Nakazaki y el 5 de abril

El abogado de borrosos rasgos faciales enfiló su elocuencia a justificar el golpe de Estado del 5 de abril, como si se tratara de un acto con alguna forma de base constitucional.

| 06 marzo 2009 12:03 AM | Política | 327 Lecturas
327

El supuesto es que el presidente tenía que salvar al país del terrorismo y la crisis económica, y que ante esa necesidad superior, debió intervenir los otros poderes del Estado que lo estaban obstaculizando y constituir un gobierno de excepción, para lo cual contó con el respaldo de la población. La tesis le sirve para sustentar no tanto la validez del pronunciamiento cívico-militar, que no está en debate, sino para afirmar que aún en este caso extremo Fujimori buscó un amparo formal para sus decisiones y dejó el registro de sus fundamentos. Hay un detalle en su propia argumentación que se vuelve contra el abogado de la mafia: precisamente el 5 de abril es una prueba de oro de que Fujimori ordenaba a los militares, a través de Hermoza y Montesinos, para alcanzar sus objetivos políticos. Si podía mover soldados y tanques para apoderarse del poder, ¿cómo no iba a poder hacerlo para golpear a sus enemigos?

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario