La Oroya es un polvorín

La situación de La Oroya tiende a ser explosiva, luego que los trabajadores de la empresa minera Doe Run Perú y representantes de la sociedad civil de La Oroya acordaron ayer en una asamblea de cuatro horas declarar en emergencia social y laboral la provincia de Yauli (Junín), a la que pertenece La Oroya, lo que es el preludio de nuevas protestas.

| 17 abril 2012 12:04 AM | Política | 3.2k Lecturas
La Oroya es un polvorín
Trabajadores inician protestas y exigen que el presidente de la República se reúna con los dirigentes de esta empresa minera.

Más datos

SUSPENDIDO

El secretario general de la Federación de Mineros y Metalúrgicos del Perú, Luis Castillo, dijo que el paro general de La Oroya solo está suspendido y que se reactivará si es que no son escuchados.
3241

La decisión puso sobre el tapete la posibilidad de que nuevamente los trabajadores y la población de La Oroya realicen acciones de presión como los bloqueos que recientemente interrumpieron el tránsito en la estratégica Carretera Central.

La asamblea acordó exigir al presidente Ollanta Humala reunirse con los dirigentes de la empresa y de la ciudad minera en un plazo de 48 horas y que el Ministerio de Trabajo garantice la estabilidad laboral de 3 mil 500 trabajadores de Doe Run Perú, aunque ese organismo ha indicado que la liquidación de la empresa en marcha tiene previsto el bienestar de los trabajadores.

En la reunión se dijo que si no se cumplen sus exigencias, los dirigentes de esta empresa minera viajarán a Lima para ser escuchados y las protestas continuarán a fin de que el gobierno intervenga de manera decidida.

Otro de los acuerdos de la asamblea fue declarar personas no gratas a los ministros del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, y de Energía y Minas, Jorge Merino, informó el secretario general de la Federación de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos del Perú, Luis Castillo, quien dijo que los acuerdos buscan soluciones alternativas a la liquidación de la empresa.

“Queremos que el gobierno nos entienda. Ya no queremos conversar con ministros porque se ha pasado el tiempo y no hemos conseguido ninguna solución. Queremos la intervención directa del presidente de la República. Ojalá que el mandatario tenga la intención de apoyar y buscar una solución justa y viable de este proyecto en La Oroya”, precisó.

“El gobierno sabe que los trabajadores no queremos perder nuestro trabajo, deseamos la reactivación del complejo, que no se pierda el convenio colectivo y que al final beneficie a todos”, agregó.

El Ejecutivo anunció la semana pasada que la Junta de Acreedores de Doe Run Perú ordenó su liquidación (intervención sin cierre) ante la imposibilidad de aprobar el plan de reestructuración que presentó su matriz estadounidense Renco para volver a operar el Complejo Metalúrgico de La Oroya.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario