Militares y derecha dan cuartelazo en Honduras

Tras ser deportado a Costa Rica, el presidente Manuel Zelaya denunció que fue víctima de una "conspiración orquestada por grupos de poder”, que contaron con el respaldo de un sector del Ejército para defenestrarlo por llamar a una consulta popular para reformar la Constitución.

Por Diario La Primera | 29 jun 2009 |    
Militares y derecha dan cuartelazo en Honduras
Zelaya junto al presidente de Costa Rica, óscar Arias.
El presidente Zelaya fue defenestrado por una conspiración de grupos de poder.

Zelaya también desmintió haber suscrito una supuesta renuncia, tal como afirmaron los sectores golpistas. "Es una conspiración política-militar de una elite que tiene miedo a las manifestaciones políticas", indicó Zelaya luego que el Congreso respaldara a los golpistas, aprobara una moción de censura en su contra y lo sustituyera por el presidente del Congreso, Roberto Micheletti.

La falsa nota de renuncia indicaba: "Debido a problemas insuperables de salud, que me han impedido concentrarme en los asuntos fundamentales de Estado, cumplo con el deber de interponer mi renuncia irrevocable a la Presidencia de la República, junto con la de mi gabinete de gobierno, efectiva a partir de esta fecha. Con mi renuncia espero contribuir a sanar las heridas del ambiente político nacional".

Tras el anuncio, Zelaya afirmó que sigue siendo el "legitimo presidente de Honduras" y anunció su intención de retornar a su país. "Quiero retornar a mi país (...) soy el legitimo presidente de Honduras", dijo en una rueda de prensa junto a su colega costarricense, Óscar Arias, quien lo acogió en calidad de "huésped".

El mandatario fue obligado a abandonar su país horas antes de que comenzara una consulta popular para auscultar la reforma de la Constitución, consulta que había sido declarada ilegal por el Parlamento y el Tribunal Supremo, que se oponen a toda reforma constitucional.

"Íbamos a una encuesta que no tiene carácter vinculante, algo que no puede justificar una acción de secuestro contra un presidente", explicó Zelaya, quien reclamó un pronunciamiento del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que aclare "si está detrás de esto". "Si (Estados Unidos) niega el apoyo a este golpe, puede evitar este zarpazo a nuestro pueblo, a la democracia", insistió.

El mandatario es un político dirigente de un tradicional partido de la derecha de su país que asumió el cargo en enero de 2006 y empezó a girar a la izquierda en los últimos años. Su ingresó al Alba, un grupo de países liderado por Venezuela, y del que forman parte Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador, le valió la enemistad de su partido, el Liberal, así como de Micheletti.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.