Liberales: ¡Libérense!

Aplaudir de pie a Álvaro Uribe es una vergüenza. Lamentablemente eso sucedió en el encuentro de la Federación Internacional de la Libertad organizado en Lima el martes 20.

| 25 marzo 2012 12:03 AM | Política | 9k Lecturas
Liberales: ¡Libérense!
Expresidente Uribe, personaje cuestionado.
9029

Ni la docena de los colaboradores del expresidente colombiano Álvaro Uribe que purgan cárcel por corrupción, ni sus relaciones con el narcotráfico y con los paramilitares, significaron mucho para el auditorio embelesado con un personaje nefasto para la construcción de la libertad.

Además, durante su mandato se produjo el hallazgo de la fosa común más grande de Latinoamérica con cerca de dos mil cadáveres, y hasta EEUU retrasó la firma del TLC por las sistemáticas violaciones a los derechos humanos que llevaron a Colombia a ser el país con más sindicalistas asesinados en el mundo.

Tampoco importó a los liberales reunidos en Lima que los servicios secretos de EEUU señalen que Uribe tiene nexos desde hace mucho con el narcotráfico; indicativo, pues, que se oponga a una propuesta tan liberal y atendible como la legalización de las drogas.

LOS CONFUNDIDOS
Y es que los liberales, que tienen perspectivas válidas en varios aspectos, andan confundidos. No son capaces de distinguir entre el funcionamiento del mercado y el dogmatismo del mercado; ese que lleva a extremos como el peruano, en el que son escasas las formas de velar por los intereses colectivos frente a los intereses de los conglomerados empresariales, y el Estado subsidia a ciertos grupos, como sucede en el caso de Olmos con el precio que Gloria pagó por casi veinte mil hectáreas.

Mientras el liberalismo no desarrolle un balance de lo sucedido en los últimos treinta años en el mundo por la profundización de políticas incorrectas que han llevado a recurrentes crisis, estará incapacitado para levantar una propuesta que realmente apueste por la libertad.

El esquema neoliberal con el que los liberales no deslindan y a lo sumo lanzan alguna que otra crítica, no aporta a la libertad de las sociedades y menos a la de los individuos. Así como el Estado puede convertirse en un ogro, el arrinconamiento de éste convierte en ogros a las enormes corporaciones nacionales o transnacionales.

CABALLO DE TROYA
De ese modo, el ser humano se encuentra solo, entre un Estado maniatado y unas entidades a las que solo les interesa la reproducción de sus ganancias al infinito.

Por eso Piñera se atreve a minimizar las históricas protestas estudiantiles en Chile y Vargas Llosa se pregunta: ¿Cómo es posible?, ¿qué es lo que ha pasado?

Lo que ha pasado es que la arrogancia del neoliberalismo de la cual los liberales no pueden desprenderse, porque no tienen otro camino para gobernar, hace los hechos sociales incompresibles, cuando simplemente responden a un esquema desgastado.

Los liberales despotrican del Estado, pero se encaraman en él de la mano de dictadores como Pinochet, autócratas como Fujimori, corruptos como Menem o violadores de derechos humanos como Uribe.

Los fundamentos liberales se convierten en fundamentalismo neoliberal, y siempre habrá un tiranillo, un raterrillo o un asesinillo que llega al poder y al cual hay que apoyar porque implementará las reformas fase uno, fase dos y fase tres.

POBREZA NATURAL
Este fundamentalismo neoliberal percude cualquier apuesta consistente por recuperar la libertad individual, social y económica. Solo puede ser libre un hombre o una mujer que tiene garantizados el ejercicio de sus derechos fundamentales.

La pobreza no es natural como sostiene el afiebrado Bullard, y la riqueza sí es injusta si se construye sobre la base del expolio, la depredación y el despojo, como tantos casos tenemos en el Perú, donde se venden tierras agrícolas subsidiadas por el Estado con gente adentro, a las que luego se les quema sus casitas para que desalojen.

Mientras las grandes ideas liberales que albergan aspectos positivos se mezclen con las terribles consecuencias del neoliberalismo y los que se dicen liberales no puedan deslindar con los mamotretos y discursos de manual que debemos soportar de líderes de opinión y políticos, los proyectos para lograr una sociedad libre estarán mucho más cercanos de otras corrientes de pensamiento y de acción. Amigos liberales: ¡libérense!

CONTRADICCIÓN LIBERAL
El liberalismo apuesta por la menor participación del Estado en las relaciones sociales y en las regulaciones a las empresas, para que se ocupe de tareas mínimas y fundamentales. El discurso liberal opone labor estatal a libertad individual. Pero existe una contradicción. Las empresas para funcionar adecuadamente y mientras más grandes sean, más se van a asemejar a un Estado: jerárquica, compartimentada, llevando control sobre cada aspecto de su producción y de sus clientes. Una empresa es por naturaleza expansionista y planifica.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario