Lucha contra el narcotráfico debe ser más radical y policial

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, General Leonel Cabrera Pino, considera que la lucha contra el narcoterrorismo en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem ) debe ser más radical. Evita entrar en la confrontación política, sin embargo sostiene que se debe elaborar un nuevo esquema en la lucha contra el narcotráfico, que es más fácil para la policía. Asegura que el terrorismo ha sido reducido a su mínima expresión y gran parte del Vraem ya se encuentra pacificado.

| 28 diciembre 2014 08:12 PM | Política | 1.5k Lecturas
Lucha contra el narcotráfico debe ser más radical y policial
Lucha contra el narcotráfico debe ser más radical y policial
1524

—¿Cuál es el balance del trabajo realizado en el Vraem?

—En la parte militar se ha avanzado y gran parte del Vraem está pacificado. Se ha reducido tremendamente el accionar narcoterrorista. Antes había narcotráfico y Sendero. Actualmente en gran parte del Vraem solo ha quedado el narcotráfico y eso es más fácil combatir con la Policía Nacional.

—¿En cuánto se ha reducido?

—El área aproximada de influencia (de los remanentes senderistas) era de 120 mil kilómetros cuadrados, hoy es de 5 mil kilómetros cuadrados. El control es mucho más efectivo.

—¿Se ha incrementado el personal militar?

—Se ha hecho una redistribución de fuerzas, hay mayor control y se ha incrementado el número de efectivos. Hay un control más estricto en las carreteras, es más difícil el traslado de insumos químicos, y las obras ya no se van a parar como antes.

—¿Realizan un trabajo coordinado con la Policía Nacional?

—Estamos trabajando muy fuerte y apoyando a la PNP. Le damos apoyo logístico, aislamos el área para que la policía haga los operativos. El trabajo masivo es de la fuerza armada.

—Además, vienen realizando una intensa actividad social.

—Así es, hemos atendido a 70 mil personas durante el año. Cada mes desplegamos 40 médicos, más técnicos y enfermeras. Los mejores especialistas van a las zonas más alejadas. Llevamos los programas del gobierno como Beca 18, Pensión 65, gestionamos con entidades públicas y privadas la ayuda que se lleva al interior del país.

—¿Los remanentes terroristas son siempre una amenaza en esas zonas?.

—No olvidemos que Sendero tenía presencia en esos lugares y podría volver. La ayuda tiene que ser permanente, por ejemplo en Navidad no solo llevamos juguetes, sino que hemos instalado parques infantiles que van a quedar para la comunidad, gracias al apoyo de algunas empresas privadas amigas.

—¿Esto responde a una política de Estado?

—Es parte de la estrategia de pacificación. Nuestra idea es conocer la problemática de la zona y empezar a trabajar. El 90 por ciento de los jóvenes en el Vraem se quedan en su zona pues no tienen posibilidades de estudiar, por eso hemos hecho gestiones para que nos cedan locales vacíos que los hemos remodelado y convertido en institutos.

—¿Es posible pacificar el Vraem?

—Tengo la percepción que gran cantidad de la zona del Vraem ya está pacificada y el Estado ya puede entrar con los programas del gobierno.

—¿Liberan la zona, la pacifican para que entre el Estado?

—Así es, dejamos el terreno listo para que el gobierno haga su trabajo en paz y sin preocupaciones de violencia. La parte militar tiene que ver también con desarrollo y apoyo social. Mientras haya mayor presencia del Estado, la pacificación va llegar; si dejamos a la población abandonada creamos el caldo de cultivo para el terrorismo.

—¿Se considera un jefe del Comando Conjunto netamente operativo?

—Toda mi carrera he sido operativo pero también he trabajado en la parte académica en las escuelas de formación y especialización. A estas alturas de mi carrera veo las cosas a nivel macro y en una situación específica como es el Vraem se debe conocer el terreno por dentro para implementar una estrategia que rinda frutos. En el campo uno sabe por dónde se debe actuar.

—¿Usted “corre la cancha”?

—Claro que sí, no puedo estar solo en platea, se corre la cancha para tener una real percepción de las cosas.

—¿Al estilo Urresti?

—El ministro del Interior tiene su propio estilo pero en lo que se refiere a correr la cancha sí vamos por ese estilo, aunque a nuestros operativos no va la prensa, pues vamos a zonas muy alejadas, pero eso no quiere decir que sean menos importantes.

—¿Les afecta que el narcotráfico avance e incluso ingrese a la política?

—El narcotráfico es el mayor destructor de la sociedad, lógicamente nos afecta ver su avance. Si solamente fuera en el Vraem, la cosa sería distinta. Ahora el narcotráfico es el mayor peligro y hace falta una buena estrategia para combatir este flagelo.

—¿Qué hace falta?

—Falta enlazar algunas cosas, ver la parte legal para ver hasta donde se tiene capacidad para accionar. Muchos piensan que solo en la Vraem hay narcotráfico, pero hay en otras partes del país y la droga sale por diferentes vías. Hace falta un pan estratégico nacional para combatir de manera integral esa lacra. Hay que ser más radical en la lucha contra la producción y comercialización de droga.

—¿Las fuerzas armadas se sienten impedidas legalmente de actuar con más firmeza?

—No podemos invadir las funciones de otras instituciones (el Congreso tiene que implementar una legislación que les permita actuar con mayor fuerza).

—¿Los vuelos de interdicción deberían retomarse?.

—Eso es parte de una política de Estado, pero con eso tampoco es que se va terminar el narcotráfico. Antes había vuelos de interdicción y el narcotráfico igual crecía. Hay que ver todos los puntos, el lugar donde llegan los aviones, la gente que acopia. Si uno tiene el control territorial los agarras en tierra. Eso amerita una estrategia mayor en el combate al narcotráfico.

—¿Qué tanto ayudan los nuevos helicópteros?

—Vendrán 24 helicópteros y eso puede hacer que se cambie la táctica de las operaciones. Quizás ya no necesitemos 30 bases, con los helicópteros podemos tener menos bases. Teníamos muchas restricciones en la movilidad que serán superados con los helicópteros, que servirán para combatir el narcotráfico y llevar ayuda en zonas alejadas.

Soldados en el VRAEM

En lo militar se ha avanzado y gran parte del Vraem está pacificado. Se ha reducido tremendamente el accionar narcoterrorista. Antes había narcotráfico y Sendero. Actualmente en gran parte del Vraem solo ha quedado el narcotráfico y eso es más fácil combatir con la Policía Nacional.

Estamos recuperando capacidad operativa de las FF.AA.

—¿El equipamiento de las Fuerzas Armadas se ha fortalecido?

—Estamos recuperando la capacidad operativa de las FF.AA. después de más de 20 años de lucha interna. La flota de vehículos era del año 70, durante más de 40 años han sido usados para combatir el terrorismo en la guerra interna. Ahora tenemos vehículos nuevos, el gobierno actual está recuperando nuestra capacidad operativa.

—¿La guerra interna afectó mucho a las FF.AA.?

—Las FF.AA. han sido la parte principal para contener el flagelo del terrorismo, muchos miembros de las Fuerzas Armadas han dado la vida en favor de la pacificación. Ahora estamos recuperando nuestra capacidad.

—¿Qué opina de los procesos pendientes a militares por violaciones de derechos humanos?

—El sentir de los uniformados, de quienes realmente nos hemos entregado a la patria, al país, es que nos afecta ver a nuestros compañeros procesados. Y no es cuestión de proteger a nadie, somos profesionales y quienes han cometido un exceso tienen que pagarlo, pero hay muchos casos de injusticia y hay otros casos que se ventilan después de más 20 ó 30 años. Para buscar acciones de justicia tienes que transportarte a ese tiempo para ver si realmente hubo falta o no. Y es muy complicado.

—¿Las FF.AA. se han recuperado de la época de los 90 con el fujimontesinismo?

—Yo creo que sí. Fue una etapa en que realmente se hizo mucho daño a las FF.AA., eso ha quedado en la población y eso nos afecta. Hoy en día no concibo a ningún miembro de las FF.AA. que esté sometiéndose en esta etapa democrática, más aún sabiendo cuál es nuestro rol constitucional.

Ollanta Humala en el VRAEM

Presidente respeta la institucionalidad

Descarta influencia de promoción de Humala

—La elección del presidente Ollanta Humala, ¿significó algo especial para los militares?

—Claro que sí, ha recuperado la capacidad operativa de las FF.AA. Teniendo en cuenta a los gobiernos anteriores, la presencia de un gobernante que tiene conocimiento de la problemática de las FF.AA. ha permitido que se mejore las condiciones y la infraestructura militar, pues durante mucho tiempo no le dieron interés a las FF.AA.

—¿Cree que hay ataques mediáticos exagerados contra el presidente?

—No puedo entrar a terreno político… creo que la población saca sus propias conclusiones, cada uno sabe cómo se direccionan las informaciones, cómo se rebotan las noticias, lamentablemente hay algunas ambiciones personales que tratan de sacar provecho de la coyuntura. Es un tema que no puedo exponer.

—¿Los ataques al presidente afectan a la institución militar?

—Yo creo que a cualquier persona civilizada de cualquier país, si atacan y hablan mal de su presidente, uno se siente afectado. Es nuestro presidente y representa a todos los peruanos. Se le debe tratar con el respeto que se merece. Nos afecta, pero hay que ver los motivos de estas críticas.

—Se habla del poder de influencia de la promoción del presidente Humala.

—En lo absoluto, son elucubraciones. El presidente es muy respetuoso de los reglamentos internos de cada uno de los institutos, conoce cuál es la tradición de cada fuerza y no hay ninguna influencia política. Somos netamente institucionalistas.

—Usted, ¿es compañero de promoción del presidente Humala?

—No, no.

—¿Es su amigo?

—Hemos trabajado juntos, pero solo teníamos esa relación laboral.

—La última promoción del EP se llama Juan Velasco. ¿Por qué?

—Sí, la promoción que se acaba de recibir lleva el nombre de Juan Velasco. Hay normas para que cada instituto ponga el nombre a sus promociones, no hay nada irregular.

—Muchos han pedido que el Ejército participe contra la delincuencia. ¿Es posible?

—Nosotros somos respetuosos de las leyes que tiene el país y de las instituciones. La función principal de la PNP es resolver este problema, si es que se quiere enviar a las FFAA para este tipo de acciones primero, se tiene que adecuar la legislación, el entrenamiento, el equipamiento y ver qué actividades puede desarrollar el Ejército en apoyo al control interno para no interferir en la acción policial. Con esas condiciones sí podría participar.

Soldados en el VRAEM

—¿Cómo ve la actuación del ministro Urresti?, tiene mucha aprobación…

—Tiene su estilo, sí le da resultados y la percepción de la gente es positiva, lo apoyamos. Es necesario que todos se comprometan no solo en la lucha contra la delincuencia sino también en la implementación de programas que permitan el desarrollo en las poblaciones más alejadas del país y donde es necesaria la presencia del Estado.

—¿Se enviará más personal militar al extranjero en misiones de paz?

—Tenemos más de 350 soldados en Haití, sin embargo tenemos un requerimiento para participar en el África Central con una unidad de ingeniería. Hemos formado una unidad de ingeniería conformada por 200 militares que son cascos blanco y azul (de las Naciones Unidas). En mayo o abril estarán viajando al África Central, mientras tanto esta compañía trabaja como casco blanco en el Vraem, en apoyo a la educación, al deporte, en la construcción de vías cortas, instalación y construcción de aulas en colegios.

Soldados en el VRAEM

—¿Hay un buen grupo de militares en Rusia?

—Los tres institutos de las fuerzas armadas tienen oficiales capacitándose en Rusia en el pilotaje de helicópteros, mantenimiento de las naves que vendrán y otras actividades afines. Parte de la tarea que compete a las Fuerzas Armadas es la capacitación constante para estar preparados ante eventuales situaciones de emergencia.

Henry Cotos Campeán

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital