Keiko debe hablar sobre sus tios prófugos

Nelson Manrique festeja la victoria de Verónika Mendoza, pero cree que la unidad del Frente Amplio con las otras organizaciones de izquierda será un proceso complejo porque persisten viejas prácticas negativas y actitudes conspirativas. También se refirió a otros temas de actualidad política como el supuesto viraje de la carta fuerte de la derecha, Keiko Fujimori.

| 14 octubre 2015 01:10 PM | Política | 1.8k Lecturas
Keiko debe hablar sobre sus tios prófugos
Keiko debe hablar sobre sus tios prófugos
1803

—¿Cree usted que Keiko Fujimori está cambiando realmente en política y que sus declaraciones en torno a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Unión Civil y otros son sinceras?

La Primera

—Para que se pudiera creer en una real transformación Keiko Fujimori debería explicar qué pasos concretos va a dar para enmendar los “errores” y delitos que, según su versión, fueron cometidos durante el gobierno de su padre, aparentemente sin comprometerlo a este, algo que desmintió el propio Alberto Fujimori cuando, como una manera de evitar que los latrocinios cometidos durante la década de su gobierno se ventilaran en los tribunales, decidió acogerse a la figura de la sentencia adelantada, reconociendo sus prácticas corruptas para entregar a Vladimiro Montesinos 15 millones de dólares como indemnización por los servicios prestados a su gobierno. Sería importante que se pronuncie también sobre los tres hermanos prófugos de su padre y ese centenar de fujimoristas fugitivos, que están con orden de captura internacional por el latrocinio cometido contra el Estado que, según las conclusiones de la Procuraduría Anticorrupción y la Comisión del Congreso encargada de investigar la corrupción durante el régimen de Fujimori, asciende a 6 mil millones de dólares. Asimismo sería deseable que explicara al país qué pasos va a dar para llevar ante los tribunales a los integrantes de las fuerzas de seguridad que cometieron crímenes de lesa humanidad que hasta la fecha permanecen impunes y qué medidas concretas propone para cumplir con las reparaciones que el Estado está obligado a entregar a las víctimas de violaciones de derechos humanos cometidos por sus agentes de seguridad.

TRIUNFO DE VERÓNIKA

—¿Cuán significativa es la participación de 30 mil ciudadanos en las elecciones internas del Frente Amplio?

—Se trata de la primera experiencia en la historia política peruana de elegir un candidato presidencial en elecciones ciudadanas libres y abiertas. Con sus problemas e imperfecciones, esta elección ciudadana ha abierto un camino que sin duda permitirá enriquecer las prácticas democráticas en el Perú y fortalecer las organizaciones partidarias, algo que es fundamental dada la crisis de institucionalidad que sufre el sistema político peruano.

La Primera

—¿Cree que las elecciones internas del Frente Amplio son una lección ciudadana que los partidos de derechas deben replicar?

—Considero que el sufragio del 4 de octubre ha demostrado que la elección de los candidatos a la presidencia por los partidos en elecciones primarias es algo perfectamente factible. Hasta aquí se trataba de un modelo teórico; ahora ya no es más. Con esta elección, el Frente Amplio ha puesto una varilla alta para las organizaciones políticas de la derecha y de la izquierda.

—Ahora que Verónika Mendoza es ya la candidata del Frente Amplio, ¿cree usted que se logrará la unidad con los otros bloques de la izquierda?

—Va a ser un proceso complejo porque persisten viejas prácticas negativas y actitudes que conspiran contra la unidad. Las dificultades vividas durante el escrutinio de los votos del Frente Amplio muestran cuán enraizados están todavía los viejos vicios políticos. Por fortuna el proceso ha mostrado también ejemplos positivos que es necesario resaltar, como el desprendimiento y la rectitud moral de Marco Arana, que ha cumplido su palabra y ha reconocido el triunfo de Verónica Mendoza llamando a cerrar filas en torno a ella.

—Soportando la presión de su partido.

—Presiones de los sectores duros de su partido, cuando decidió denunciar las irregularidades cometidas en la elección en Pomalca pidiendo la nulidad de la votación de todo el distrito, anunciando una investigación y la sanción (que va a incluir la expulsión del Frente Amplio y la denuncia ante la Fiscalía), de los responsables de este intento de fraude electoral. A nivel más general, es necesario vencer el caudillismo, el sectarismo, la desconfianza y el escepticismo que se han ido sedimentando a lo largo de dos décadas y media de intentos frustrados de construir la unidad de la izquierda. Pero juega a favor que estamos asistiendo a una renovación de los liderazgos en las organizaciones del pueblo. Los nuevos líderes son jóvenes que se han formado independientemente de los viejos liderazgos y que están construyendo nuevas tradiciones, abriéndose a nuevas experiencias y buscando representar las demandas no solo de los trabajadores sino de otros colectivos.

IZQUIERDA DIVIDIDA

—¿Cuál es el peligro mayor de que la izquierda participe en las elecciones del 2016 de manera separada?

—Veo muy difícil que una izquierda dividida pudiera vencer el legítimo escepticismo que su desempeño de las últimas décadas ha convertido en sentido común. Una izquierda incapaz de procesar sus contradicciones y diferencias, a través del debate y el intercambio democrático entre organizaciones políticas respetuosas de su diversidad de posiciones, que al mismo tiempo tienen una clara conciencia de que estratégicamente son muchos más los elementos que nos unen que los que nos dividen.

ALAN, EL ÚNICO

—¿Qué opina usted de que Alan García sea candidato único del Partido Aprista?

—Considero que es una demostración de realismo político. Hace algún tiempo afirmé que Alan García no milita en el Apra sino el Apra milita en Alan García. El partido aprista es una simple prolongación de su caudillo. Me reafirmo en lo dicho.

—¿Tiene algún mérito PPK para ser presidente de la República?

—Para las empresas transnacionales sin ninguna duda. Lo consideran su mejor carta.

—¿Por qué cree usted que Vargas Llosa apoya a PPK?

—Porque por encima de cualquier consideración Mario Vargas Llosa va a apoyar a quien garantice la continuidad de la política económica neoliberal. No se trata solo del apoyo otorgado a Ollanta Humala durante estos últimos cinco años, llegando hace unos días a proclamarlo el mejor presidente de la historia del Perú. Es bueno recordar que, cuando se hicieron públicas las declaraciones de Alan García diciendo que él no podía imponer un presidente pero sí tenía la capacidad de impedir que fuera presidente quien él no quisiera, Vargas Llosa, que había sido víctima de las maquinaciones de García en las elecciones de 1990 y que entonces planteaba a sus aliados que estaba decidido a poner Alan García en la cárcel por corrupto, fue a Palacio de Gobierno a darle un respaldo público, como reconocimiento a que estaba alineado con la ortodoxia neoliberal.

Paco Moreno


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital