Nueve meses presos llevan 70 cocaleros

Setenta campesinos cocaleros de la zona del Huallaga permanecen detenidos en el penal Castro Castro, desde noviembre del año pasado, cuando fueron capturados en la publicitada operación “Eclipse”, con la que el gobierno del entonces presidente Alan García apresó y trasladó a Lima a 147 autoridades y dirigentes, hombres y mujeres, acusándolos de vínculos con Sendero Luminoso.

| 19 agosto 2011 12:08 AM | Política | 1.6k Lecturas
Nueve meses presos llevan 70 cocaleros
Campesinos inocentes exigen una política clara.
El gobierno de Alan García los encarceló para salvar la política de erradicación forzosa de cocales promovida por los EE.UU.
1625

Un día después de la redada, el gobierno de los Estados Unidos aprobó una ampliación de los fondos de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), para la erradicación de cocales y el pago de sus gastos operativos.

Luego de nueve meses, los cocaleros, entre ellos dos alcaldes y varios excandidatos en sus distritos y provincias, están abandonados, mientras el país puede leer en los diarios que el gobierno de Ollanta Humala habría cometido el “grave error” de suspender las erradicaciones sin consultar con los Estados Unidos.

Para las detenciones, el gobierno utilizó una supuesta declaración de un “colaborador eficaz”, identificado con un número clave y presentado como dirigente de Sendero Luminoso, que habría señalado a todos los cocaleros de las más variadas cuencas y tendencias políticas como colaboradores con la subversión.

Se especula que el informante podría ser el llamado “Zula”, uno de los tantos capturados a los que se ha identificado como “lugartenientes” del líder “Artemio”. El tal “Zula” podría haber hablado contra los cocaleros a cambio de algún beneficio o de su propia libertad.

LA “PRUEBA”
La segunda “prueba”, es un video, tomado el 8 de abril de 2010, en Tingo María, y en el que se ve a cuatro dirigentes campesinos en silencio, frente a un supuesto Artemio que hace una arenga.

Los que aparecen en la filmación afirman que estuvieron ahí por la fuerza y en el video se aprecia claramente que ellos no hablan y que no se trata el tema de la coca. Pero las imágenes han servido para acusar a casi un centenar y medio de campesinos, que no estuvieron en ese lugar, de trabajar para el jefe subversivo del Huallaga.

El video fue difundido en los días de la operación “Eclipse”, para convencer a la opinión pública de que se había dado un duro golpe al “narcoterrorismo”.

Muchos indicios hacen pensar a los especialistas que “Eclipse” fue un montaje para alcanzar varios objetivos: (a) debilitar la organización de los cocaleros y separar de ellas a sus dirigentes con mayor representatividad y capacidad de negociación, con el fin de dinamitar el diálogo; (b) afianzar el concepto de que narcotráfico, subversión y cultivos ilegales de coca, son la misma cosa, y deben ser tratados con el mismo criterio represivo; (c) justificar la política de erradicación impulsada por los Estados Unidos, que no impide el aumento de los cocales, pero aparenta ser el meollo de una “guerra contra la droga”, mientras que el negocio de la cocaína sigue adelante. El dirigente Gamaniel Rojas, uno de los detenidos en Castro Castro, subraya que las organizaciones cocaleras unidas con el gobierno regional de Huánuco y la Universidad Agraria de Tingo María, elaboraron el documento “Verdadero Plan Estratégico de Desarrollo Integral Sostenible de los Valles Cocaleros de la Región Huánuco 2008-2018”, como base del diálogo entre los cocaleros y las autoridades, que no solo no fue tomado en cuenta, sino que tal parece que apuró la represión.

“Da la impresión de que temen que surjan otras alternativas a las erradicaciones forzadas y la violencia contra los campesinos”, sostiene Rojas.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD