Mayoria no saber por quién votar

La encuesta de GfK publicada ayer en La República muestra que Keiko Fujimori sigue en la punta de la intención de voto, pero ha bajado dos puntos: de 32 a 30 por ciento. Hay, en cambio, un 36 por ciento que aún no decide su voto o indica que votaría en blanco o viciado.

| 21 diciembre 2015 11:12 AM | Política | 3.5k Lecturas
Mayoria no saber por quién votar
Mayoria no saber por quién votar
Por César Lévano
3574

Alan García, después de su publicitada alianza con el PPC, sigue hundiéndose. Ahora está en cinco por ciento, frente al 11 de PPK, el 8 de César Acuña y el 3 de Alejandro Toledo.

Bajo el rubro de Otros, con dos por ciento cada uno, aparecen Verónika Mendoza, Julio Guzmán y Daniel Urresti. Más abajo, con 0.2 por ciento, queda Ántero Flores-Aráoz.

La encuesta se realizó entre el 11 y el 15 de diciembre, por lo que puede deducirse que el avance unitario de la izquierda no había repercutido aún en la intención de voto favorable a la candidata Mendoza.

El sondeo revela una leve mejora en la aprobación del presidente Ollanta Humala y de su esposa: él sube de 11 a 16 por ciento. Su descenso se ve, sin embargo, como prolongado y persistente, si se recuerda que en marzo de este año, hace nueve meses, tenía 25 por ciento de aprobación. Su índice de desaprobación llega al 84 por ciento en el Norte y 86 en el Sur.

Nadine Heredia aparece con 12 por ciento de aprobación, con lo cual gana cuatro puntos respecto de noviembre. Pero en marzo tenía 27, y desde entonces, no ha cesado de bajar, con breves recuperaciones. Sobre ella cayó la sombra de las agendas fementidas. Su desaprobación regional supera a la de su esposo: 85 por ciento en el Norte, 88 en el Sur.

GfK preguntó si los encuestados estaban de acuerdo con la alianza del Apra y el PPC. Solo 15 por ciento se manifestó de acuerdo. Hay un sentido clasista en esa oposición. La alianza es aprobada por el 26 por ciento en el nivel social más alto, el A y el B. Por lo contrario, solo el 19 la aprueba en el C, que es el mayoritario. En la capa de los más pobres, los sectores D y E, la aprobación se reduce al 10 por ciento. Se diría que la gente ve en el PPC y el Apra juntos, el partido unificado de los ricos. Triste destino del que alguna vez se bautizó como Partido del Pueblo.

El panorama de la encuesta refleja un estado de opinión casi inmóvil. No se ve una perspectiva histórica, un debate de ideas, un soplo de cambiar. El elenco derechista que el sistema presenta no se muestra capaz de movilizar energías y corazones. Ninguno inspira confianza o fervor. Con ese conjunto de candidatos, si mañana fueran las elecciones, solo habría un gran perdedor: el Perú.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital