Nuevo peritaje es una vergüenza

El director del Equipo Peruano de Antropología Forense (Epaf), José Pablo Baraybar, quien realizó el peritaje sobre la muerte de Eduardo Cruz “Tito” por encargo de la Fiscalía, reiteró ayer que el único proyectil que mató al emerretista tuvo como trayectoria de atrás hacia delante, de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba y que la amplitud y extensión de la fractura sugieren que la herida debió ser causada por un proyectil de alta velocidad, al responder al médico especialista en medicina legal Juan Manuel Cartagena, quien por encargo del Ministerio de Justicia, realizó un nuevo peritaje.

Por Diario La Primera | 27 jun 2012 |    
Nuevo peritaje es una vergüenza
Con peritajes realizados doce años después solo se puede hacer un papelón internacional, dice Baraybar.
BARAYbAR RESPONDE A PERITO ESPAÑOL SOBRE MUERTE DE “TITO”

Más datos

CARTAGENA
Se ratifica

El especialista español Juan Manuel Cartagena reiteró ayer que el emerretista “Tito” murió por un disparo efectuado a larga distancia y cuando posiblemente estaba de pie.

No descartó que el subversivo haya recibido más de un disparo, y subrayó que éstos habrían impactado en partes blandas del cuerpo, razón por la cual, dijo, es imposible registrarlos en un informe ya que la descomposición natural tras el deceso destruye cualquier rastro.

El perito dijo que otros informes sobre este caso no han tenido la exactitud necesaria, ya que abordaron solo las lesiones mortales en la cabeza cuando pudieron existir otros impactos en el tórax y las extremidades.

Dijo que el informe de Baraybar es una pericia antropológica incompleta. “Los antropólogos no hicieron un buen trabajo. No me explico por qué entran en el campo de la medicina forense, porque los antropólogos no tienen conocimientos médicos”, enfatizó.

Baraybar aclaró que en ningún momento el peritaje que él realizó con los restos habla de distancia del disparo del proyectil que mató a “Tito”, al contestar a Cartagena, quien reiteró ayer que el emerretista no murió por un disparo a corta distancia y hasta pudo haber recibido inclusive más de un tiro, durante la operación Chavín de Huántar en 1997.

Baraybar dijo, además, que Cartagena tiene una percepción bastante medieval sobre el rol de los antropólogos forenses, al comentar las declaraciones del español que dijo que no se explica por qué los antropólogos entran en el campo de la medicina forense.

POLÉMICA
“Jamás he escuchado hablar de él, ciertamente él no trabajó en ninguno de los proyectos multinacionales de los tribunales penales internacionales en los Balcanes, por ejemplo, donde se trabajaron miles de miles de casos. Yo no quiero descalificar a nadie porque no sigue las mismas técnicas de los demás”, dijo.

Además, dijo que el informe de Cartagena echa por tierra el peritaje encargado por el Ministerio de Defensa y que ello implicará que el Estado haga un papelón.

“Está clarísimo para mí que el Estado peruano no tiene ningún tipo de vergüenza de hacer un papelón como lo está haciendo en este momento, porque el informe de Cartagena echa por tierra el informe realizado por la Policía hecho a pedido del Ministerio de Defensa. Es decir, el Estado fabrica peritajes que se contradicen entre ellos mismos”, agregó.

EL TEMA DE FONDO
“El tema de fondo es el siguiente, tienes un montón de gente que está absolutamente agujereada, que tiene disparos por todas partes y tienes solo uno que tiene un disparo en la parte posterior del cuello, lo que para fines populares viene a ser la cabeza. (…) ¿cómo es posible que esta persona tenga un solo disparo?”, dijo.

La representante de Aprodeh Gloria Cano afirmó ayer que el trabajo del perito Juan Manuel Cartagena, contratado por el Ministerio de Justicia, que sostiene que Eduardo Cruz “camarada Tito”, murió por un disparo a larga distancia, no tiene valor científico porque fue realizado “a pedido” y se basa en documentos incompletos.

“El perito español sostiene que Tito murió por un disparo a la larga distancia, porque no encontró restos químicos sobre el esqueleto, pero eso es obvio porque pasaron muchos años cuando se hicieron los estudios para poder encontrar restos de pólvora donde ya no había piel”, dijo a LA PRIMERA.

Gloria Cano, defendió el informe del antropólogo forense José Pablo Baraybar. “Tito murió de un disparo a la altura de la nuca y tuvo que estar inmovilizado y flexionado para que pueda ingresar esa bala. Realmente desconcierta que ahora se diga que Tito murió de un disparo que ingresó por el lado izquierdo, y que pudo haber recibido más disparos”, manifestó Cano, quien sostuvo que “a Cartagena nadie lo conoce y ha sido pagado para decir lo que alguien le ha señalado”.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.