Mal estado de un “estadista”

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España y del derechista Partido Popular, baila en la cuerda floja. El diario El País ha revelado en días recientes que Rajoy está involucrado en una red de corrupción gracias a la cual él y todos los dirigentes de su partido cobraban dinero negro. El escándalo ha llevado al diario mencionado a preguntar: “¿Qué espera señor presidente del Gobierno para dimitir?”.

| 01 febrero 2013 12:02 AM | Política | 658 Lecturas
658

El cotidiano ha publicado la contabilidad secreta de Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, tesoreros del Partido Popular entre 1990 y 2009. Esos documentos demuestran que todos los dirigentes del PP recibieron pagos trimestrales o semestrales ilegales. José María Aznar, antecesor de Rajoy, está incluido en la red.

Rajoy, quien empezó a recibir el pago extra en 1997, había cobrado 2.100.000 pesetas semestrales y, a partir de 2002, el equivalente: 12.000 euros semestrales. Los documentos indican que Rajoy fue beneficiado también con pagos de trajes.

Las revelaciones indican que José María Aznar fue quien introdujo ese cobro de dinero negro, encubriéndolo como pago para gastos de representación. Cualquier parecido con lo recién ocurrido en el Perú es pura realidad.

Las informaciones surgieron cuando se ventilaba el caso de Bárcenas, a quien se le descubrieron cuentas en Suiza que llegaban a 22 millones de euros de origen desconocido.

En un país angustiado por la crisis fiscal, el desempleo masivo y la pobreza, el asunto cobra un cariz siniestro. Como dice el diario español La República, “afecta la imagen y la credibilidad del presidente del gobierno y la estabilidad de su gabinete”.

Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, ha expresado que el caso hace mucho daño a la democracia y la política. “Si ese dinero (el de los sobresueldos a los líderes del PP) venía de supuestas mordidas a empresas por concesiones determinadas estamos hablando de corrupción”, expuso.

Para el Partido Popular está lloviendo sobre mojado. Su política de privilegiar a los bancos y de someterse a los dictados del Fondo Monetario Internacional le ha acarreado creciente impopularidad.

El 13 de enero, El País había publicado una encuesta de Metroscopia que indicaba que el PP solo tenía un 29.8 por ciento de intención de voto. El Partido Socialista Obrero Español, con 23.3 por ciento, detenía su descenso. En cambio, Izquierda Unida, que apenas lograba 7.7 por ciento en enero de 2012, trepaba a 15.6 por ciento.

El título de El País para esa versión fue: “Rajoy en caída libre”.

Aspecto notable del affaire es que la denuncia de una red de corrupción que abarcaba a los líderes del PP la inició el juez Baltazar Garzón, en marzo de 2009. Luego decidió abstenerse debido a que la Fiscalía Anticorrupción se lo pidió: El PP había presionado para eso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.574053049088