Mijael Garrido Lecca: Una carta para el señor Saavedra

Un indignado Mijael Garrido hace una mención al censurado ex Ministro Saavedra, ensalsa un punto de vista de muchos peruanos que ven a este accionar como "amargo" y no titubea al escribirle en primera persona una carta en su blog personal.

| 16 diciembre 2016 10:12 AM | Política | 6.6k Lecturas
Mijael Garrido Lecca: Una carta para el señor Saavedra
El Congreso lo ha censurado, pero será la Historia la que lo juzgará

Más datos

Lima, 15 de diciembre de 2016
6668

Señor Saavedra:

No me caben dudas de que debe de haber sido uno de los días más amargos de su carrera; sin embargo, debe también saber que ha sido un día amargo para miles de peruanos que vemos en usted a un hombre honorable, capaz y entregado a su trabajo. Hoy el polvo anda alto y las tripas revueltas. Pero cuando los meses se conviertan en Historia sepa que lo que hoy ha sucedido no será más que el inicio de algo mucho más grande que quienes hoy han actuado comprenden.

Usted ha sido censurado para satisfacer los apetitos políticos de un grupo de reptiles morales. Nada de lo que se ha dicho guarda relación alguna con la verdad, ni con lo que la justicia dicta. Es que a esta orilla nos ha empujado el tiempo que nos toca: ya lo real no importa. Son tiempos en donde lo inefable es ley y en donde la mentira dicha a ochenta voces -señora presidenta, y por su intermedio señor ministro- se hace verdad. Usted ha sido víctima de un ajedrez de coprófagos y ha logrado que su dignidad quede intacta en medio del lodazal.

Es curioso el presente: son esta noche los chillidos estridentes de sus verdugos los que suenan en cada estación de noticias. Y nadie escucha a los cientos de miles de niños cuyo futuro es ya mejor por el esfuerzo que desde su gestión se ha liderado. Es que así podemos ser los peruanos: un pueblo de gente pequeña adicta a sus mártires más histriónicos y enemiga acérrima de sus héroes más discretos. Pero sepa que somos muchos los que estamos dispuestos a luchar por desterrar a esa mentalidad lumpen. Y lo lograremos.

Quienes hoy han reclamado su puesto al gobierno timorato que -sin luchar- lo entregó creen que el poder es eterno. Creen que el dedo acusador con el que lo han insultado será siempre el suyo. Están equivocados y aquí estaremos para recordárselos. Esta lucha recién empieza. Y sepa que lo de hoy es una victoria pírrica para la mentira. Pero el tiempo nunca ha jugado a favor de la vileza. Y no habrá mayoría que sea capaz de censurar el correr de los días. El poder se acaba; el legado no. Usted ha construido y han tratado de destruirlo.

Finalmente, sepa que yo sí lo defiendo con nombre y apellido. No creo en ese recoveco timorato en el que muchos han caído: que una persona no hace a una política pública. Me rehuso a vivir en un país que castigue públicamente a quienes entregan su vida, su tiempo y su nombre para trabajar por un mejor mañana. Cualquiera que diga que vale la pena sacrificar a un buen hombre por colmar el hambre de decenas de miserables famélicos es un cobarde. Y la historia de este país no aguanta a un cobarde más en sus páginas. Muchas gracias por trabajar por los olvidados.

El Congreso lo ha censurado, pero será la Historia la que lo juzgará.

Fuente original: Altavoz.pe


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital