Los ascensos militares se ajustan a la normalidad

El excomandante general del Ejército, Otto Guibovich, consideró que los ascensos en las Fuerzas Armadas, específicamente en el arma de Francisco Bolognesi, se encuadran dentro de los parámetros estrictamente profesionales. En ese sentido, estimó que el ascenso de los diez oficiales de la promoción 1984 Héroes de Pucará y Marcavalle, a la que perteneció el presidente Ollanta Humala, está dentro del promedio numérico estándar de las promociones y no desequilibra el cuadro de méritos castrense.

| 15 octubre 2011 12:10 AM | Política | 3.3k Lecturas
Los ascensos militares se ajustan a la normalidad
Habla claro sobre movidas en las Fuerzas Armadas.
El general Otto Guibovich analiza los ascensos en las Fuerzas Armadas y el papel del gobierno en los mismos.

Más datos

 

3336

-¿Cómo analiza usted la primera relación de ascensos en las Fuerzas Armadas, específicamente en el Ejército, aprobada por la administración de Ollanta Humala?
-Se ha cubierto una buena cantidad de vacantes. Diecinueve vacantes es una cifra considerable…

-Entendemos que en el Ejército se ha planteado un plan de racionalización.
-El ante año pasado se aprobó en el Consejo de Generales del Ejército un plan de racionalización para el grado de general de esta arma, lo que significa una reducción progresiva, en el tiempo, del número de generales en actividad, ya que se ha ido configurando una sobrepoblación de oficiales. Este proceso, aprobado por Resolución Ministerial, está en marcha.

-¿La renovación de cuadros es otro proceso, verdad?
-En el Ejército ha terminado el proceso de ascensos. Y, legalmente, en dos o tres semanas, debe producirse la renovación de cuadros, un proceso por el cual el Ejército invita a la situación de retiro a una cantidad determinada de oficiales de diversos grados, justamente para dar oportunidad a que nuevos efectivos puedan acceder a las graduaciones inmediatamente superiores. Si no, no habría oportunidades para los más jóvenes.

-Sectores conservadores han pretendido cuestionar que diez oficiales de la promoción del presidente Ollanta Humala, fuesen ascendidos…
-Han ascendido diez (oficiales de la promoción del presidente Ollanta Humala), pero no es la primera oportunidad que ello sucede. Es la segunda. O sea, estaría, más menos, dentro del promedio numérico de las plazas correspondientes a una promoción militar. Y no debería llamar la atención. Lo que hay que ver también es la correlación con otras promociones. Asimismo, cuántos generales están en actividad, a fin de determinar la cantidad de ascensos por promoción. En suma, se conjugan un conjunto de variables a tener en cuenta. Además, los ascensos se determinan en base a una decisión colegiada de los altos oficiales, y no por una acción personal del Comandante General del arma correspondiente.

-¿Concuerda usted que en esta oportunidad se ha respetado el escalafón y la meritocracia para los relevos?
-No podría darle una respuesta precisa sobre el particular, ya que hace un año estoy fuera del servicio activo y, por ende, no tengo acceso al Cuadro de Méritos. Pero, con frecuencia y desde la época del exministro de Defensa, Allan Wagner, la discrecionalidad se redujo al mínimo en el Ejército, y el oficial se presenta con una calificación que arrastra por años y que vale un 97 por ciento del puntaje general. Y las consideraciones del Jurado, compuesto por un panel de ocho a diez generales de División, solo constituyen un tres por ciento de influencia. No conozco los detalles pero yo confío en que lo hayan hecho de manera profesional e imparcial. Sin hacer un juicio de valor, imagino que han respetado el Cuadro de Méritos, porque no hay mucho margen para la discrecionalidad.

-A diferencia de lo ocurrido en el segundo gobierno de Alan García, cuando, incluso, tuvo un desencuentro con los altos mandos de la Marina de Guerra…
-Sí, eso es lamentable. Es lo peor que puede pasar en una institución. Normalmente se debe respetar los Cuadros de Méritos. Y la Ley lo dice. Pues, si hay alguna razón por la cual reiteran a un oficial, asciende el que continúa en el cuadro de ascensos.


EN EL VRAE
Es muy peligroso que se hable de militarización

-De otro lado, ¿usted también considera –como algunos críticos del gobierno- que se ha “militarizado” el Valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae), con las nuevas medidas dispuestas por el Ejecutivo?

-Mira, hay un principio que es elemental en las Fuerzas Armadas: la unidad de mando. Recuerda que allá participan lo que llamamos “fuerzas del orden”. Es decir Fuerzas Armadas más Policía Nacional, y es mejor cuando hay un mando unitario, porque es un principio, tanto de guerra como administrativo, la unidad de dirección. Claro, es sensible cuando no se puede administrar bien, pero es positivo mantener la unidad de dirección, y creo que, a partir allí pueden haber mejores operaciones. Es uno de los reajustes que se venía pidiendo hace mucho tiempo. Y no solo en la parte operativa, sino también el ámbito de la inteligencia.

-En todo caso, se descarta la militarización del VRAE
-No hay militarización. Y es bien peligroso que se esté hablando de militarización, porque la población civil puede sensibilizarse y creer que eso está pasando. No hay que pensar en ello, porque se está abordando la problemática de esa zona, en base a cuatro factores fundamentales: el económico, el social, el político y, evidentemente, el militar.

-No son tan simples las cosas en el Vrae, entonces…
-Hay que pensar en positivo y allá, en el Vrae, no hay una fórmula mágica. Las soluciones van a ir apareciendo en base a las apreciaciones de la situación real y de las lecciones aprendidas en la lucha contra el narcoterrorismo. La doctrina tiene que irse construyendo de a pocos. Existen cosas que son comunes, que son principios de la guerra, pero la sistematización en el campo, es diferente. Es un problema de aprendizaje, innegablemente.


Javier Soto
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD