Mafia ataca a Robles para salvar a Fujimori

Por la contundencia del testimonio del general Robles. El vocero fujimorista está perdiendo “La Razón” y en su desesperación se manda con todo y lo trata de felón, traidor, golpista, etc.

| 13 mayo 2008 12:05 AM | Política | 1k Lecturas
Mafia ataca a Robles para salvar a Fujimori
El vocero fujimorista ‘La Razón’ pretende embarrar al general Robles.

Más datos

DATO

Lo tacharon de “felón”, porque no fue leal al corrupto Hermoza, al asesino Montesinos y a su protector Fujimori. Los insultos de “La Razón” de estos días son viejos. Como añeja es la treta de descalificar al testigo para salvar al reo.
1080

Estaban equivocados quienes pensaron que el problema mayor en el juicio sobre crímenes y violaciones de derechos humanos que se sigue contra Alberto Fujimori iba a estar en el libro y los videos de Umberto Jara, que hicieron evidente la autoconfesión de Santiago Martin Rivas y Carlos Pichilingüe, y el compromiso con el más alto nivel político. No, señor, todavía faltaba el general Robles Espinoza, el único militar de alta graduación que rompió el pacto de complicidad que permitió abrir al país las redes de la guerra clandestina en la que estaban implicados oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y personajes políticos.

Es precisamente por eso que el diario de Fujimori no sólo está tratando de desprestigiarlo con lo que tiene a su alcance, sino que intenta dictarle puntos a lo que será el interrogatorio del abogado Nakasaki, donde sin duda se juega gran parte del destino del tipo que fue dos veces presidente del Perú y quiso ser senador en el Japón. “Un felón llamado Rodolfo Robles”, titula el diario mafioso su “informe de investigación”, directamente apuntado a influir en el proceso que venía declarando a cada rato como “ganado”, y que debe estar empezando a preocuparles por lo que se ve de esta necesidad de tumbar al incómodo testigo.

Acusaciones
Los conceptos de felonía y traición, se refieren directamente a la lealtad a una determinada causa. “La Razón” pretende, a partir de ello, que Robles fue desleal al golpe militar, al que no se opuso, como el general ha reconocido varias veces, o a las draconianas medidas antiterroristas que se aprobaron a inicios de los 90. Pero el mérito de Robles no es que él lo vio todo y estuvo siempre en contra del proyecto fujimontesinista, sino que reaccionó a eso. Si el general Robles fuera condenable por haber compartido en algún momento la idea de la necesidad de “medidas excepcionales” frente a la guerra interna, qué habría que decir de muchos otros silencios, de oficiales que callaron sobre lo que estaban viendo aunque no se mancharan de sangre.

Robles pudo creer como la abrumadora mayoría de hombres de uniforme que el plan autoritario del gobierno podía ser una salida al conflicto. Pero reaccionó con el valor que le faltó a muchos cuando descubrió la telaraña de crímenes y abusos que había detrás de ese sistema. “La Razón” pretende, aún a estas alturas que había una “lealtad” que guardar con el crimen con uniforme. Y llega a decir que Robles, cuando se hallaba en Arequipa, pidió servicios del grupo Colina contra una célula senderista, con lo que dan por cierto que este grupo realmente existió y que su tarea era la eliminación de personas, aunque no tiene mayor sentido vincularlo a Robles, sobre la base de chismes de Martin y Pichilingue, que otras veces han dicho que no conocieron al general.

Mentira
Lo que es grotesco en exceso es que los “investigadores” de “La Razón” pretendan que el intento de Hermoza de enviar a Robles al exilio dorado de la Junta Interamericana de Defensa se debiera a un asunto de familia y a pedido de la esposa del general. Y que a partir de ello se asiló e hizo las denuncias contra el grupo Colina. Esto además de falso es estúpido. Porque el contexto exacto de dicha “invitación” (28 de abril de1993) fue el de la aceleración de las denuncias sobre el caso La Cantuta; la investigación del Congreso; el tancazo de Hermoza; y la entrega de la información de Robles al general Picón Alcalde, del Consejo de Justicia Militar donde se detallaba los nombres del escuadrón de aniquilamiento que actuaba dentro del Ejército, que Picón derivaría a la Comandancia General.

El 5 de mayo Robles se exilaba, mientras el gobierno que no sabía de su paradero denunciaba que estaba involucrado en una conspiración golpista, que había sido develada valientemente por los efectivos de Hermoza y Montesinos. Unas horas después la esposa y la hermana de robles leían un Comunicado sobre las razones del exilio del alto oficial. O sea que el gobierno y el general sabían qué juego estaban jugando.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD