria de seguimiento a la demanda peruana en la Corte de La Haya, Rafael Vásquez, afirmó que la culminación de la fase escrita del proceso que sigue por el diferendo marítimo con Chile, encuentra al Perú fortalecido en su posición. Señaló que en adelante se inicia una nueva etapa, la oral, la misma que será asumida por el nuevo gobierno de Ollanta Humala, quien desde la oposición, al igual que el excanciller Rodríguez Cuadros y otras personalidades, presionó para que el gobierno de García, reacio a acudir a la Corte de La Haya, llevara el litigio a esa instancia ante la negativa chilena a una negociación directa.

Resaltó que la fase oral encuentra la posición peruana fortalecida por el reciente acuerdo de límites suscrito con Ecuador, que ha sido presentado ya ante la ONU. Culminó la fase escrita y reservada de este proceso, antes de iniciar el tramo final de la demanda, que contempla alegatos orales y el veredicto del tribunal.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.751420021057