Luis Castañeda robó menos

La que faltaba: que con Comunicore, el doble sueldo, la sobrevaluación de obras, los pagos bajo la mesa de proveedores, el enriquecimiento inexplicable del exalcalde y otras minucias por el estilo, Castañeda quiera ser presentado como “menos corrupto” que Villarán.

| 17 julio 2014 08:07 PM | Política | 2.7k Lecturas
Luis Castañeda robó menos
Castañeda robó menos
Por: Raúl Wiener
2777

Así el famoso eslogan “roba pero hace obra”, con el que Castañeda se ha sentido cómodo mucho tiempo, está siendo corregido cuantitativamente para la nueva campaña. En primer lugar porque ahora se habla de hace “más obras”, para no insistir en el “Susana no hace nada” de la revocatoria. Y en segundo lugar porque, a la manera de Jorge Trelles, quieren que nos conformemos con aquello de que “robamos menos”, o es corrupto, pero no tanto.

Para la operación: “cambio de percepción sobre la corrupción municipal”, se han seguido pasos bien precisos. Primero fueron los pintores nocturnos, presumiblemente apristas, que cubrieron zonas populares con la frase “Susana ratera”, que no era solo un insulto sino un mensaje subliminal para que la gente con menor información le fuera perdiendo el respeto a la alcaldesa.

Lo segundo, la denuncia arriesgando su propia cabeza, del funcionario de la Contraloría en la Caja Municipal, ligado al APRA, que usando el peso de su cargo entrega informes preliminares y subjetivos a un programa de televisión para organizar un escándalo, en el que nadie sabe quién es el beneficiado y cómo se perjudica la institución con las operaciones cuestionadas, pero que deja la sensación que hay algo oscuro y relaciones extrañas entre funcionarios, consultores y usuarios de crédito.

Lo tercero, la empresa Datum, que compite con otras por el título de la “más corrupta”, por el dinero que recibían de Montesinos para amañar encuesta a favor de la re-reelección de Fujimori (actualmente hay un proceso judicial abierto), pregunta ingenuamente quién le parece “más corrupto”, a la que le pintan “ratera” y la denuncian por televisión, o el que está callado hace varios años.

En realidad se trata de una manipulación grotesca y en la que el grupo de la concentración mediática hace de caja de resonancia. Ellos por supuesto no pintan paredes, ni hacen el ridículo como Rossana Cueva queriendo imitar a la Chichi, ni siquiera contratan a Datum para El Comercio, sino que se lo endosan a Perú 21, y de esa manera es que ellos recogen de fuera, eso que llaman ahora “percepciones”, que equivale a decir que no es verdad pero la gente se lo cree.

Poner en balanza la honestidad-corrupción de Susana con la de Castañeda es un desafío a la inteligencia. Y por eso no se hace ninguna repregunta para que los encuestados digan por qué creen una cosa u otra. Por ejemplo, cuáles casos de corrupción en los que Susana Villarán haya tenido parte directa recuerdan y cuáles de Castañeda. O tal vez mejor: en qué alcalde o exalcalde piensa usted cuando le dicen que está callado porque no quieren que le pregunten por la corrupción.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital