Mercado de Santa Anita empieza el domingo

Desde la madrugada del domingo decenas de trailers descargarán productos en nuevo Mercado Mayorista de Santa Anita, anunció el teniente alcalde Eduardo Zegarra.

| 21 setiembre 2012 12:09 AM | Política | 7.7k Lecturas
Mercado de Santa Anita empieza el domingo
El gran Mercado Mayorista se hace realidad y expenderá en mejores condiciones los alimentos de primera necesidad.
ADIÓS A LA PARADA

Más datos

TONELADAS DE BASURA

La Parada es un mercado antiguo reformado en 1945. El 30% de productos se pierden o malogran y es sinónimo de comerciantes millonarios, de reyes del pollo, la papa o la fruta, pero también, de delincuencia y tugurio. Depósito de miles de toneladas de basura y roedores; alcoholismo, drogadicción, prostitución, explotación, estibadores alcoholizados, sin seguro ni pensión anclados en la carreta.
7706

La vieja historia del Mercado Mayorista de La Parada que abastece a más 400 grandes mercados de Lima desde hace 80 años, se acabará la madrugada de este domingo, cuando decenas de trailers con productos perecibles descargarán en los almacenes del nuevo y moderno Mercado Mayorista de Santa Anita, anunció el teniente alcalde de Lima Eduardo Zegarra.

Esta medida dará inicio a los trabajos de instalación de comerciantes en los nuevos puestos del mercado de Santa Anita pues, según indicó Zegarra, no aceptarán chantajes de los comerciantes donde ingresaban más de 4 mil toneladas de productos.

Para asegurar el ingreso de los trailers con los alimentos de consumo familiar al nuevo mercado de Santa Anita, las autoridades municipales han solicitado el apoyo y garantías de la Fiscalía de Prevención del Delito, la Policía Nacional y del Serenazgo de Santa Anita. Actualmente ya hay 500 comerciantes inscritos de los 800 tentativos.

Zegarra dijo que desde el pasado 19 de setiembre, La Parada perdió su categoría de Mercado Mayorista, cuya denominación ahora la tiene el Mercado Mayorista de Santa Anita, por sus modernas instalaciones que cumplen y garantizan normas y condiciones de higiene y seguridad para los compradores y comerciantes.

Criticó el doble discurso de la dirigente de La Parada Margarita Valladolid, quien expresó su negativa al traslado de los comerciantes mientras está inscrita en las planillas de la Municipalidad de Lima como una aspirante a un puesto en Santa Anita. El teniente alcalde ratificó que el traslado al nuevo mercado, no tiene marcha atrás.

CAPACITAN A COMERCIANTES
Sobre las negociaciones con algunos representantes de comerciantes de La Parada, el teniente alcalde refirió que se aceptaron diversas posturas expuestas por los comerciantes, “pero que ellos también tienen que estar dispuestos a cambiar por el bien de su actividad y de los consumidores minoristas”.

Ricardo Giesecke, presidente de la Empresa Nacional de Administración de Mercados, dio alcances sobre las potencialidades del nuevo Mercado Mayorista y mostró el trabajo de capacitación a otros trabajadores que dependen de este centro de abastos como los estibadores, que ya vienen entrenando en el lugar divididos en pequeños grupos y que suman varias decenas.

Sobre el tráfico en la avenida La Cultura donde está el Mercado de Santa Anita, Giesecke reveló que se podría haber visto afectado, sino hubieran hecho los trabajos de reforzamientos de vías y que también se ha previsto la instalación de cuatro nuevos semáforos. Sin embargo, explicó que los trailers con la carga de productos y alimentos entrarán por la Carretera Central, en horas de la noche hasta el amanecer.



LAS PROTESTAS DE LOS INFORMALES
Las protestas contra el nuevo Mercado Mayorista de Santa Anita lo encabezan principalmente los comerciantes informales. Algunos se han declarado en protesta permanente. Están en pie de lucha porque, según sus dirigentes, se ha roto el diálogo con la alcaldesa. Dicen que la municipalidad no logrará llevarlos a Santa Anita o trasladarlos con medidas de restricción como el ingreso de los trailers, y que darán la lucha si se colocan hitos en las puertas para vehículos, responsabilizando a las autoridades si hubiera desmanes en la zona, aunque ellos señalan ser pacifistas.

En los años 60 otro grupo de comerciantes del viejo, tugurizado y ratizado ex Mercado Central de Lima también se opusieron al orden, limpieza seguridad, pero la ley y la modernidad se impusieron para construir el moderno edificio y centro de abastos limeño.

Lo mismo ocurrió con cerca de 80 mil ambulantes que invadieron varias décadas el Centro Histórico de Lima y se resistieron al finado exalcalde limeño Alberto Andrade, pero fueron desalojados. Es que hay muchos privilegios, ganancias y mafias enquistadas en estos negocios.



ADEMÁS ES FOCO DE DESORDEN E INFORMALIDAD, DONDE PULULAN RATAS Y DELINCUENTES
La Parada es un mercado colapsado
El Mercado Mayorista de La Parada, el principal de Lima, ha colapsado y ha sido invadido por la informalidad y la delincuencia, convirtiéndose en un lugar del caos. Se ha mantenido sin mayores cambios en los últimos 80 años. Está en La Victoria y abarca 3,51 hectáreas delimitado por las avenidas Bausate y Meza, San Pablo, Humboldt y Aviación.

Este lugar es considerado como uno de los más peligrosos de la ciudad por la gran cantidad de robos y asaltos. Es una zona, donde prima la suciedad y el peligro, y ahora hay un conflicto social por la decisión de la Municipalidad de Lima de abrir un nuevo Mercado Mayorista en Santa Anita.

El perímetro de La Parada es un caos completo. Está rodeado de puestos de venta precarios de productos perecederos, vendedores ambulantes de diferentes mercancías, incluyendo comida, lo que agrega un panorama de desorden, hacinamiento. Todo esto produce la proliferación de roedores y otros animales, que es un peligro para la salud pública de todos.

El interior del mercado es caótico; se compone de numerosos puestos pequeños techados con precarias calaminas y mantas de plástico. La mercancía almacenada frecuentemente sobrepasa el área del puesto y la ruma de los sacos con productos perecibles.

Delante de cada puesto hay entre dos y cinco personas que venden ambulatoriamente hortalizas y tubérculos sobre el suelo, periódicos o mantas. Algunos de estos puestos ambulatorios tienen sombrillas que acumulan gran cantidad de polvo.

Los techos de los puestos están en condiciones precarias y con instalaciones eléctricas clandestinas y no resguarda la calidad de los productos.

Las pequeñas calles peatonales entre hileras de puestos son también lugares de paso para los estibadores, cargadores, y de una manera muy peligrosa, de camiones de carga.

Los lugares de venta minoristas representan un gran peligro fitosanitario, por la acumulación de javas de madera que se reciclan continuamente y que son portadoras de muchas plagas para la agricultura, que fácilmente pueden dispersarse por el movimiento continuo de éstas, sin contar la contaminación por la compra de productos, según un reciente y serio diagnóstico sanitario y fitosanitario de La Parada de junio de este año.

SERVICIOS
Los servicios básicos existen, pero el estado de deterioro es tal, que representa uno de los puntos de contaminación y foco infeccioso más peligrosos de La Parada.

La luz es deficiente y constituye un peligro constante, por las conexiones clandestinas y la exposición de los cables a la intemperie.

No hay agua en los puestos, por lo que los trabajadores transportan el agua en baldes o bolsas plásticas de los baños, que es un fuerte punto de contaminación.

Los baños, si bien han recibido alguna remodelación, mantienen un sistema combinado de retretes con silos, ambos completamente abiertos.

La Parada no tiene una logística para tratar la basura. Los vendedores de productos, los usuarios, conviven diariamente con una gran cantidad de basura en distintos grados de descomposición.

La basura es el denominador común de los pasadizos peatonales. Se trata de desechos mixtos, es decir, mezcla de tierra, residuos vegetales, de comida, de embalaje, incluyendo bolsas plásticas, periódicos, cajas portacomida, etc.

CONTAMINACIÓN Y PLAGAS
La Parada no tiene una gestión sobre el manejo de la contaminación y control de plagas. Roedores y cucarachas son observados a plena luz del día. El hacinamiento que se vive impide que se haga una buena labor de desratización y limpieza sanitaria. Los productos almacenados tienen mordeduras de roedores y hay presencia incluso de pulgas.

La circulación peatonal y vehicular dentro de La Parada no tiene una señalización específica, al igual que los estibadores. Fuera del mercado, la situación es caótica debido al gran número de puestos minoristas, lo que dificulta la fluidez del tráfico por toda la zona.

Los productos que llegan al mercado son mayormente: papa, cebolla, ajo, choclo, limones, yuca, camote, hortalizas varias, entre otros; y ninguno de ellos acredita haber cumplido con los procesos de producción que se solicita en el Perú para productos de exportación.

La Parada carece de almacenes adecuados. Los que hacen las veces de éstos se puede decir que son áreas de acumulación de productos, donde falta ventilación. No tiene áreas de refrigeración, que es elemental en todo Mercado Mayorista.

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD