Martha Chávez fue destituída de subcomisión de DD.HH

La Comisión de Justicia del Congreso de la República desactivó ayer por nueve votos contra seis el subgrupo de trabajo de derechos humanos del que se había apoderado Martha Chávez, lo que significó una derrota de la coalición aprofujimorista y un triunfo de la democracia.

| 13 noviembre 2013 09:11 AM | Política | 3k Lecturas
Martha Chávez fue destituída de subcomisión de DDHH
Martha Chávez fue destituída de subcomisión de DD.HH
Comisión de Justicia desactiva grupo de derechos humanos que había sido capturado por Martha Chávez.
3021

Tras un encendido debate de más de cuatro horas en el que no faltaron los pullazos, el fujimorismo, que tuvo como principal refuerzo al congresista aprista Mauricio Mulder, trató de defender la presencia de Chávez al frente del subgrupo, pero sus esfuerzos fueron inútiles.

Como una de las últimas medidas para impedir que se vote la desactivación del subgrupo, la congresista Chávez solicitó que se realice una consulta a Oficialía Mayor del Parlamento sobre cuestiones de reglamentación que supuestamente no habían quedado resueltas en el debate.

El objetivo era que se traslade el pedido para que Oficialía resuelva en dos o tres días y de esta forma evitar que se desactive el subgrupo. Dicho pedido fue sometido a votación y rechazado en el acto.

Fue entonces que recién se pasó a votar el pedido de desactivación planteado por el vicepresidente de la Comisión de Justicia, Heriberto Benítez, quien, en esta oportunidad, tuvo el apoyo del oficialismo y el Frente Amplio-Acción Popular.

La votación fue nominal, es decir, cada congresista debía expresar su voto verbalmente. Con nueve votos a favor y seis en contra, incluido el del congresista Mulder, quien esta vez no se abstuvo como en la votación anterior en que se ratificó a Chávez, se dispuso la desactivación del grupo.

A favor de la desactivación se pronunciaron los legisladores nacionalista Teófilo Gamarra, Martín Rivas, Omar Chehade, Cenaida Uribe, Ana María Solór-zano y José Urquizo. También la legisladora de Acción Popular-Frente Amplio Rosa Mavila, Crisólogo Espejo de Perú Posible y Heriberto Benítez de Solidaridad Nacional.

En contra estuvieron los parlamentarios fujimoristas Julio Rosas, Octavio Salazar, Pedro Spadaro, Juan José Díaz y Rolando Reátegui. También el congresista aprista Mauricio Mulder, quien justificó su participación en el grupo de trabajo por haber sido elegido miembro titular de la Comisión de Justicia en reemplazo de su colega de bancada Renzo Reggiardo.

Luego de la derrota, Chávez dio sus últimos manotazos y solicitó la reconsideración de la votación, argumentando que su principal objetivo sería la investigación del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

El congresista Juan Carlos Eguren, presidente de la Comisión, sostuvo que, pese a que no había un pedido formal por escrito para esa reconsideración, se sometía a votación a mano alzada.

El pedido fue rechazado en medio de la protesta de la congresista Chávez, quien se quedó sentada y asegurando a viva voz que continuará con la investigación a los miembros de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) “con o sin grupo de trabajo”.

ACALORADO DEBATE

Durante el debate quedó claro que las voces predominantes por parte de los que pedían la desactivación fueron los congresistas Benítez y Mavila, mientras que la defensa más ardorosa rechazando ese pedido fue argumentado por Chávez y Mulder, quien parecía un fujimorista más.

Benítez dijo que Chávez había desnaturalizado las condiciones por las que fue creado ese grupo de trabajo por lo que debía procederse a su desactivación.

Mavila sostuvo que la imagen del Congreso está de por medio y no podía estar al frente de un grupo de trabajo que ve un tema tan sensible como los derechos humanos, una persona como Chávez que tiene una opinión unilateral y genera polarización en la población.

Las cosas se pusieron calientes cuando Chávez dijo que algunos congresistas (dirigiéndose a Mavila) habían sido vistos alentando la guerra popular en la Universidad San Cristóbal de Huamanga.

Mavila respondió de inmediato señalando que “yo no he sido procesada por terrorista” y aseguró que en su momento se enfrentó y discrepó con las ideas del senderista Osmán Morote.

Mavila dijo que Chávez tiene un pensamiento unilateral y “considera que todos los miembros de la CVR son marxistas, que Leonor la Rosa se autotorturó, que los estudiantes de La Cantuta se autosecuestraron y que la coordinadora de derechos humanos es proterrorista”.

“Para presidir un grupo de derechos humanos no se puede tener una actitud sesgada”, agregó. “No es coherente que una sola bancada, una minoría tome decisiones en un tema tan álgido y de tanta gravitación como los derechos humanos”, señaló Mavila.

Mulder, por su parte, consideró que a nivel reglamentario no había ninguna objeción y se estaba tomando una decisión por los puntos de vista y la opinión de Martha Chávez, lo que consideró como “inaceptable”.

En su réplica Mavila indicó que los derechos humanos tienen que ser tratados de manera tolerante y solicitó la nulidad de la designación de Chávez, asegurando que sí era revisable.

Posteriormente, la congresista Martha Chávez sostuvo en una conferencia de prensa que “así como en el pasado le pegaban a uno un tiro de gracia, hoy me han pegado el tiro de gracia formal, legal”.

María Milagros Brugman


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario

Espere...