Manuel Rodriguez: "El Perú tiene acceso a un pedazo de mar ya que el agua que baña esa playa es peruana"

El excanciller y principal promotor de la demanda marítima, embajador Manuel Rodríguez Cuadros, manifestó a LA PRIMERA que el llamado triángulo terrestre es peruano y que si Chile insiste en reclamarlo para ellos y se va al arbitraje de EE.UU, tenemos la razón jurídica porque así está estipulado en el Tratado de 1929. Asimismo nos hace conocer que el triángulo terrestre del Perú tiene acceso a un pedazo de mar ya que el agua que baña esa playa es peruana.

| 06 febrero 2014 10:02 AM | Política | 2.6k Lecturas
Manuel Rodriguez: "El Perú tiene acceso a un pedazo de mar ya que el agua que baña esa playa es peruana"
El triángulo terrestre tiene playa
2623

–¿Una frontera marítima puede empezar en un lugar de la tierra como el Hito N° 1 tal y como quieren darlo a entender las autoridades chilenas?

–No, las fronteras marítimas nunca empiezan en tierra, porque los estados costeros tienen una franja de mar que se llama “las aguas interiores” y que son parte de su territorio. Esa franja de mar tiene una línea de base, entonces, la soberanía de los estados sobre el mar adyacente a sus costas se cuenta a partir de la línea de base, que es una línea de mar y no a partir de un punto en tierra. La línea de base es el límite entre las aguas interiores y el mar territorial, consecuentemente, es una equivocación, es un grave error decir que la Corte ha fijado que el límite marítimo entre Perú y Chile se inicia en el Hito Nº 1. La Corte ha señalado que el punto de inicio de la frontera marítima es la intersección, en el mar, de la proyección del paralelo que pasa por el Hito Nº 1 con la línea de baja mar. No ha dicho que empieza en el Hito Nº 1.

–Además los jueces de La Haya no tenían competencia para pronunciarse sobre límites terrestres en tanto la demanda fue de límites marítimos…

–La Corte en su sentencia ha dicho claramente que no se pronuncia sobre donde empiezan los límites terrestres, porque ninguna de las partes le había pedido eso. No tenía competencia para pronunciarse sobre un asunto territorial. Entonces lo que han hecho es determinar un punto de inicio de la frontera marítima en el mar y para ubicar ese punto han tomado la proyección del paralelo que pasa desde el Hito Nº 1 y lo han fijado en la intersección con la baja mar.

–¿A pesar de la confusión que ha creado Chile sobre el triángulo terrestre, cree que la Corte atendió las principales demandas del Perú?

–El 26 de enero Chile ejercía de facto su jurisdicción y soberanía sobre sus 200 millas en un área de 38,280 km2. El 27 de enero la Corte dijo que más de la mitad del mar en donde Chile estuvo ejerciendo su soberanía y jurisdicción de facto pasaba a la soberanía del Perú. De esos 38,280 km2 la Corte transfirió al Perú 21,928, es decir el 57.3%. Y determinó que Chile tiene derecho solo a 16,352 km. Esto quiere decir que el mar en el que Chile ejercía soberanía el 26 de enero, al día siguiente se redujo en 57.3% que pasó ese mismo día a ser mar peruano. Si a ello añadimos que en el triángulo externo –de 28 mil km2 - el Perú ha ganado el 100%, entonces, eso hace que desde la perspectiva de las pretensiones peruanas la Corte nos ha dado el 75.4% de lo que demandamos. Hoy tenemos 50,284 km2 de mar que hace 10 días no teníamos. Este es un triunfo contundente e histórico.

AGUAS PERUANAS

–¿A qué nos referimos cuando se habla de costa seca?

–La costa seca es un concepto que hace referencia a pequeños espacios de territorio que no tienen una proyección marítima importante, lo cual no quiere decir que el agua que baña la arena no sea del Estado correspondiente. Vamos a ponerlo en claro en este momento, el Perú tiene soberanía sobre su territorio hasta el Punto Concordia, incluyendo el triángulo terrestre, que es territorio peruano. Ese triángulo tiene más o menos dos cuadras - 216 metros - que da al mar y como el límite (entre Perú y Chile) no empieza en la arena, sino en la línea de baja mar, ahí hay aguas interiores del Perú. Técnicamente si alguien se tendría que bañar ahí se está bañando en aguas peruanas y no chilenas.

–¿Entonces esa parte de la playa es peruana?

–Claro, ese pedacito. El agua que baña esa playa es peruana.

–A partir de esa parte es de Chile…

–Sí, a partir de esa parte es de Chile. La Primera

COORDENADAS GEOGRÁFICAS

–¿Si la Corte es la responsable de administrar justicia no es contradictorio que deje abierta la posibilidad que el Perú y Chile negocien el establecimiento de las coordenadas geográficas de las fronteras delimitadas?

–No, la Corte en esto tiene una práctica diversa. Hay casos de delimitación marítima en donde la Corte fija estrictamente las coordenadas. Hay casos que no requieren mayor complejidad y entonces pide a las partes que ellas la fijen. La Corte ha pedido que se fijen tres coordenadas, pero ha trazado el límite completo, ello permite establecer las coordenadas de manera sencilla y directa. Las coordenadas se establecerán con mediciones matemáticas que son exactas y se expresan en grados, minutos y segundos, eso se hace normalmente con medición astronómica y es sencillo.

–¿Qué ocurrirá si las mediciones sobre los límites de ambos países no coinciden?

–Es que es imposible que no coincidan, porque es una cuestión matemática. Utilizando el mismo método siempre coincidirán.

–¿Usted cree que esto va a ser fácilmente delimitado?, ¿no sería necesario que la Cancillería evalúe pedir el cumplimiento de este aspecto de la sentencia al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en caso esto se dilate?

–Aquí no hay ningún problema con las coordenadas. Las coordenadas las tienen que fijar los dos países de acuerdo a estos métodos de carácter astronómico y espero que en tres o cuatro semanas estén fijadas.

HISTORIA DEL FALLO

–Alan García ha querido aparecer como el abanderado de la sentencia que emitió La Haya, sin embargo, hace poco José Antonio García Belaunde reconoció que el expresidente no quiso ir a la Corte, ¿qué hay de cierto en esto?

–En el año 2004 cuando fui canciller de la República existía la idea que no se podía llevar el caso a La Haya, porque ninguno de los dos países habían reconocido la competencia obligatoria de la Corte. Entonces, en esa época señalé que eso no era cierto, porque el Perú y Chile habían reconocido la competencia de la Corte para sus casos de disputa de soberanía a través del Pacto de Bogotá en 1948 (…) durante el primer año o cerca de dos del gobierno del presidente García cambió la política y la decisión fue no presentar la demanda, pero después hubo una rectificación y yo creo que las rectificaciones son buenas y saludables.

–¿Cómo así es que se produce esta rectificación?, ¿cuál fue el contexto en el que esto sucede?

–Se rectificó a partir de que hubo un movimiento social importante, hubo el problema de Arica en relación a los límites de Arica y Parinacota, entre otras cosas y el presidente García decidió presentarla y eso es importante, porque dio inicio formal al proceso. No dio inicio al proceso mismo desde sus orígenes, porque esa fue una decisión que se adoptó durante el gobierno del presidente Toledo. Yo la adopté. Inclusive una vez tomada la decisión de ir a la Corte en el mes de octubre del 2004 yo informé al Congreso en pleno que iríamos a la Corte. El Congreso respaldó por aclamación la iniciativa.

–¿Cuáles fueron los pasos que se dieron para formular la demanda que llevaron a la Corte?

–Había que cumplir una serie de requisitos, nosotros reconocimos la competencia obligatoria de la Corte, había que agotar las negociaciones diplomáticas, había que demostrar que existía una controversia jurídica (…) cumplimos todos los requisitos. Finalmente se elaboró la demanda y se dejó lista para que se presente. Y el presidente García solicitó al presidente Toledo públicamente que no presenté la demanda, porque eso debía corresponder al nuevo gobierno y el presidente Toledo accedió.

–¿Qué hay de cierto que el entonces ministro del Economía Pedro Pablo Kuczynski y la Confiep no querían presentar la demanda para no deteriorar las buenas relaciones comerciales con Chile?

–Eso yo no lo sé. Yo renuncié a la Cancillería en agosto, pero de lo que sí puedo dar fe es que la decisión de llevar el caso a la Corte fue adoptada en una reunión mía con el presidente Toledo y el primer ministro Carlos Ferrero -entre mayo o junio del 2004- y el presidente y el premier estuvieron absolutamente de acuerdo conmigo y además me dieron plenos poderes para desarrollar todas las acciones y llevar el caso a la Corte. Yo dejé en mi escritorio el texto de la demanda, la posición jurídica del Perú y 14 estudios de juristas internacionales. Su pregunta podría referirse al periodo donde yo ya había renunciado. La Primera

ARBITRAJE EN USA

–Actualmente se está hablando de un arbitraje en los Estados Unidos para definir el problema limítrofe sobre el triángulo terrestre…

–Para el Perú no existe ningún problema limítrofe con Chile, porque la frontera terrestre está absolutamente demarcada y el triángulo terrestre es peruano. Ahora si el gobierno de Chile desconoce formalmente la soberanía del Perú y este asunto no encuentra una solución -que no puede ser otra que el reconocimiento de Chile que es soberanía peruana- pues en ese caso el Tratado de 1929 tiene una cláusula que dice que si hay discrepancias se lleva al arbitraje con el presidente de los Estados Unidos y se acabó. Entonces hay que tener fortaleza en la posición peruana, hay que tener coherencia en la posición peruana y yo creo que no hay que vincular ese tema con la delimitación marítima que no tiene ninguna relación.

–¿Si consideramos las declaraciones chilenas se puede decir que ya existe una controversia con Chile sobre el triángulo terrestre?

–No existe todavía, porque una cosa son las declaraciones y otra son las comunicaciones oficiales diplomáticas.

–¿Las declaraciones presidenciales no tienen un status oficial?

–No necesariamente.

–¿Por qué?

–Porque los estados tienen maneras de expresar formalmente sus posiciones sobre determinados temas, y si en el futuro el gobierno de Chile plantea formalmente este caso ahí pienso deberíamos ir a la aplicación del Tratado de 1929 para el arbitraje.

–¿No le convendría al Perú adelantarse a Chile?

–No, porque nosotros no dudamos que es peruano. Nosotros no reconocemos una controversia. Afirmamos que es peruano, para el Perú no hay controversia, el triángulo es peruano, que eso quede bien claro.

–Algunos consideran que se está guardando silencio o que se está tratando de evadir lo que dicen los chilenos…

–Pero cómo se va estar guardando silencio si la canciller ha dicho cien veces que el triángulo es peruano, el Presidente de la República también y todos nosotros, los miembros del equipo jurídico también.

–Pero las autoridades chilenas gritan que nuestro territorio les pertenece…

–Bueno, es que la diplomacia no son gritos, la diplomacia es afirmación de derechos con serenidad y convicción.

–Algunos analistas han declarado a LA PRIMERA que el Perú debería tomar posesión del triángulo terrestre, ¿qué le parecen estas opiniones?

–Esa es una cosa infantil a mi juicio, porque ¿qué queremos? un enfrentamiento armado en este momento, eso no tiene ningún sentido. Eso desconoce los datos básicos del problema. Se ha dicho que el Perú nunca ha mandado una nota y desde el 2001 el Perú ha mandado numerosísimas notas a Chile señalando que ese triángulo es peruano.

–Ha habido una serie de notas que se han enviado….

–Pero por supuesto.

–Y eso qué efecto crea…

–Eso afirma lo que digo, es decir, que para el Perú no existe una controversia territorial, cuando un país reconoce que hay una controversia territorial, reconoce que su soberanía está en duda y para mí y el Estado peruano no hay duda que el triángulo es peruano.

–¿Y ahora si Chile insiste en que el triángulo es suyo?

–Se aplicará pues el Tratado de 1929, lógico.

Ramiro Angulo


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital