La fiscal no sabe, pero la cúpula del gobierno sí

En noviembre del 2008 logramos una primicia: presentamos un informe secreto de la Policía dirigido a la Tercera Fiscalía Supraprovincial, que correspondía a una investigación que llevaba algunos meses, sobre un supuesto delito de “colaboración con el terrorismo internacional”, achacado a diversas personas a partir de una pretendida interpretación de la información extraída de la computadora del dirigente de las FARC, Raúl Reyes, muerto durante la intervención del gobierno de Álvaro Uribe sobre territorio ecuatoriano.

| 09 enero 2009 12:01 AM | Política | 453 Lecturas
453

Este informe concluía recomendando a la fiscal que procediera a solicitar la detención para 13 personas, entre ellas algunos dirigentes nacionales de izquierda como Renán Raffo, Olmedo Auris, Alberto Moreno y otros, y a citar a Ollanta Humala, de grado o fuerza, el mismo día de las detenciones. ¿Qué debíamos hacer a la vista de este documento? Nuestra misión como periodistas era denunciarlo, mucho más cuando era evidente su tremenda arbitrariedad y su carencia de sustento, y eso hicimos.

Unos días después de destapado el caso, el ministro Hernani admitió que se trataba de un documento real y que efectivamente había una investigación en curso, pero quien la solicitaba era el Ministerio Público y no el gobierno, como si ese organismo se hubiese comprado la tarea de perseguir a opositores del régimen.

A fines de diciembre supimos que el juez del 2do Juzgado Supranacional había respondido afirmativamente al pedido de la fiscal Fanny Escajadillo, para que ordene la detención preliminar de los implicados en la investigación sobre terrorismo internacional, que según nos indicaron en el despacho, eran los mismos 13 indicados por nuestro diario y otros. Hubo nuevo revuelo, desmentidos y confusión, hasta llegar al 7 de enero cuando empezaron a llegar las notificaciones para presentarse ante la policía, la primera de ellas contra el periodista que denunció este caso como persecución política.

Ahora tenemos que preguntarnos: ¿qué es lo que viene después del interrogatorio?, ¿se aplicará la detención preliminar de 15 días?, ¿dónde están los hechos que me relacionan con este caso?, ¿por qué no estaba en la lista de noviembre y ahora aparezco como uno de los investigados más notorios?, ¿alguien duda que se trata de una represalia por lo aparecido en este diario?, ¿alguien cree que la fiscal está actuando imparcialmente y no está recibiendo presiones y orientaciones?

La fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, dijo ayer que no estaba en conocimiento del proceso de esta investigación y que no podía decir nada sobre mi caso. En cambio, una importante dirigente aprista en el Congreso anotó ante una periodista de LA PRIMERA, que mi inclusión en el expediente se debía a que debía explicar cómo obtuve los documentos de la Policía. Es decir la fiscal no sabe, pero la cúpula del gobierno la tiene muy claro. Si esperan, sin embargo, interrogarme sobre mis fuentes de información pierden su tiempo. Así termine de terrorista por no confesarlas. Tengo muy claros los principios que estoy defendiendo.

Raúl Wiener
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD