Ni siquiera hay estadísticas

La directora del movimiento femenino Manuela Ramos, Gina Yáñez, dijo a LA PRIMERA que el gobierno ni siquiera tiene estadísticas sobre el trabajo que ha realizado en estos cuatro años de gestión en la problemática de la mujer, lo cual evidencia que el tema no le preocupa.

Por Diario La Primera | 31 jul 2010 |    
Ni siquiera hay estadísticas
Mujeres exigen derechos.

Yáñez remarcó la necesidad de que todos los sectores estatales vinculados a la mujer y a la sociedad, en general, trabajen de la mano y con mayores recursos a fin de solucionar los problemas que padecen las mujeres, que constituyen más del 50% de la población.

“Creo que cualquier persona debe encontrar en las instituciones del Estado, una respuesta social, psicológica y legal, lo que debe ir unido al acceso a los recursos. Esperemos que en lo que queda de este gobierno se empiece a trabajar realmente”, añadió.

Asimismo, Yáñez lamentó que el presidente Alan García, en su Mensaje a la Nación, no haya abordado el tema de la mujer, que padece serios problemas como la violencia doméstica y el feminicidio, es decir, el asesinato de mujeres. Por su parte, la congresista y ex presidenta de la Comisión de la Mujer del Parlamento, Karina Beteta, coincidió con Yáñez en plantear la necesidad de un trabajo coordinado entre las entidades estatales y las ONG que abordan el problema.

“Ya tenemos una normativa que sanciona este flagelo (de la violencia familiar y contra la mujer), pero es necesario tener programas preventivos, así como un trabajo articulado con los sectores Educación, Salud, e Interior”, consideró Beteta.

Agregó que García, tampoco tocó el tema de la creación de nuevas fiscalías y juzgados especializados en atender -con mayor conocimiento penal- los casos de violencia familiar y feminicidio, que implican una ampliación del presupuesto del Ministerio Público y el Poder Judicial.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.