Mientras Hugo Chávez lucha por su vida

El sábado último, mientras arreciaba la campaña de la derecha continental sobre la crisis en la salud de Hugo Chávez y la juramentación postergada de éste, y la oposición venezolana recurría a la violencia en el estado de Táchira, entrevistamos al embajador, Alexander Yáñez de Venezuela. El diálogo se cargó de historia pasada, presente y futura.

| 15 enero 2013 12:01 AM | Política | 1.3k Lecturas
Mientras Hugo Chávez lucha por su vida
Nuestro director César Lévano dialoga con el embajador de Venezuela Alexander Yáñez.
VENEZUELA ENTRE MONROE Y BOLÍVAR
1310

—El problema de Venezuela preocupa no solo a los venezolanos. Hay un asunto que alborota a la derecha latinoamericana y es el Artículo 231 de la Constitución Bolivariana. Se da la paradoja de que los que quisieron derrocar a Hugo Chávez en su momento y desconocieron la Constitución Bolivariana a la luz de ese golpe ahora se presumen defensores de la Constitución. ¿Cómo se entiende eso?
—Eso es parte del doble discurso de la derecha venezolana que sin duda obedece a sus aspiraciones políticas. No aplican la moral ni hablan con la verdad, sino que actúan en función del pragmatismo. Esa misma oposición, que en el 1999 votó en contra de la Constitución, que es una Constitución aprobada con referéndum popular. Luego en el 2002 la desconocen cuando dan un golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez. Eliminaron todos los poderes: la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral. Luego desconocen a los gobernadores y alcaldes electos popularmente del Partido Socialista Unido de Venezuela. Esa oposición está utilizando ahora la Constitución, tratando de generar una situación en lo nacional y en lo internacional argumentando que el gobierno venezolano estaría violentando la Constitución. Los que una vez violaron la Constitución, la rompieron frente a las cámaras y la desconocieron, ahora se dicen defensores de esa Constitución.

—¿Pero qué dice realmente la Constitución de Venezuela? Parece que se cita un fragmento y no el artículo completo.
—En relación al tema de la juramentación presidencial hay un artículo en la Constitución que es el 231. Ese artículo dice: “El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo como presidente o presidenta de la República el 10 de enero del primer año de su periodo constitucional y con juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el presidente o la presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”.

¿Qué nos está diciendo el artículo? Nos está diciendo que la fecha de inicio y culminación de un periodo constitucional es el 10 de enero. Nos está diciendo que el presidente electo debe juramentar el 10 de enero ante la Asamblea Nacional. Pero es flexible cuando dice que en caso de que ocurra alguna acción sobrevenida o inesperada el presidente pueda jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia, obviamente en una fecha posterior. Ahí es donde está la manipulación, pues se presenta la inasistencia del presidente de la República para juramentar el 10 de enero como una falta absoluta, cosa que es totalmente falsa porque la misma Constitución en su artículo 233 establece cuáles son los supuestos de las faltas absolutas. Y dentro de esos supuestos de las faltas absolutas no está la juramentación del 10 de enero.

Entonces, hay documentos muy importantes en este sentido. Uno es la Constitución, y otro, la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, que valida lo que la Constitución está diciendo y obviamente la Sala Constitucional no desconoce la necesidad de juramentar. De hecho, dice expresamente que el Presidente debe juramentar inicialmente el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, pero si sucede una causa sobrevenida, entonces debe hacerlo en fecha posterior ante el Tribunal Supremo de Justicia. Eso no lo está reconociendo la oposición venezolana

—El diario El Comercio ha publicado en primera página, en un título notorio: “Chavismo usa de amenazas para imponer su régimen”. También cita un texto del vicepresidente Nicolás Maduro. ¿Qué hay de cierto?
—Los únicos que han desconocido la Constitución Bolivariana durante estos 14 años de gobierno democrático y popular del presidente Hugo Chávez han sido los opositores porque, primero, dieron un golpe de Estado. Y segundo, dieron un golpe petrolero en el 2002 paralizando la industria petrolera, violentando la Constitución también, por lo cual se generaron pérdidas por encima de 15 mil millones de dólares. Eso no hay que olvidarlo. De tal manera que un sector de la oposición muy poderoso, vinculado a los medios de comunicación y con mucho dinero, ha tenido la tendencia de usar medidas no constitucionales e incluso la violencia para derrocar al presidente Hugo Chávez, en la medida que no lo ha podido hacer por la vía electoral. Incluso se habla de gobernadores que estarían planteando la idea de desconocer al presidente en actual ejercicio de su función. Ante esa situación, lo que el vicepresidente de la República ha hecho es un llamado para que no utilicen los mecanismos que utilizaron en el pasado para tratar de derrocar el gobierno bolivariano, y que en caso de que lo hagan recibirán una respuesta contundente, en el marco de las leyes. Eso fue lo que dijo el vicepresidente.

—Parece que han comenzado con actos violentos en Táchira e incluso contra una institución protectora de niños y niñas, defendida por mujeres.
—Incluso la gobernación del Táchira fue atacada por un grupo de personas que se dicen estudiantes. Ellos atacaron al gobernador del Táchira, gobernación que está ahora en manos del Partido Socialista Unido de Venezuela. Evidentemente, puede ser parte de este plan general para dar la idea de que en Venezuela hay una anarquía, que no hay gobierno y a partir de allí tratar de invocar a organismos internacionales extranjeros.

—El jueves 10, varios presidentes de América Latina acudieron a Caracas ¿Cuál ha sido el significado?
—El 10 de enero hubo una concentración a favor del comandante presidente Hugo Chávez y a favor de la Constitución que fue multitudinaria y acudieron representantes de 20 países, cancilleres, vicecancilleres, presidentes, primeros ministros, ministros de varios países de América Latina y el Caribe, en respaldo a la constitucionalidad en Venezuela y al gobierno del presidente Chávez. Lo más importante ha sido la presencia masiva popular. No hay que olvidar que el 7 de octubre, el presidente Chávez es reelecto con casi el 56% de los votos con una diferencia de 12 puntos respecto a su opositor. Una diferencia contundente. Si uno revisa la diferencia con la que el presidente Obama en Estados Unidos ganó: ve una diferencia ínfima del uno por ciento.



—Hay muchas hipótesis sobre el estado de salud del presidente Hugo Chávez. ¿Cuál es la situación real?
—La información del estado de salud del presidente Chávez ha sido ampliamente y de manera oportuna difundida por el gobierno bolivariano. Hay, hasta hoy sábado, 28 reportes que se han hecho sobre la situación de la salud del presidente. Eso parece que los medios de comunicación de la derecha transnacional desconocen, porque siguen insistiendo que no se sabe cuál es el estado de salud del presidente Chávez. Lo que tienen que hacer es leer la información de los reportes.

—Parece que el terreno no es muy favorable para la oposición venezolana, porque los diversos gobiernos han manifestado su preocupación por la salud de Hugo Chávez, ya sea con su solidaridad o un acuerdo expreso o tácito. ¿Qué opina?
—He oído unas declaraciones de la oposición venezolana que dijo que están decepcionados con lo que dijo presidente de la Organización de Estados Americanos e incluso lo dicho por los presidentes de Latinoamérica y el Caribe. No hay posibilidad para especulaciones ni posibilidad de argumentar una violación constitucional ni decir que la sentencia del tribunal de justicia esté violando la Constitución.

—¿Qué de nuevo puede traer la situación venezolana con respecto a los proyectos integracionistas en la región?
—Hay una tesis histórica que es la confrontación de la idea de James Monroe versus la idea del libertador Simón Bolívar. Esa tesis de Monroe está vigente. Según ella, América es para los americanos, es decir, para los Estados Unidos. La tesis bolivariana es la tesis de la unidad latinoamericana y caribeña para buscar mecanismos de desarrollo de nuestros países. Y también tener la capacidad disuasiva de poder enfrentar cualquier reto en las relaciones internacionales o frente a cualquier amenaza. La relación con Estados Unidos, como la dicho el vicepresidente Maduro, ha sido con sus altas y sus bajas. Es una relación que se encuentra con un hecho fundamental: Venezuela ha decidido ser soberana y libre, ha decidido ejercer el control soberano sobre sus recursos naturales, ha decidido tener una política exterior auténtica, pluripolar, es decir, con muchos polos y con un poder mulicéntrico. Eso choca con la política exterior de Estados Unidos. Venezuela siempre ha dicho que tiene la intención de establecer una buena relación con los Estados Unidos, siempre y cuando haya respeto a la soberanía nacional y no haya intención de tutelar nuestras relaciones, ni cuestionar nuestras relaciones políticas y diplomáticas.


César Lévano
Director


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.811716079712