Millonario negociado de terrenos estatales

Al llegar al kilómetro 56 de la Panamericana Sur, en el distrito de Pucusana, uno puede percibir el penetrante olor a excremento. En esa zona, a pocos metros del mar, se han construido galpones para la crianza de pollos, en un terreno que la empresa Inversiones Breca S.A., representada por Mario Brescia, compró a precio de ganga al Ministerio de Agricultura el año 2005.

Por Diario La Primera | 21 set 2008 |    
Millonario negociado de terrenos estatales
Empresa del Grupo Brescia compró terreno urbano como si fuese área para crianza de pollos.
Ministerio de Agricultura vendió a Inversiones Breca S.A. un terreno a precio subvaluado en 60 millones de dólares, en perjuicio del Estado.

Más datos

DETALLE

La Superintendencia Nacional de Bienes Estatales (SBN) vendió a la empresa Inversiones San Borja S.A., del Grupo Brescia, el local central del Ministerio de Educación a 13'240.865,82 de dólares. Aunque no hubo más postores, la adjudicación se desarrolló por subasta pública como parte del Proyecto Especial para la Reubicación de Sedes Institucionales del Poder Ejecutivo. Ese predio tiene un área total de 25.442,50 metros cuadrados y está ubicado en la calle Van de Velde 160, en San Borja.

El olor a excremento de pollo no es lo único que huele mal en el sur de Lima. Inversiones Breca S.A. adquirió ese terreno de 1 millón 106 mil metros cuadrados y pagó por él sólo 605,001.70 soles como si se tratara de terrenos agropecuarios, cuando debió cancelar mucho más, ya que esa zona es considerada como Área de Expansión Urbana, prueba de esto es que alrededor de la propiedad en cuestión se ubican modernos proyectos inmobiliarios.

En esta zona de Lima el metro cuadrado no vale menos de 60 dólares. Es decir, el Ministerio de Agricultura adjudicó a Inversiones Breca S.A. un área inmensa a precio subvaluado en 60 millones de dólares aproximadamente, en perjuicio del Estado.

LA PRIMERA halló que antes de esa transacción la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales, acogiéndose al decreto supremo Nº 130-2001-EF, transfirió el terreno al Ministerio de Agricultura, que firmó el contrato de compra-venta con Inversiones Breca S.A. a través del Proyecto Especial Titulación de Tierras y Catastro Rural (PETT) desconociendo varios informes que advertían que el área no debía considerarse como zona agropecuaria.

“Técnicamente no es admisible emprender ninguna actividad agropecuaria en zonas de expansión urbana, porque resulta incompatible con la vocación del predio”, escribió Néstor Reyes, ex director de la Oficina de Asesoría Jurídica del ministerio, en un oficio dirigido a Eduardo Morán, director ejecutivo del PETT. La transferencia definitiva de este terreno se hizo cuando Ismael Benavides ya ocupaba el cargo de ministro de Agricultura y pese a las observaciones no hizo nada por revisar este y otros contratos que perjudican al Estado peruano.

Otro documento que revela las irregularidades en las ventas es la declaración jurada de Flor de María Pérez, funcionaria de la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales, quien aseguró que en los terrenos comprados por Inversiones Breca S.A. “no existe proceso judicial alguno”. Pero Pérez mintió, porque sobre una parte de esos terrenos sí hay acciones judiciales para determinar la propiedad del predio.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.