La alcaldesa de Tocache recibe amenazas de muerte en cada audiencia del juicio de Aurelio Pastor

La alcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz, reveló que teme por su vida, tiene miedo que la maten, porque ha recibido numerosas amenazas de muerte durante el juicio por el delito de tráfico de influencias al exministro aprista Aurelio Pastor.

| 14 octubre 2014 04:10 PM | Política | 1.6k Lecturas
La alcaldesa de Tocache recibe amenazas de muerte en cada audiencia del juicio de Aurelio Pastor
La alcaldesa de Tocache recibe amenazas de muerte en cada audiencia del juicio de Aurelio Pastor
1633

Calificó como sospechoso que el mismo día de la sentencia al también exparlamentario alanista recibió insistentes llamadas de un presunto sicario al que respondió solamente en dos oportunidades, pero para grabarlo.

—Usted dice que la quieren matar, ¿por qué?

—Me preocupa mi vida y la de mi familia, porque no tenemos protección. En todas las audiencias del juicio a Pastor he recibido amenazas, de diversos números y otras personas, con el mismo tema, de que si yo sigo declarando me van a matar o que me van a quemar con todo y mi radioemisora. Ya han quemado anteriormente, el 25 de setiembre, la casa de dos sobrinos míos, a quienes he criado como si fueran mis hijos porque son huérfanos. Ellos son jóvenes de 19 y 25 años, que viven en Chimbote y también han recibido amenazas desde que se inició el juicio a Pastor. La casa ha quedado carbonizada.

—¿Usted ha sido amenazada de muerte por el exministro Aurelio Pastor?

—Yo estoy haciendo público ahora que en cada audiencia del juicio al señor Aurelio Pastor he recibido amenazas de muerte, para no seguir sustentando mi denuncia contra él.

—¿Hasta el día de la sentencia?

—El día jueves 9 de octubre, el día de lectura de la sentencia a Pastor he recibido llamadas insistentes de un sujeto, quien dijo estar preso por asesinato y llamarse Wilder Shapiama Pérez.

—¿Por qué decidió grabarlo?

—Él llamaba insistentemente, pero yo no contestaba, porque no sabía de quién es ese número. Al final decido responder, pero para grabarlo para mi seguridad. La llamada ingresa desde el número 065380403, yo pregunto con quién hablo y me dice que es Wilder Shapiama Pérez, natural de Tarapoto, que estaba preso por varios años en el Penal de Iquitos por el asesinato de un ciudadano por orden del señor Aurelio Pastor, quien no ha cumplido con pagarle 50 mil soles que le había ofrecido.

—¿Y por qué la llamó?

—Él me llamó, yo presumo, para amenazarme y amedrentarme, porque yo no tengo nada que ver con lo que él dice que ha hecho con el señor Aurelio Pastor. Yo le pregunto por qué me llama a mí, y le recalco que “si el señor Pastor no te ha cumplido, llámalo a él” y le insisto que no tiene por qué llamarme a mí, porque yo no tengo nada que ver.

—¿Qué es lo que supuestamente quería?

—Pedirme dinero, porque, según dijo, es sicario y porque ha asesinado a un ciudadano por mandato de Pastor. De paso, me pidió insistentemente dinero porque según dijo ya iba a salir para acabar con Pastor.

—¿Y cuándo sintió que la amenazaba?

—Cuando me advierte que yo me cuide, porque Pastor es capaz de todo, y repite que al salir de la cárcel va a acabar con él, porque él no le ha cumplido. Cuando yo empiezo a preguntarle algunas cosas, me dijo que ya se le acababa la moneda y que estaba llamando de un teléfono público antes de cortar.

—¿Y, usted, cuándo le volvió a responder?

—Luego, siguió insistiendo con sus llamadas pero no le contesté. Tras 15 llamadas más, le contesto nuevamente y casi al final de la conversación me dice que se le acababa la moneda y que me va a volver a llamar. Ahí es donde yo le pregunto: “¿por qué a mí?, qué tengo yo que ver con Aurelio Pastor, si él te ha fallado a ti, llámalo a él”. Yo no tengo dinero, tampoco, para enviarle.

—¿Ya no la ha vuelto a llamar?

—En un momento él mismo dice que no tiene el número de Pastor. Entonces yo le menciono que tengo el número de Pastor y que le puedo dar, para que lo llame. En ese momento, me dice que espere, pero ahí es donde yo doy por concluida la conversación. Desde entonces ya no me llama.

—¿Reafirma su denuncia contra Pastor?, pues él dice que usted le tendió una trampa.

—Yo nunca le tendí una trampa, pues en la primera entrevista en su estudio yo le pedí que fuera mi abogado en el proceso de vacancia que afrontaba ante el Jurado Nacional de Elecciones. Él nunca me ofreció una defensa legal, solo me ofrecía sus influencias de manera insistente y me exigía dinero a cada rato. Ante su insistencia es cuando decido grabar las dos siguientes entrevistas. No se olvide que yo soy comunicadora social.

AUDIO 1

—¿Cuál es tu nombre?

—Wilder Shapiama Pérez, yo soy natural de Tarapoto, compatriota.

—¿Por qué estás preso?

—Por homicidio, por mandato de ese desgraciado…

—¿Quién?

—Aurelio, pues.

—¿Aurelio Pastor?

—Sí, compatriota, por ese conche…estoy acá, compatriota. Ahora, compatriota, deme plata para salir, compatriota, yo le hundo, yo sí le hundo, compatriota.

—¿Tú estás en la cárcel por quién?

—Aurelio Pastor.

—¿A quién te mandó matar?

—Al ingeniero William Blena, de Tarapoto.

—¿Cuánto te pagó, Pastor?

—Una huev…por eso estamos adoloridos, compatriota. Ahora que vamos a salir, compatriota, no tenemos quién nos apoye, como tú tienes problemas con él, nosotros le hundimos a ese reconch…

—¿A cuántos años te han condenado?

—Ya estoy 12 años, pero ahora solo me falta pagar mi reparación civil.

—¿Él te ha pagado para matar y al final te ha abandonado?

—Nosotros somos tres, compatriota.

—¿Quiénes son los otros?

—El otro está en el penal de Sananguillo (Tarapoto), su chapa es “Lengua”, su nombre es Disman Pérez. El otro es el “Malaco”. Esos son chaplines, nomás.

—Ah, entre tres mataron al ingeniero…

—Nosotros no hemos declarado, nos hemos quedado mudos y al final pedimos para que pague nuestra reparación civil y no nos contesta nada. Yo me puse a hablar con mi pata, para tomar venganza y cag…bien a ese conch…Nosotros le enfrentamos de frente. Nosotros pagamos la reparación civil y estamos saliendo el jueves, porque si uno paga su reparación civil con la mitad de condena sale, pues.

—¿Cuánto es la reparación civil?

—La reparación civil es de 10 mil soles (…).

—¿Tú has negado que Pastor te ha pagado?

—Sí, pues, compatriota.

—¿Por qué (lo) negaste?

—Porque nos ofreció un billete.

—¿Cuánto te ofreció, Pastor?

—50 mil soles.

—¿Y no te ha dado nada?

—No.

—¿Y ahora lo llamas a su número y no te contesta?

—No, ahora, hace tiempo que ya no estoy en comunicación con él, pues compatriota. Ahora que vamos a salir, hemos jurado que en cualquier momento le vamos a dar…

—¿Alguna vez, él, se ha ido a la cárcel, a verlos a ustedes?

—Ni una vez, compatriota, ni una vez. No nos ha mandado nada.

—¿Cuántos años vas a cumplir, ahí?

—Ocho años, pero con la mitad de condena, ya salimos, pues.

—O sea, tú le tapaste todo, no declaraste, porque te iba a dar 50 mil y no te ha dado nada.

—Yo sé muchas cosas de él.

—¿Dime, Pastor es así de malo que manda a asesinar a las personas?

—Sí, compatriota, es un conch…

—¿O sea, el me puede asesinar a mí por haberlo denunciado?

—Sí, hay que tener cuidado. (…) Compatriota, tú dile, cualquier cosa, tú dile que “en cualquier momento te vas a ver con Wilder Shapiama Pérez, el popular tarapotino”, así de frente.

—(…)

—¿Quién te ha dado mi número?

—El oficio, un oficio.

—(…)

AUDIO 2

—¿Con quién hablo?

—Con Wilder, compatriota, estoy llamando desde la mañana.

—¿Wilder…qué?

—Wilder Shapiama Pérez.

—Ah, él que está preso. ¿En qué cárcel estás, me has dicho?

—En Iquitos.

—¿Dime, no te he podido responder, qué hay?

—Compatriota, si nos puedes apoyar, compatriota, (…) para salir de acá del penal.

—¿Pero, por qué yo? (…) ¿Si tú estás en la cárcel por Aurelio Pastor Valdivieso, si o no?

—Claro (…), pero como tú tienes (…) con él, yo lo puedo cagar a él, pues. (…)

—¿Tú crees que Aurelio Pastor pueda mandarme a asesinar?

—Sí, compatriota, (…) tiene doble carácter (…) No te confíes de él.

—Si no te colaboro qué me vas a hacer.

—Yo no te puedo hacer nada, compatriota. (…)

—¿Tú conoces a todos tus amigos del narcotráfico, a los que ha dejado libre Aurelio Pastor?

—Sí (…).

—¿A cuántos ha dejado libre Aurelio Pastor?

—(…)

—¿Dónde están esos?

—Están en Lima, otros están en Brasil (…)

—¿Cuánto te ha pagado Pastor para que asesines al ingeniero de Tarapoto? ¿Cómo se llama a quien has asesinado tú?

—No (…), tú me estás grabando, no, yo no te llamo para (…).

—¿No, pues, yo no sé a quién has asesinado, pues, no me has dicho a quién?

—Yo no te puedo decir (…), yo no te puedo hacer maldad, yo quisiera saber si me puedes apoyar.

—Es que yo no sé a quién tú has asesinado…y por qué lo has hecho.

—No, yo trabajo de eventual, pues. Nosotros somos…

—O sea, tú eres sicario.

—Sí.

—O sea, si alguien te manda a matar, tú lo haces, por plata.

—Sí, compatriota (…).

—Ahora, ya no te hacen llegar la plata, no te colaboran.

—Compatriota, yo le voy a arreglar cuentas (…). Eso, nomás, queríamos (saber), compatriota, si puedes apoyar, compatriota (…).

—¿Sabes qué? Llámame el día martes, yo estoy en ruta, se acaba mi celular, a eso de las 9 de la mañana, 10 de la mañana.

—Tú te vas a ver con Pastor, ¿no?

—No. Ya lo han sentenciado pero con prisión suspendida, no pasa nada.

—(…) No paga cana, ese conch…tiene bastante influencia. Conch…carajo. (…)

—¿Y por qué no lo llamas a Pastor? Yo te doy su número.

—¿Tienes? Ya pues, compatriota, espérame un ratito ya…

—No pues ahorita no, (…), el día martes me llamas y te doy su número y ahí conversamos.

Dice que le tendió una trampa

El exministro Aurelio Pastor insistió anoche en un canal que la alcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz, le tendió una trampa al grabar dos entrevistas que sostuvo con ella en su estudio de abogados y que los audios no prueban que cometió el delito de tráfico de influencias. Expresó, además, su confianza en que el Poder Judicial no ratificará la sentencia en primera instancia, que lo condena por dicho delito a cuatro años y seis meses de prisión efectiva.

Llamil Vásquez


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital