Ministerios y mentiras

No sé con exactitud lo que los ministros, encabezados por el de Economía, acompañado por el Premier (que no encabeza nada) y el de Justicia, habrán dicho en el Congreso durante su presentación de ayer. Pero hay temas que están sobre la mesa desde la decisión de duplicar los sueldos de ministros, viceministros y secretarios generales que vale la pena discutir abiertamente:

| 13 febrero 2014 03:02 PM | Política | 1.1k Lecturas
Ministerios y mentiras
Mentiras ministeriales
Por: Raúl Wiener
1196

La Primeraa) No es verdad que se pueda comparar un gabinete de ministros con un staff de ejecutivos y gerentes de la empresa privada. Imaginar que el presidente se disputa los técnicos de primer nivel con los bancos o las grandes corporaciones, no solo es estúpido, sino deliberadamente mentiroso. Ningún alto funcionario de empresas top se iría a un cargo de gobierno por mejor sueldo que se les ofrezca (¿cuánto podría ser?) y si lo hace es porque tiene algún interés político, bueno o malo, pero lo tiene.

b) No es verdad, tampoco, que la primera condición para ser ministro sea la de tener títulos académicos o recomendación del mundo empresarial y financiero. El principal problema del actual gobierno no ha sido el currículum de sus ministros, sino su falta de liderazgo real, su fragilidad política y su afán de quedarse (no de irse) a cualquier precio, a pesar de las incomprensiones, las órdenes cruzadas de los distintos centros de poder, etc.

c) No es verdad que haya existido un problema de sueldos con los cuatro gabinetes de Humala, ya que no se encuentra un solo caso en que alguno de los enfajinados haya mostrado síntomas del “síndrome de Bayly” (la plata no me alcanza) y se haya ido por ese motivo. De dónde entonces, el brusco descubrimiento de que si no les duplicábamos el sueldo se nos iban las estrellas del régimen.

d) No es verdad, además, que tengamos un gabinete que anda con un pie en el Estado y otro en el sector privado, cuando si se le observa de cerca se verá que en su abrumadora mayoría se trata de personas que provienen de esferas burocráticas, algunos de los cuales, como Merino o Cornejo, estaban en el MEF cuando se hacían las privatizaciones de Fujimori, y otros más jóvenes han ido llegando después pero adaptándose a la misma batuta que establecieron Boloña y Camet hace más de veinte años.

e) No es verdad, finalmente, que el gobierno haya sido honesto con sus intenciones de subir violentamente sus propias remuneraciones. El año pasado el Presidente criticaba a los congresistas por elevar sus “gastos de representación” y les anunciaba el severo juicio del pueblo. Hoy dicen que es demagogia y populismo criticar el aumentazo de los ministros. En el presupuesto de 2014, elaborado por el MEF, ocultaron este nuevo egreso que representa varios millones soles adicionales por mes. Finalmente nos mintieron con el discutible Fallo de La Haya y usaron el jolgorio en su beneficio. Y eso es una burla imperdonable.

Raúl Wiener

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital