Lo recibieron como a un rey

El polémico juez Malzon Urbina acudió ayer a La Parada para inspeccionar el cumplimiento de su fallo y fue recibido con vivas y aplausos por los comerciantes minoristas que han ocupado el exmercado mayorista.

| 16 abril 2013 12:04 AM | Política | 726 Lecturas
Lo recibieron como a un rey
¡Urbina presidente! Gritan comerciantes del exmercado mayorista de La Parada.
Juez Urbina aclamado por comerciantes de La Parada, que hasta lo lanzan como candidato presidencial.
726

Urbina visitó el lugar al expirar el plazo de 72 horas que dio el pasado jueves al municipio de Lima para que ejecute su discutido fallo y retire a la Policía y los muros de concreto que rodean La Parada.

Ese fue su pretexto para verificar in situ la actividad comercial de la zona y darse un baño de popularidad con los vendedores.

Vestido con un terno crema y una corbata marrón, Urbina, acompañado de su secretario, descendió de un taxi a la una de la tarde, en el cruce de las avenidas Bausate y Meza y Aviación. Ni bien notaron su presencia, los comerciantes lo rodearon y empezaron a alabarlo.

¡Urbina, juez de los pobres!, ¡Urbina Presidente!, exclamaban los comerciantes mientras el magistrado hacía su ingreso a La Parada por la puerta número dos.

“He venido a verificar si es libre el tránsito en La Parada y también la situación de los muros”, fue lo primero que dijo a la prensa Urbina, quien aparentaba indiferencia ante las expresiones de los comerciantes.

La multitud cercó al magistrado y lo protegió del inclemente sol con sombrillas. Urbina salió de La Parada y verificó el estado de los muros, que colocó la policía, en las avenidas San Pablo y 28 de Julio para evitar el ingreso de camiones con bienes perecibles al mercado.

En un momento, la prensa aprovechó en consultarle si otorgaría la ampliación del plazo solicitada por el municipio para cumplir el dictamen, pero el magistrado de manera prepotente respondió: “He ordenado que se retiren con la misma celeridad que los pusieron. Ya se le concedió el plazo”.

Y continuó su caminata, protegido por un grupo de gente sospechosa. Huincha en mano, midiendo muros, dictando sus impresiones a su secretario, en los jirones 3 de Febrero y Pisagua, que desembocan en la avenida 28 de Julio, y en el pasaje Jáuregui, en la base del cerro El Pino.

—¿Doctor, cuál es la impresión general que tiene de su visita a La Parada?, le preguntó LA PRIMERA.

—Los bloques no los han sacado.

Al parecer, Urbina no quería reconocer otros detalles notorios de la zona: la sensación de inseguridad, la suciedad de las calles, el desorden, e incluso borrachines deambulando en pleno día con botella en mano.

—¿Por qué rebelarse a la decisión del Poder Judicial que lo ha suspendido 30 días, viniendo a inspeccionar La Parada?

—No he sido notificado. Al contrario, si no trabajo, me suspenden.

Ante las preguntas, la multitud cerró el cerco al juez para evitar que cualquier incomodidad le afecte más, como si fuera su rey.

Urbina advirtió que la municipalidad deberá pagar la multa correspondiente si no cumple con retirar los bloques.


Henry Campos
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...