Nada de erradicación compulsiva de coca

En entrevista con LA PRIMERA, el presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Ricardo Soberón, expresó la necesidad de reducir los actuales cultivos excesivos de hoja de coca, pero ratificó sus críticas a la erradicación compulsiva. Descartó la legalización absoluta de la hoja de coca y subrayó la importancia , de aplicar una adecuada política de sustitución por cultivos alternativos.

| 07 agosto 2011 12:08 AM | Política | 2.5k Lecturas
Nada de erradicación compulsiva de coca
Soberón habla sobre cómo enfrentarán su nuevo reto.
El presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Ricardo Soberón, descarta además legalización absoluta de la hoja de coca.

Más datos

Tampoco habrá legalización

-¿No cree que es una utopía su propuesta de una legalización absoluta de la hoja de coca, cuando el Perú es el segundo productor mundial de cocaína?
-Quiero empezar señalando que bajo mi gestión en Devida el concepto de legalización (de la hoja de coca) no va ser objeto, ni de discusión ni de propuesta. Esto es un acuerdo político claro, al cual me someto para poder efectuar los cambios necesarios. Pero, en lo relativo a los cultivos de hoja de coca, hay la necesidad de aplicar hasta tres regímenes: Uno, vinculado a la sustitución de cultivos; otro, la reducción de los plantaciones; un tercero, destinado a remplazar el modelo de comercialización de la Empresa Nacional de la Coca (Enaco), por fórmulas de usos legales de la hoja de coca, en sus distintas variantes productivas que permite la Ley. En síntesis, no buscamos ceñirnos a un solo modelo. Por eso, descartamos el concepto de legalización absoluta que maliciosa y tendenciosamente no han querido motejar desde la posición de los denominados “sectores wikileaks”.
2554

-¿Cuáles son los principales lineamientos que tendrá su política en Devida?
-El principal aspecto estará relacionado a establecer los contactos con el resto de ministerios que son miembros del Consejo de Devida, a fin de coordinar armónicamente las estrategias orientadas al cumplimiento de las metas y objetivos trazados para el sector, lo cual no ha sucedido en el pasado.

-¿En qué consisten estas metas?
-Una de ellas estará basada en el adecuado manejo y gasto eficiente de los escasos recursos internacionales destinados a la política peruana de control de drogas.

-Usted ha señalado que existen pocos recursos para Devida, especialmente provenientes de la cooperación internacional, ¿su administración buscará ampliar los ingresos de su organismo?
-Anteriores gobiernos han descuidado la tarea de buscar el interés de la cooperación bilateral, comercial y financiera para Devida. Entonces, hay la necesidad de aplicar una política agresiva en busca de mayores recursos, de mejores entendimientos con la cooperación internacional. De decirle a la comunidad internacional: Un momento, necesitamos más recursos de vosotros porque ustedes demandan la mayor parte de la droga proveniente del Sur y, por lo tanto, les corresponde aplicar mayores recursos.

-Cierta prensa lo ha calificado a usted como “un enemigo declarado” de la erradicación de los cultivos de hoja de coca. ¿Qué les respondería?
-Basta solo revisar las cifras provenientes de los informes de las Naciones Unidas, del Departamento de Estado y del gobierno peruano sobre la situación de los cultivos que se desvían, hoy en día, al narcotráfico, para confirmar que los cambios del área cultivada anualmente en el territorio nacional obedecen más a cambios del mercado ilegal internacional, antes que a los programas de erradicación. Por ejemplo, se habla que el modelo de la región San Martín ha tenido éxito, pero el narcotráfico hace rato que abandonó el Huallaga Central y el Alto Huallaga, para enfocarse en los valles del Monzón, Tulumayo, Aguaytía y, sobre todo, en el valle de los ríos Apurímac y Ene.

-La producción de cocaína se ha incrementado exponencialmente.
-En el 2011, el Perú vuelve a repetir el ciclo de la década de los 80, y de inicios de los 90, cuando se convirtió en uno de los primeros productores de cocaína. Lo que significa que necesitamos políticas sostenibles de desarrollo rural, no solo basadas en los precios internacionales de los productos alternativos.

-Entonces, hay una necesidad impostergable de reducir los cultivos de hoja de coca.
-Es cierto. Existe un exceso. El problema es cómo el Estado reduce. Y allí nosotros sostenemos que no ha funcionado la erradicación compulsiva. Creo que es la oportunidad de lograr alianzas sostenibles con el tejido social representado por organizaciones campesinas. Estimo que al campesino le conviene llegar a entendimientos muy claros sobre este asunto.

-En ese sentido, ¿cuán importante será para su gestión la política de sustitución de cultivos?
-Es importante, sin duda. Y la experiencia de los últimos cinco años, en San Martín, demuestra que es posible aprovechar las ondas positivas de los mercados internacionales de recursos naturales que se comercializan en el mundo, como el café y el cacao.

-Entonces, ¿cuál es la fórmula?
-Plantearemos que el Estado y la empresa privada, en alianza con el tejido social, establezcan articulaciones sólidas para generar mercados locales, regionales y, en los que se pueda, internacionales. Pero no podemos poner todos los huevos de la canasta en el mercado internacional, porque la Amazonía, y especialmente la Selva Alta, no son necesariamente aptas para la agroexportación en grandes volúmenes.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.17759084702