No permitan que Evo sea derrocado

El analista internacional Ernesto Velit, demandó ayer a los países de la región no permitir que un gobierno constitucional como el de Bolivia sea derrocado por el movimiento insurgente de una derecha derrotada porque eso sería sentar un mal precedente y que para evitarlo, los gobiernos latinoamericanos deben ayudar a solucionar la crisis mediante el diálogo y un alto a la violencia.

Por Diario La Primera | 15 set 2008 |    
No permitan que Evo sea derrocado
Derecha que ya fue derrotada quiere atentar contra democracia boliviana, señala.
Analista Ernesto Velit hace llamado a países de la región, mientras Chile aguarda reunión de Unasur.

Más datos

DETALLE

Como se sabe, lo que obligó a Michelle Bachelet, presidenta pro tempore de la Unasur, de convocar a la cumbre, fue una denuncia del presidente boliviano sobre la existencia de un informe de inteligencia que advertía de un inminente intento para derrocarlo. La cita será en el Palacio de la Moneda y su comienzo está previsto para las 15.00 horas locales (19.00 GMT), confirmaron fuentes gubernamentales. 

“La carta democrática interamericana, que fue aprobada en 2001 en Lima, da un blindaje a los gobiernos democráticos y constitucionales, y no permite que sean reemplazados por gobiernos de facto”, expresó descartando cualquier posibilidad de una guerra civil en ese país las negociaciones entre el representante de las regiones opositoras, el gobernador de Tarija, Mario Cossío, y el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

Por su parte, el opositor ex presidente boliviano Carlos Mesa, aseguró que para superar la crisis que vive su país tanto los prefectos autonomistas como el gobierno deben ceder: los primeros reconociendo la autoridad gubernamental, y el presidente Morales aceptando discutir el polémico proyecto de una nueva Constitución.

Para Mesa, aliado de los prefectos levantiscos, el origen de las tensiones en Bolivia no se debe a la intención de la extrema derecha de derrocar a un gobierno democrático que acaba de ser respaldado por más del 67 % de la población boliviana, sino por un problema de manejo de los impuestos a los hidrocarburos en ese país.

Mientras tanto, todo está listo para la reunión de emergencia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Santiago de Chile, a la que asistirán mañana casi todos los presidentes de la región para analizar la crisis en Bolivia, con excepción del mandatario peruano Alan García, quien justificó su inasistencia debido al viaje que emprenderá este jueves a Brasil. El Canciller José Antonio García Belaúnde irá en su reemplazo.

Hasta ayer habían confirmado su asistencia: Cristina Fernández (Argentina), Evo Morales (Bolivia), Lula da Silva (Brasil), Álvaro Uribe (Colombia), Rafael Correa (Ecuador), Fernando Lugo (Paraguay), Tabaré Vázquez (Uruguay) y Hugo Chávez (Venezuela), además de la anfitriona, Michelle Bachelet.

A la reunión también asistirá el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza ya que se busca que el esfuerzo de Unasur tenga una continuidad con lo que va a hacer la OEA para instalar una mesa de diálogo.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.