Mandatario quiso evitar pifias de la calle

Encerrado en un lujoso automóvil Mercedes Benz blindado, rodeado de una seguridad extrema y sin los aplausos de otras épocas, el presidente Alan García recorrió por el jirón Junín los cuatrocientos metros que separan Palacio de Gobierno de la sede del Legislativo, donde dio su mensaje por Fiestas Patrias al entrar en su tercer año de gobierno.

Por Diario La Primera | 29 jul 2008 |    

Las estrictas medidas de seguridad impidieron a los transeúntes llegar hasta el damero de Pizarro para ver, aunque sea de lejos, los actos oficiales conmemorativos por Fiestas Patrias. El tránsito vehicular quedó restringido desde el día anterior.

Ocho minutos tardó el jefe de Estado en llegar a la sede del Congreso, a bordo del coche cerrado que salió de la Casa de Pizarro a las 11:15 a.m. y llegó a la sede del Legislativo a las 11:23, para dar su mensaje, inicialmente previsto para las 11:00, con 32 minutos de retraso.

En el trayecto al Palacio Legislativo, el auto presidencial estuvo flanqueado por los Húsares de Junín y su escolta personal integrada por unos 50 guardaespaldas que acompañaban al trote el lento desplazamiento del vehículo, al igual que dos columnas de tropas comando, mientras una columna de honor de efectivos de la Armada lo saludaba desde el borde de la acera y detrás de ellos corrían otras dos columnas de policías.

Por si fuera poco, a lo largo de las cuatro cuadras había policías vestidos de civil y francotiradores y vigías en los techos. Camarógrafos y fotógrafos encargados de cubrir el recorrido fueron trasladados en dos camiones. “Quiso evitar el reclamo de la gente, que lo pifien”, comentó uno de los vecinos, arrinconado por militares y policías.

Después de exponer su mensaje ante el Congreso durante una hora y 45 minutos, el jefe de Estado salió a la Plaza Bolívar para volver a abordar el mismo coche cerrado y con lunas polarizadas en el que llegó, a fin de retornar hasta el Palacio de Gobierno donde debía cumplir con otras actividades protocolares. El regreso fue un poco menos tenso, pues la seguridad permitió el ingreso de apristas al jirón Junín, para que alienten a su jefe.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.