No al espionaje

Ni New York Times ni Washington Post quieren publicar el llamamiento que 562 escritores de 52 países han firmado para exigir a los gobiernos y los consorcios el cese del espionaje a la esfera privada realizado por los servicios de inteligencia occidentales.

| 15 diciembre 2013 09:12 AM | Política | 1.4k Lecturas
No al espionaje
No al espionaje
Por: César Lévano
1410

La PrimeraEntre los firmantes del llamado figuran cinco Premios Nobel –Günter Grass, Elfriede Jelinek, Orhan Pamuk, Tomas Tranströmer y J. M. Coetzee– y otros autores de alto prestigio como Umberto Eco y Paul Auster.

El Frankfurter Rundschau de Francfort, Alemania, añade una reflexión de intelectuales alemanes, entre ellos Josef Haslinger, presidente del Pen Club alemán, quienes consideran que, “una sociedad bajo constante observación ya no es una democracia”.

Ignoramos hasta el momento si Mario Vargas Llosa, el Nobel peruano, se ha pronunciado al respecto.

Los promotores del manifiesto señalan que los dos grandes diarios estadounidenses arriba mencionados han decidido no publicarlo. El pretexto es que ambos cotidianos sólo publican textos de campañas políticas previo pago.

El escrito de los grandes autores forma parte de un movimiento iniciado en Alemania y Brasil que busca que las Naciones Unidas aprueben una “Convención Internacional de los derechos digitales” vinculante.

Se sabe que las potencias occidentales espían a diario, mediante la tecnología más avanzada, millones de teléfonos fijos, celulares, computadoras. Uno de sus métodos es ubicar números telefónicos y correos electrónicos. Agentes encubiertos rastrean en todo el mundo números de teléfono y correo. Esos datos bastan a los espías globales.

Fotos de una manifestación en Berlín contra el espionaje muestran lemas como estos: “Sí, nosotros escaneamos”, “Todos vuestros datos nos pertenecen” (con retrato de Barack Obama).

El británico T. C. Boyle escribe: “No se puede salir a la calle sin ser filmado, imposible visitar una red social sin ser seguido, acudir a una cena sin que esa visita resulte marcada”.

Diversos comentaristas europeos señalan que Washington toma como pretexto la lucha contra el terrorismo y el tráfico ilícito de drogas. Pero la verdad es que han convertido a la humanidad entera en objeto de su espionaje.

Uno de los escritores firmantes del llamamiento declara: “¿Cómo se puede controlar cuándo el terrorismo es solo un pretexto y cuándo se quiere realmente defender nuestra civilización? No hay ninguna respuesta para eso, porque los Estados nunca dan una respuesta clara.

Un titular periodístico de Alemania traduce esa universalidad abusiva en este lema, que llama a una reacción colectiva: “Espiados de todos los países, ¡defendeos!”.

César Lévano

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital