Mineras en campaña contra Giesecke

El ingeniero especialista en temas ambientales Ricardo Giesecke, uno de los probables integrantes del gabinete de Ollanta Humala, viene siendo hostigado por denuncias movidas por empresas mineras.

| 12 julio 2011 12:07 AM | Política | 1.3k Lecturas
Mineras en campaña contra Giesecke
Ricardo Giesecke.
Es duro crítico de la política ambiental de los últimos años.
1390

El ambientalista ha sido acusado por una mano invisible que hizo llegar el pasado fin de semana a los medios de información datos absolutamente manipulados para hacer aparecer sombras.

Varios medios hicieron eco de la maniobra y afirmaron que el fiscal de la Nación habría pedido la nulidad de una sentencia absolutoria que beneficiaba a Giesecke y otros exfuncionarios del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa) acusados de desviar a pagos de funcionarios fondos que estaban destinados a gastos de alimentación.

El pedido data del año 2010 y fue presentado contra una sentencia de septiembre de 2009, y la Corte Suprema lo desestimó en enero del presente año. El actual fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, hizo la apelación cuando era fiscal superior, pero no ha vuelto a mover el tema, ni podría hacerlo, luego que la Suprema cerró el caso, convirtiéndolo en cosa juzgada. Por tanto se ha estado dando a entender falsamente que recién se ha producido una acción de la más alta autoridad del Ministerio Público, que además no está dentro de sus funciones ni posibilidades.

El relato del caso está también tergiversado. Ricardo Giesecke estuvo al mando del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa), entre diciembre de 2000 y junio de 2001, por encargo del presidente del gobierno de Transición, Valentín Paniagua, y la ministra de la Mujer de ese período, Susana Villarán, bajo la responsabilidad de hacer un inventario del manejo de ese organismo, convertido en instrumento clientelista por el régimen fujimorista.

La tarea fue cumplida a marcha forzada en siete meses, por el corto plazo del que disponía el gobierno que hacía de puente entre la dictadura y la instalación del nuevo gobierno. Precisamente por ello el personal debió trabajar mucho tiempo extra y el jefe del organismo solicitó un pago especial por refrigerio y movilidad para su personal que permanecía hasta altas horas de la noche revisando documentos y visitando las unidades operativas.

Estos pagos excepcionales fueron mantenidos por sus sucesores en el cargo, entre ellos Mauricio Diez Canseco y Modesto Julca, entre otros mencionados en la “denuncia”, como si hubieran sido parte de un “directorio” de Giesecke, que habría aprobado pagos prohibidos, cuando cada uno de ellos ocupó la jefatura y adoptó sus propias decisiones.

Como supuesto daño al Estado, se indica la cantidad de 3’775 mil soles, que sería lo gastado por movilidad y raciones alimenticias durante casi cinco años, de los cuales Giesecke no estuvo ni un año.


Raúl Wiener
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD