La crisis y el cambio

La crisis no acabará, digamos, con el nombramiento de los nuevos ministros del Interior y de Defensa.

| 14 mayo 2012 12:05 AM | Política | 612 Lecturas
612

Urge que el presidente Ollanta Humala evalúe con tranquilidad y detenidamente si es necesario nuevos cambios en el gabinete ministerial; pero, ¡cuidado!, no cediendo a las presiones de los que perdieron las elecciones, quienes dicen ahora que el canciller Rafael Roncagliolo y la ministra Patricia Salas también deben irse, porque ellos tienen una mirada progresista y no están en el entorno amical del ministro Miguel Castilla, tan amigo del gobierno de Alan García.

Es verdad que un cambio más apurado de Otárola y Lozada hubiera sido conveniente; pero hay que mirar adelante, porque gobernar significa solucionar problemas del país. El mandatario debe enfrentar ahora, con los nuevos ministros, un nuevo aliento en la lucha contra los narcoterrorista en el Vrae y en las selvas adyacentes. No es poca cosa; pero hay problemas igual de grandes, como el sonado caso Conga que tiene en vilo al pueblo de Cajamarca. ¿Cuál es el gabinete ideal para seguir enfrentando este tema que si lo tocas quema? ¿El gabinete Valdés saldrá airoso del conflicto socioambiental?

El presidente Ollanta tiene mucho por hacer y sobre todo cuidarse de aquellos que le prometen, con zalamería y adulación insondables, que quieren hacer con él un buen gobierno para todos, pero que en realidad ruegan para que fracase, porque en verdad nunca han querido que llegue a la presidencia. En fin.

Como siempre la pelota está en la cancha del Presidente. Ahora tiene la nueva oportunidad de pisar pelota en una campaña llena de fujiapristas, corruptos enquistados en un Estado, que no gasta pero deja robar. Tiene el Presidente aún gran parte de la tribuna a su favor, aunque algunos ya se pararon de sus asientos. No debe entregar la bola a los que dicen ser solo técnicos y aborrecen la política. Debe entregar la pelota a los políticos que saben del trabajo técnico y que juegan limpio para cumplir las promesas; no para traicionarlas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD