Lugar equivocado para la pelea

Disculpen, pero la movilización de protesta del jueves 13, no pertenecía ni a la izquierda ni al APRA, y ninguno de los dos sectores tenía derecho a sectarizarla.

| 15 febrero 2014 11:02 AM | Política | 1k Lecturas
Lugar equivocado para la pelea
Se equivocaron de lugar para pelearse
Por: Raúl Wiener
1004

Se había convocado a todos los que estuvieran indignados por el aumentazo y las declaraciones del ministro de Economía que dice que si aumenta a otros trabajadores del Estado habrá inflación, mientras el Presidente evade el tema y se larga de viaje creyéndose protegido porque no recibió su parte en el asalto de la caja pública por la banda de “mechoncito” Castilla.

Un llamado de este tipo no puede incluir la opción: aquí no caben apristas, fujimoristas o cualquier otro partido que no nos gusta, porque esta es la protesta de los puros. En realidad la plaza y las calles son de todos, y si no nos agrada estar al lado de un partido corrupto y pendenciero, lo que cabe es un cordón de seguridad y una política atenta a las provocaciones, no terminar provocando uno mismo.

Todos hemos visto que la noticia que esperábamos: la gente salió a las calles y rechazó el aumentazo, se convirtió en la penosa version: izquierdistas y apristas se mechan en las calle. La radio y la televisión, por supuesto, pusieron el foco en los apristas que se despacharon como víctimas de los “intolerantes rojos”.

Mal por todos lados: (a) porque se convirtió un movimiento ciudadano en una disputa de partidos, que sirve para que Castilla, y otros puedan decir que el tema de los sueldos se ha vuelto político, lo que los refuerza en la posición de no revocarlo; (b) porque publicitariamente ha creado una imagen de una izquierda que se cree dueña de la calle, y que está supliendo el déficit de ideas por violencia callejera (c) porque ha echado a perder la posibilidad de armar una corriente sostenida como la que se produjo en los días de la repartija, donde nadie expulsaba a nadie, y los partidos acompañaban y no mandaban a los activistas.

Lo peor es, sin embargo, que está aflorando un concepto de izquierda que solo hace frente con los “buenos”, es decir no con los que existe una coincidencia concreta y limitada, que dura hasta donde sea necesario, sino con los que se supone que se parecen a nosotros, porque no tienen un pasado pesado. El problema va ser encontrar dónde están esos. Y es que la cuestión elemental del Frente Único es que nos unimos los que no somos iguales, como ocurrió en el año 2000 contra Fujimori, y luego nos separamos cuando las discrepancias pasan al primer plano.

Respóndame alguien si lo que se quería el jueves era aioslar a la cúpula del MEF y a la dirigencia política del ollantismo que la sostiene, ante el pueblo peruano. O me equivoqué y lo que había que probar era que izquierda pega a apristas, lo que también es un cambio en los tiempos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital