La Haya y el fallo decisivo

Cuenta el capitán (r) Héctor Portella, que en agosto de 1975, se encontraba en la primera línea de un desplazamiento de tropas a corta distancia de la frontera en lo que debía haber sido el comienzo de un ultimátum para que el gobierno de Chile, encabezado por el sanguinario general Pinochet, accediese a cumplir los aspectos del tratado de límites de 1929 que estaban pendientes.

| 12 enero 2014 11:01 AM | Política | 3.1k Lecturas
La Haya y el fallo decisivo
El fallo de La Haya
Por: Raúl Wiener
3119

La PrimeraLos militares, desplegados en el desierto de Tacna, esperaban órdenes y la versión que llegó hasta ellos era que el viaje del jefe del Ejército, Francisco Morales Bermúdez, sería la ocasión para plantear una exigencia perentoria, en una circunstancia histórica en que el Perú había logrado un relativo equilibrio militar y se encontraba mejor cohesionado internamente que su eventual adversario.

Como se sabe, Morales, se embriagó tras llegar a Tacna y anunció un golpe de Estado contra Velasco, arguyendo incapacidad del general para seguir ejerciendo el cargo, por su estado de salud. Los soldados que habían sido movilizados quedaron abandonados a su suerte y no pocos de ellos –según el que me cuenta la historia-, se convencieron que el llamado “felón” se había entendido con las autoridades vecinas.

Un año después Portella y otros oficiales de rango intermedio y un grupo de civiles que habían colaborado con la revolución militar en sus primeros años intentaron ejecutar una conspiración armada contra el gobierno enfrentado a los movimientos populares.

Fracasaron en su intento y ese fue el último aliento del llamado “nuevo militarismo”, que impulsó un proceso que produjo importantes transformaciones económicas y políticas en el país, y que hizo hablar al Perú por primera vez con voz fuerte en la política internacional.

En abril de 2007, el entonces candidato nacionalista Ollanta Humala promovió la llamada marcha por la soberanía que tenía como propósito llegar hasta la línea de frontera para evidenciar que el punto desde el cual se establecía la línea paralela que Chile señala como frontera, no era la que decía el tratado original, con lo que se estaba afectando al Perú en sus derechos sobre el mar y arrebatándole una porción en la zona terrestre.

Esta movilización fue combatida directamente por el gobierno aprista que la consideró una irresponsabilidad. García se había negado hasta entonces a elevar las controversias de frontera ante La Haya, pero de pronto cambió de idea y asumió que el menor costo para su gobierno era dejar en manos de los jueces internacionales el resolver los pendientes.

Estamos a quince días de un fallo cuya importancia central radica en que el Perú por primera vez ha puesto a su vecino del sur ante el trance de una eventual derrota y de ceder en sus pretensiones de crecer a expensas de sus vecinos. No sabemos si esto será asimilado por los chilenos o si entraremos en otra etapa de tensiones a partir del 27 de enero.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital